Saturday, April 4, 2015

Toda la Verdad Sobre el Vaticano II (4)

Descargar como:

Este artículo contiene contenido usado de autores: Hno. Pedro Dimond y Hno. Miguel Dimond de Monasterio de la Sagrada Familia / vaticanocatolico.com



21. Las Respuestas a las Objeciones Más Comunes Contra el Sedevacantismo

1ª objeción: Las puertas del infierno no pueden prevalecer contra la Iglesia, como Cristo dijo (Mateo 16). Él dijo que estaría con su Iglesia todos los días hasta el fin del mundo (Mateo 28). Usted dice que la sede está vacante y eso es contrario a las promesas de Cristo.

Respuesta: No, la indefectibilidad (la promesa de Cristo que siempre estará con su Iglesia, y que las puertas del infierno no prevalecerán contra ella) significa que la Iglesia, hasta el fin de los tiempos, permanecerá siendo esencialmente lo que es. La indefectibilidad de la Iglesia requiere que exista a lo menos un remanente[un pequeño resto legal de fieles]de la Iglesia hasta el fin del mundo, y que un verdadero Papa en su misión apostólica nunca podría enseñar el error a toda la Iglesia. Esto no excluye la posibilidad de que haya antipapas que dicen falsamente ser Papas (como ocurrió en numerosas ocasiones en el pasado, incluso que reinaron en Roma) ni tampoco excluye que haya una falsa secta que reduzca a los fieles de la verdadera Iglesia católica a un pequeño remanente en los últimos días. Esto es precisamente lo que se predijo que iba a ocurrir en los últimos días y lo que ocurrió durante la crisis arriana (siglo IV).

San Atanasio: “Los católicos que se mantienen fieles a la Tradición aún si ellos son reducidos a un manojo, ellos son la verdadera Iglesia de Jesucristo”[1].

¡Además, cabe señalar que la Iglesia definió que los herejes son las puertas del infierno, palabras que son mencionadas por nuestro Señor en Mateo 16!

Papa Vigilio, Segundo Concilio de Constantinopla, 553: “… tenemos en cuenta lo que fue prometido para la Santa Iglesia y Aquel que dijo que las puertas del infierno no prevalecerán contra ella (por ellas entendemos que son las lenguas mortales de los herejes)…”[2].

Papa San León IX, 2 de septiembre de 1053: “La Santa Iglesia edificada sobre la piedra, esto es, sobre Cristo, y sobre Pedro(…) porque en modo alguno había de ser vencida por las puertas del infierno, es decir, por las disputas de los herejes, que seducen a los vanos para su ruina”[3].

Santo Tomás de Aquino (+1262): “La sabiduría pueda llenar los corazones de los fieles, y silenciar la terrible insensatez de los herejes, adecuadamente representados como las puertas del infierno”[4]. (Introducción a Catena Aurea)

Nótese que los herejes son las puertas del infierno. Los herejes no son miembros de la Iglesia. Por eso un hereje nunca podría ser un Papa. Las puertas del infierno (los herejes) nunca podrían tener autoridad sobre la Iglesia de Cristo. Quienes denuncian a los antipapas heréticos del Vaticano II no están afirmando que las puertas del infierno han prevalecido contra la Iglesia; eso es lo que afirman aquellos que defienden obstinadamente como siendo “Papas” hombres que claramente se demuestra que son herejes manifiestos.

Papa Inocencio III, Eius exemplo, 18 de diciembre de 1208: “Creemos de todo corazón y profesamos con nuestros labios una sola Iglesia, no de herejes, sino la Santa Iglesia, Romana, Católica y Apostólica, fuera de la cual creemos que nadie puede salvarse”[5].

San Francisco de Sales (siglo XVII), Doctor de la Iglesia, The Catholic Controversy[La Controversia Católica],edición inglesa, pp. 305-306:Ahora bien, cuando él [el Papa] es explícitamente un hereje, cae ipso facto de su dignidad y fuera de la Iglesia…”.

No hay ninguna enseñanza de la Iglesia católica que se pueda citar que sea contraria al hecho que actualmente exista una falsa secta que ha reducido a la verdadera Iglesia católica a un pequeño remanente en los días de esta Gran Apostasía, dirigida por antipapas que falsamente dicen ser Papas. Los que afirman que la secta del Vaticano II es la Iglesia católica afirman que la Iglesia católica aprueba oficialmente las falsas religiones y las falsas doctrinas, lo cual es imposible, puesto que significaría que las puertas del infierno han prevalecido contra la Iglesia católica.

Notas:

[1] Coll. Seleta SS. Eccl. Patrum. Caillu and Guillou, vol. 32, pp. 411-412.

[2] Decrees of the Ecumenical Councils, edición inglesa, Sheed & Ward and Georgetown University Press, 1990, vol. 1, p. 113.

[3] Denzinger, The Sources of Catholic Dogma [Las Fuentes de Dogma Católica], edición inglesa, B. Herder Book Co. trigésima edición inglesa, 1957, no. 351.

[4] The Sunday Sermons of the Great Fathers[Los Sermones Dominicales de los Grandes Padres], edición inglesa, Regnery, Co: Chicago, IL, 1963, vol. 1, pp. xxiv.

[5] Denzinger 423.

 

2ª objeción: ¿Qué autoridad tiene usted para hacer estos juicios? El uso que usted hace de las declaraciones dogmáticas es una interpretación privada.

Respuesta: La autoridad que tiene un católico para determinar que los herejes no son miembros de la Iglesia es el dogma católico que nos enseña que quien se aparta de la fe se considera fuera de la Iglesia.

Papa León XIII, Satis cognitum,# 19, 29 de junio de 1896: “Tal ha sido constantemente la costumbre de la Iglesia, apoyada por el juicio unánime de los Santos Padres, que siempre han mirado como excluido de la comunión católica y fuera de la Iglesia a cualquiera que se separe en lo más mínimo de la doctrina enseñada por el magisterio auténtico”[1].

Además, afirmar que es una interpretación privada por abrazar este dogma católico, como dice esta objeción, es decir precisamente lo que condenó el Papa San Pío X en su Syllabus de errores contra los modernistas.

Papa San Pío X, Lamentabili,Decreto contra los errores del modernismo, 3 de julio de 1907, #22: “Los dogmas que la Iglesia presenta como revelados no son verdades venidas del Cielo, sino sólo una interpretaciónde hechos religiosos que la mente humana se ha proporcionado por medio de un esfuerzo laborioso”[2]. – Condenado

Papa San Pío X, Lamentabili, Decreto contra los errores del modernismo, 3 de julio de 1907, #54: “Los dogmas, los Sacramentos, la Jerarquía, tanto en lo que se refiere a su concepto como a su realidad, no son más que interpretaciones y evoluciones de la mente cristiana, que hicieron crecer y perfeccionaron con añadiduras exteriores, el germen diminuto latente en el Evangelio”[3]. - Condenado

Nótese que la idea de que los dogmas son interpretaciones está condenada. Pero esto es exactamente lo que dicen quienes presentan esta objeción, por más que no lo quieran admitir. Ellos dicen que el hacer uso de la verdad de un dogma es una “interpretación privada”. Además esta objeción se refuta aún más por el hecho que, en su Decreto sobre el Sacramento del Orden, el Concilio de Trento declaró solemnemente que los cánones dogmáticos son para el uso de todos los fieles.

Papa Pío IV, Concilio de Trento, sesión 23, cap. 4: “Estos son los puntos, que de modo general que ha parecido al sagrado Concilio enseñar a los fieles cristianos acerca del sacramento del orden. Y determinó condenar lo que a ellos se opone con ciertos y propios cánones al modo que sigue, a fin de que todos, usando, con la ayuda de Cristo, de la regla de la fe, entre tantas tinieblas de errores, puedan más fácilmente conocer y mantener la verdad católica”[4].

La palabra “canon” (en griego: kanon) significa una caña, una vara recta, una vara de medir, algo que sirve para determinar, normar o medir. ¡El Concilio de Trento está declarando infaliblemente que sus cánones son varas de medir para “todos”, para que así, haciendo uso de estas reglas de fe, puedan conocer y mantener más fácilmente la verdad en medio de las tinieblas! Esta declaración tan importante destruye la pretensión de aquellos que dicen que el uso de los dogmas para aprobar punto es “interpretación privada”.. El dogma católico es la autoridad que nos permite llegar a conclusiones correctas.

Papa Gregorio XVI, Mirari vos, # 7, 15 de agosto de 1832: “… nada debe quitarse de cuanto ha sido definido, nada mudarse, nada añadirse, sino que debe conservarse puro, tanto en la palabra como en el sentido”[5].

Notas:

[1] The Papal Encyclicals[Las Encíclicas Papales], de Claudia Carlen, edición inglesa, Raleigh: The Pierian Press, 1990, vol. 2 (1878-1903), p. 393.

[2] Denzinger 2022.

[3] Denzinger 2054.

[4] Denzinger 960.

[5] The Papal Encyclicals, edición inglesa, vol. 1 (1740-1878), p. 236.

 

3ª objeción: Usted no puede saber si alguien es un hereje, ni denunciarlo como tal, sin que primero haya un juicio y sentencia declaratoria.

Respuesta: No es así. La sentencia declaratoria que viene después de una excomunión automática no es más que un reconocimiento legal de algo que ya existe. Si esto no fuera así, la excomunión automática no tendría sentido.

Canon 2314, Código de Derecho Canónico de 1917: “Todos los apóstatas de la fe cristiana y todos y cada uno de los herejes o cismáticos: 1) incurren ipso facto [“en el acto” o “inmediatamente”] en excomunión…”[1].

La persona excomulgada ya está separada de la Iglesia. La mayoría de los herejes son conocidos por ser herejes sin ningún juicio o sentencia declaratoria, y deben ser denunciados como tal.

Papa Pío VI, Auctorem fidei, 28 de agosto de 1794: “47. Igualmente la proposición que afirma ser necesario según las leyes naturales y divinas que tanto a la excomunión como a la suspensión deba preceder el examen personal, y que por lo tanto las sentencias dichas ipso facto no tienen otra fuerza que la de una seria conminación sin efecto actual alguno, es falsa, temeraria, injuriosa a la potestad de la Iglesia y errónea”[2].

Como vemos aquí, la Iglesia católica enseña que los procesos y sentencias formales no son necesarios para surtir efecto en las excomuniones ipso facto (“en el acto” o “inmediatamente”). Son muy a menudo reconocimientos formales de la excomunión ipso facto que ya se han realizado, como en el caso del hereje Martín Lutero. Esto debería ser evidente para cualquier católico, pero para ilustrar este punto, he aquí lo que Martín Lutero dijo antes de ser públicamente condenado como hereje por el Papa.

Martín Lutero, hablando antes de la bula del Papa León X en la que se le daba sesenta días para retractarse antes de que se publicara la declaración de excomunión: “En cuanto a mí, la suerte está echada: desprecio por igual el favor y la furia de Roma, no deseo reconciliarme con ella, ni tener comunión alguna con ella. Que me condene y queme mis libros, yo, a su vez, a menos que no pueda encontrar ningún fuego, condenaré y quemaré públicamente todo el derecho pontificio, ese pantano de herejías”[3].

¿Acaso hemos de creer que el hombre que pronunció estas palabras (mucho antes de que fuera condenado formalmente como hereje por una sentencia declaratoria) hubiera continuado siendo católico o hubiera podido ser considerado como tal? Si esta idea no es evidentemente absurda, entonces nada lo es. Es obvio que Martín Lutero era un hereje manifiesto antes de la declaración pública, y cualquier católico consciente de sus creencias podría y debería haberlo denunciado como un hereje manifiesto una vez que ese católico llegare a enfrentarse con esas opiniones escandalosamente heréticas.

Por eso, antes del juicio de Lutero, el cardenal Cayetano “se contactó con el príncipe elector Federico, soberano y protector de Lutero, instándolo a que no ‘deshonre el buen nombre de sus antepasados’ por apoyar a un hereje”[4].

El mismo principio se aplica a un tal hereje llamado John Kerry, un político estadounidense que está a favor del aborto. Casi todos los que profesan ser católicos de mentalidad conservadora de inmediato estarían de acuerdo en que John Kerry es hereje y no un católico, ya que él rechaza obstinadamente la doctrina católica contra el aborto. Pero este “juicio” lo hacen por cuenta propia, puesto que ninguna sentencia declaratoria se ha publicado aún en su contra. Por lo tanto, que ellos aprueban el punto de que no es necesaria una declaración pública para condenar a un hereje. La mayoría de los herejes en la historia de la Iglesia, y casi todos los herejes en el mundo de hoy, han sido y deben ser considerados herejes, sin ningún tipo de declaración, por el simple hecho de que su herejía es manifiesta.

Canon 1325 §1-2, Código de Derecho Canónico de 1917: “§1. Están obligados los fieles cristianos a confesar públicamente la fe siempre que su silencio, tergiversación o manera de obrar llevaría consigo negación implícita de la fe, desprecio de la religión, ofensa de Dios o escándalo del prójimo. §2. Si alguien después de haber recibido el bautismo, conservando el nombre de cristiano, niega pertinazmente alguna de las verdades que han de ser creídas con fe divina y católica o la pone en duda, es hereje; si abandona por completo la fe cristiana, es apóstata…”.

Cuando la herejía es manifiesta y claramente obstinada (pertinaz), como en el caso de Lutero o de Benedicto XVI (que dice que no debemos convertir a los no católicos y toma parte activa en el culto de la sinagoga), los católicos no sólo pueden denunciarlo como un no católico sin ningún juicio, sino que deben hacerlo. Esta es precisamente la razón de por qué San Roberto Belarmino, doctor de la Iglesia, al abordar esta misma cuestión, afirma inequívocamente que el hereje manifiesto es depuesto y debe ser evitado como un no católico antes de cualquier “excomunión o sentencia judicial” que no tiene autoridad. En este contexto, San Roberto usa la palabra “excomunión” para referirse a la pena de ferendae sententiae (la declaración formal de un Papa o un juez[a]).

San Roberto Belarmino, De Romano Pontifice, II, 30, hablando de un reclamante del oficio papal: “Porque, en primer lugar, se demuestra con argumentos de autoridad y por la razón de que el hereje manifiesto es depuesto ‘ipso facto’. El argumento se basa en la autoridad San Pablo (Tito 3, 10), que ordena que evitemos al hereje después de dos advertencias, es decir, después de haber mostrado ser manifiestamente obstinado – lo que significa que es antes de cualquier excomunión o sentencia judicial. Y es por eso que San Jerónimo escribe, agregando que los otros pecadores están excluidos de la Iglesia por la pena de excomunión [ferendae sententiae=proceso formal], pero los herejes, por sus propios actos, se destierran y se separan del cuerpo de Cristo [latae sententiae=excomunión automática]”.

Repitamos esto: ¡LO QUE SIGNIFICA QUE ES ANTES DE CUALQUIER EXCOMUNIÓN O SENTENCIA JUDICIAL! Así que podemos ver que los anti-sedevacante, cuando argumentan que los católicos no pueden denunciar a los herejes manifiestos, como a Benedicto XVI, ya que no ha habido un juicio formal, en realidad, lo entienden todo mal. Su conclusión es una burla completa de la unidad de fe en la Iglesia. Para los que se les haya olvidado, es útil recordar que en la Iglesia católica hay unidad de fe (como una, santa, católica y apostólica).

Papa Pío XII, Mystici Corporis Christi, # 22: “Así que, como en la verdadera congregación de los fieles existe un solo Cuerpo, un solo Espíritu, un solo Señor y un solo Bautismo, así no puede haber sino una sola fe; y, por lo tanto, quien rehusare oír a la Iglesia, según el mandato del Señor, ha de ser tenido por gentil y publicano. Por lo cual, los que están separados entre sí por la fe o por la autoridad, no pueden vivir en este único Cuerpo, ni tampoco, por lo tanto, de este su único Espíritu”[5].

Según la conclusión de los anti-sedevacante, los católicos tendrían que afirmar que están en comunión con un hombre que admitió públicamente que no quería tener comunión con la Iglesia católica y que sostenía que todo el derecho pontifico es un pantano de herejías; o con un hombre que es obstinadamente a favor del aborto. Decir que los católicos deben estar en comunión con un hereje manifiesto porque contra él no se ha llevado a cabo ningún proceso, es contrario a la doctrina católica, a la tradición católica y al sentido católico; además de que es contrario a la caridad.

San Roberto Belarmino, De Romano Pontifice, II, 30:

“… pues los hombres no están obligados, o en condición de leer los corazones, pero cuando ven que alguien es un hereje por sus obras exteriores, lo juzgan puro y simplemente que es un hereje, y lo condenan como tal”.

Notas:

[a] La pena latae sententiae (excomunión automática) es aquélla en la que incurre el delincuente por el hecho de cometer el delito, es decir, sin necesidad de que se haya una declaración al respecto por la autoridad eclesiástica. Pero para la pena ferendae sententiae(proceso formal), sí es necesario que haya una declaración. Pero no se puede entender la figura de la pena latae sententiae si no hay contumacia.

[1] Código de Derecho Canónico de 1917, edición inglesa, traducido por el Dr. Edward Von Peters, San Francisco, CA: Ignatius Press, 2001, canon 2314, p. 735.

[2] Denzinger 1547.

[3] The Catholic Encyclopedia [La Enciclopedia Católica], edición inglesa, “Luther” [Lutero], Robert Appleton Company, 1910, pp. 445-446.

[4] Warren H. Carroll, A History of Christendom[Una Historia de la Cristiandad], edición inglesa, Front Royal, VA: Christendom Press, 2000, vol. 4 (The Cleaving of Christendom[La Hendidura de la Cristiandad]), p. 10.

[5] The Papal Encyclicals, vol. 4 (1939-1958), p. 41.

 

4ª objeción: ¿Qué hay sobre la herejía material? ¿No pueden ser sólo herejes materiales los Papas del Vaticano II?

Respuesta: Un hereje “material” es un católico errado de buena fe sobre un problema dogmático. No hay duda que los antipapas del Vaticano II son verdaderos herejes. Ellos no pueden ser herejes materiales (católicos errados de buena fe) por varias razones. Las más importantes entre estas razones son: 1) ellos no guardan los misterios esenciales de la fe, 2) ellos rechazan dogmas evidentes de los cuales están plenamente conscientes.

Un “hereje material” es un término utilizado por los teólogos para describir a un católico errado de buena fe con respecto a algunas enseñanzas de la Iglesia, pero que no las ha negado deliberadamente. La única manera en que se pueda ser un “hereje material” es no estando consciente de que la posición que se sostiene es contraria a la enseñanza de la Iglesia. Tal persona cambiaría inmediatamente su posición una vez que se le informe acerca de la enseñanza de la Iglesia. Por lo tanto, el supuesto “hereje material” no es un hereje, sino más bien es un católico confundido que no niega nada de lo que él sabe que la Iglesia ha enseñado. El hecho de que el supuesto “hereje material” no sea un hereje se demuestra por el hecho de que el supuesto “hereje material” no deja de ser miembro de la Iglesia, y ya hemos probado por muchas citas que todos los herejes dejan de ser miembros de la Iglesia.

Papa Eugenio IV, Concilio de Florencia, “Cantate Domino”, 1441: “La Santa Iglesia Romana firmemente cree, profesa y enseña que aquéllos que no están en el seno de la Iglesia católica, no solamente los paganos, sino también los judíos o herejesy cismáticos…”[1].

Además, el supuesto del “hereje material” (un católico errado) no hace que caiga sobre su cabeza el castigo eterno por negar la fe; en cambio, en todos los herejes cae sobre sus cabezas el castigo eterno por negar la fe.

Papa San Celestino I, Concilio de Éfeso, 431: “… todos los herejes corrompen las verdaderas expresiones del Espíritu Santo con sus propias mentes inicuas y hacen que caigan sobre sus cabezas una llama inextinguible”[2].

Un hereje material, por lo tanto, no es un hereje, sino un católico que inocentemente está equivocado sobre alguna enseñanza de la Iglesia. Por lo tanto, los que afirman que Benedicto XVI no está consciente de todos los dogmas que él niega, y por lo tanto sería sólo un “hereje material” (en otras palabras, un católico errado) no sólo están argumentando algo que es absurdo, sino más bien algo que es IMPOSIBLE. Es imposible que Benedicto XVI sea sólo un supuesto “hereje material” por tres razones:

No. 1): Es un hecho que Benedicto XVI conoce muchos de los dogmas de la Iglesia que él niega. Él sabe más sobre la enseñanza católica que casi ningún otro hombre en el mundo. Todo el tiempo da discursos de los pronunciamientos dogmáticos de la Iglesia – los mismos que él contradice y rechaza, como son los del Concilio Vaticano I.

Benedicto XVI, Principios de la Teología Católica (1982), p. 239: “Cualquier persona que se pregunte sobre la enseñanza de la Iglesia respecto a las órdenes sagradas, encontrará a su disposición un suministro relativamente rico de fuentes materiales; tres concilios han hablado extensamente sobre el tema: Florencia, Trento y el Vaticano II. Cabe también mencionar la importante constitución apostólica de Pío XII (Sacramentum ordinis) del año 1947”[3].

Benedicto XVI, Principios de la Teología Católica (1982), pp. 197-198: “Por parte de occidente, la máxima exigencia sería que oriente reconociera la primacía del obispo de Roma en todo el ámbito de la definición de 1870 y al hacerlo, someterse en la práctica, a una primacía, como ha sido aceptada por las iglesias uniatas(…) ningunas de las soluciones máximas ofrecen una esperanza real de unidad”[4].

En estas citas podemos constartar la familiaridad de Benedicto XVI con la enseñanza católica, incluyendo los mismos concilios que él niega. Lo mismo ocurre con Juan Pablo II y sus “predecesores”. Por ejemplo, en el acuerdo aprobado por Juan Pablo II con la iglesia luterana sobre la justificación, en 1999, Juan Pablo II estuvo de acuerdo que el Concilio de Trento ya no se aplica.

Acuerdo entre el Vaticano y los luteranos sobre la Justificación, 31 de octubre de 1999: “#13. A la luz de dicho consenso, las respectivas condenas doctrinales del siglo XVI[es decir, los cánones del Concilio de Trento] ya no se aplican a los interlocutores de nuestros días”[5].

No hace falta decir que él no podía ignorar el Concilio de Trento si él está de acuerdo en que ya no tiene aplicación. Por otra parte, Benedicto XVI tiene varios doctorados en teología y ha escrito muchos libros que tratan con las complejidades del dogma católico. Nosotros hemos leído veinticuatro de sus libros, y podemos decir que Benedicto XVI está más familiarizado con lo que enseña la Iglesia católica que ninguna otra persona en el mundo.Decir que Benedicto XVI o Juan Pablo II o Pablo VI o Juan XXIII no tenían conocimiento de las enseñanzas más simples de la Iglesia que ellos niegan, tales como, la enseñanza respecto a nuestro Señor, la enseñanza contra el protestantismo, sobre la salvación, en contra de las falsas religiones, sobre la libertad religiosa, etc., es algo falso y ridículo en grado máximo. Es una pura locura afirmar, por ejemplo, que Benedicto XVI no está consciente del dogma de que los protestantes están obligados, bajo pena de herejía, a aceptar el papado – recuérdese que él enseña todo lo contrario. Esto equivale a decir que uno podría ser chef de un restaurante de primera clase y no saber qué es una lechuga. Pero eso es exactamente lo que nos quieren hacer creer aquellos que promueven el argumento del “hereje material”.

No 2): Es imposible que Benedicto XVI sea sólo un “hereje material” o un católico errado porque – suponiendo por un momento que él no estuviera consciente de los muchos dogmas que él niega (cosa que, como hemos dicho, es definitivamente falso) – siendo un hombre que pretende ser obispo y Papa, él está obligado a haberlas aprendido. Por lo tanto, él no tiene excusa como para decir que no está consciente de los dogmas fundamentales de la Iglesia que él niega.

Un manual de derecho canónico enseña: “Si el delincuente que hace esta aseveración es un clérigo, su alegato a favor de la mitigación debe ser desestimada de remisión debe ser rechazada, ya sea como falsa, o bien como una indicación de ignorancia fingida, o bien crasa y supina. (…) Su formación eclesiástica en el seminario, con su teología moral y dogmática, su historia eclesiástica, por no hablar de su derecho canónico, todo asegura que le debe ser impartida la actitud de la Iglesia hacia la herejía”[6].

No 3): Es imposible que Benedicto XVI solo sea meramente un “hereje material” porque hay ciertas cosas que todo adulto debe sostener por necesidad de medio para ser católico, y Benedicto XVI no sostiene esas cosas. Todo católico adulto debe creer (para justificarse y salvarse) en la Santísima Trinidad, en la Encarnación del Verbo, que Jesucristo y su Iglesia son verdaderos, y que las religiones distintas a la que estableció nuestro Señor Jesucristo son falsas. Estos misterios esenciales deben ser conocidos por necesidad de medio.

Papa Benedicto XIV, Cum religiosi, # 1, 26 de junio de 1754: “No pudimos alegrarnos, sin embargo, cuando se Nos informó posteriormente que en el curso de la instrucción religiosa preparatoria a la confesión y a la santa comunión, se descubría muy a menudo que esas personas eran ignorantes de los misterios de la fe, incluso de aquellos aspectos que deben ser conocidos por necesidad de medio; en consecuencia, no estaban habilitados para participar de los sacramentos”[7].

En otras palabras, todo católico por sobre la edad de la razón debe tener un conocimiento positivo de ciertos misterios de la fe para salvarse. No hay excusas, ni siquiera por la ignorancia. Por lo tanto, si uno tiene una creencia que menoscaba la fe en esos misterios, aunque se le haya enseñado de forma incorrecta, él no es católico.

Papa Benedicto XIV, Cum religiosi,# 4: “… los confesores deben cumplir esta parte de su deber, no sea que alguien se encuentre ante su tribunal y no sepa lo que debe saber por necesidad de medio para salvarse…”[8].

Papa San Pío X, Acerbo nimis, # 3, 15 de abril de 1905: “Y por eso Nuestro predecesor Benedicto XIV escribió justamente: ‘Declaramos que un gran número de los condenados a las penas eternas padecen su perpetua desgracia por ignorar los misterios de la fe, que necesariamente deben saber y creer para ser contados entre los elegidos’”[9].

Por ejemplo, si alguien realmente cree en tres dioses diferentes y no en un Dios en tres personas divinas, ese tal no es católico. Esto vale incluso si nunca se le enseñó la verdadera doctrina sobre la Trinidad. Él no es católico, ya que su creencia contradice un misterio esencial que debe conocer para guardar la verdadera fe.

Del mismo modo, si alguien cree que las otras religiones, como el islam, el judaísmo, etc. también son buenas, entonces aquel no cree que Cristo (y, por extensión, su Iglesia) es la única verdad. Si alguien no cree que Cristo (y, por extensión, su Iglesia) sea la única verdad, entonces no tiene la fe católica. Esto vale incluso si nunca se le enseñó la verdadera doctrina al respecto, por eso el Papa Pío XI dice que se aparten de la verdadera religión todos cuantos sustentan la opinión de que todas las religiones “son, con poca diferencia, buenas y laudables”.

Papa Pío XI, Mortalium animos, # 2: “Tales tentativas no pueden, de ninguna manera obtener la aprobación de los católicos, puesto que están fundadas en la falsa opinión de los que piensan que todas las religiones son, con poca diferencia, buenas y laudables, pues, aunque de distinto modo, todas nos demuestran y significan igualmente el ingénito y nativo sentimiento con que somos llevados hacia Dios y reconocemos obedientemente su imperio. Cuantos sustentan esta opinión, no sólo yerran y se engañan, sino también rechazan la verdadera religión, adulterando su concepto esencial, y poco a poco vienen a parar al naturalismo y ateísmo; de donde claramente se sigue que, cuantos se adhieren a tales opiniones y tentativas, se apartan totalmente de la religión revelada por Dios”[10].

Pues ya hemos demostrado que Benedicto XVI y sus “predecesores” creen que el judaísmo, el islam, etc. son buenos. Benedicto XVI incluso fue iniciado en el islam en una mezquita el 30 de noviembre de 2006. Él y sus “predecesores” elogian esas religiones. Benedicto XVI específicamente calificó de “noble” al islam y dijo que representa la “grandeza”. No es posible que él crea en esto y sea un “hereje material” católico, puesto que él no cree en un misterio esencial que debe sostenerse para guardar la verdadera fe, esto es, que Cristo es la única verdad. Por lo tanto, Benedicto XVI no es católico.

Esto también se prueba desde otro ángulo. Puesto que es un misterio esencial de la fe católica que Cristo (y, por extensión, su Iglesia) es la única verdad, se sigue que los que creen en este misterio también sostienen que la Iglesia de Cristo debe ser creída. Esta es la enseñanza del Papa León XIII.

Papa León XIII, Satis cognitum,# 13, 29 de junio de 1896: “No puede creerse que guardéis la fe católica los que no enseñáis que se debe guardar la fe romana”[11].

Si alguien cree que la religión católica no tiene que ser aceptada por los no católicos, entonces no es un católico. Como hemos demostrado, los antipapas del Vaticano II enseñan que la religión católica no tiene que ser aceptada por los no católicos; ellos enseñan específicamente que los cismáticos orientales no tienen que convertirse a la fe católica.

Pablo VI, Declaración Conjunta con el “Papa” cismático Shenouda III, 10 de mayo de 1973: “Pablo VI, Obispo de Roma y Papa de la Iglesia católica, y Shenouda III, Papa de Alejandría y Patriarca de la Sede de San Marcos (…) En el nombre de esta caridad, rechazamos todo tipo de proselitismo (…) Qué cese donde quiera que exista…”[12].

Juan Pablo II, Homilía, 25 de enero de 1993: “Dice el documento de la Comisión Pontifica para Rusia que, ‘La forma en que se logra la unidad cristiana, de hecho, no es por el proselitismo, sino por el diálogo fraternal’”[13].

Benedicto XVI, Discurso a los protestantes en la Jornada Mundial de la Juventud, 19 de agosto de 2005: “Y ahora preguntémonos: ¿qué significa restaurar la unidad de todos los cristianos? (…) esta unidad no significa lo que se podría llamar el ecumenismo de regreso, es decir, renegar y rechazar la propia historia de la fe de cada uno. ¡De ninguna manera!”[14]

Además…

La ley de la Iglesia presupone pertinacia en la herejía a menos que se pruebe lo contrario.

Además de los hechos anteriores que demuestran que los antipapas del Vaticano II son definitivamente herejes formales, la presunción de la ley está en contra de ellos:

Canon 2200 §2, Código de Derecho Canónico de 1917: “Quebranta externamente la ley, hay presunción de dolo [malicia] en el foro externo, mientras no se demuestre lo contrario”.

Un comentario sobre este canon del Rev. Eric F. Mackenzie, A.M., S.T.L., J.C.L, afirma que:

La comisión misma de cualquier acto que signifique herejía, por ejemplo, la declaración de alguna doctrina contraria o contradictoria a un dogma revelado y definido, da motivo suficiente de presunción jurídica de depravación herética(…) Circunstancias justificantes deben probarse en el fuero externo, y la carga de la prueba recae en la persona cuya acción ha dado lugar de amonestación de herejía. A falta de dicha prueba, todas las excusas se presumen que no existen”[15].

Los antipapas del Vaticano II no sólo han hecho literalmente cientos de declaraciones contrarias al dogma revelado y definido, sino que también de forma explícita se han declarado estar en comunión – dentro de la misma Iglesia – con los cismáticos y herejes. Además, ellos han confirmado estas declaraciones con sus actos que manifiestan aún más su lealtad a la herejía, tal como la communicatio in sacris (la comunicación en las cosas sagradas) con diversas falsas religiones. Por lo tanto, ley o el espíritu de la Iglesia no excusa a alguien que públicamente difunde la herejía, sino más bien se presume su culpabilidad.

Papa Inocencio IV, Primer Concilio de Lyon, 1245: “La ley civil declara que aquellos deben ser considerados como herejes, y deben ser sometidos a las sentencias dictadas contra ellos, incluso quienes por una leve evidencia se descubre que se han extraviado del juicio y del camino de la religión católica”[16].

San Roberto Belarmino explica por qué debe ser así.

San Roberto Belarmino, De Romano Pontifice, II, 30: “… pues el hombre no está obligado, o en condiciones de leer corazones, pero cuando ven que alguien es hereje por sus obras externas, lo juzgan puro y simple como un hereje, y lo condenan como tal”.

También una simple ilustración demostrará por qué esto debe ser así.

Supongamos que usted tiene algunas ovejas y usted designa a un pastor que cuide de ellas. Supongamos que un día el pastor se convierte en lobo y empieza a comerse las ovejas, desgarrándolas en pedazos. ¿Podría usted, que solo busca el bienestar de estas ovejas, conservar al lobo como “pastor” de las ovejas? ¿Les exigiría a las otras ovejas que aún no han sido devoradas que se sometan al pastor convertido en lobo, y por lo tanto, colocándolas en estado de peligro próximo para ser devoradas? Por supuesto que no, ni tampoco Dios lo haría.

Dios nunca permitiría que alguien que promueve la herejía manifiesta en el fuero externo (independientemente de cuáles sean sus intenciones) conserve esa autoridad en la Iglesia ni le exigiría a los católicos que se le sometan. Recuérdese que la herejía mata el alma. Supongamos que el lobo de nuestra historia sólo tiene hambre o ha tenido un mal día. ¿Esto cambia el hecho de que las ovejas estén siendo eliminadas? No.

Por otra parte, ¿qué lobo que tratase de engañar a la gente se declararía abiertamente no ser un católico o un enemigo de la Iglesia?

Mateo 7, 15: “Guardaos de los falsos profetas que vienen a vosotros disfrazados con pieles de ovejas, mas por dentro son lobos voraces”.

No hay forma más eficaz para ayudar a un falso profeta que en insistir que él, a pesar de su profesión pública de la herejía, sigue manteniendo autoridad en la Iglesia. El Papa San Celestino, al tratar sobre el caso del hereje Nestorio, confirma autoritariamente el principio de que no podemos considerar a un hereje público como a una persona con autoridad. Nestorio, patriarca de Constantinopla, comenzó a predicar la herejía de que María no era la Madre de Dios. Los fieles reaccionaron rompiendo la comunión con él puesto que se dieron cuenta que Nestorio predicó herejía pública y notoria, por lo cual ya no podía tener autoridad en la Iglesia católica. La siguiente cita del Papa San Celestino se encuentra en De Romano Pontifice, la obra de San Roberto Belarmino.

El Papa San Celestino: “La autoridad de Nuestra Sede Apostólica ha determinado que el obispo, el clérigo, o un simple cristiano, que haya sido destituido o excomulgado por Nestorio o sus seguidores, después de que éste último comenzó a predicar la herejía, no serán considerados depuestos o excomulgados. Porque el que ha desertado de la fe con tales pronunciamientos, ya no puede deponer ni prohibir a nadie en absoluto”[17].

El Papa Pío IX confirma este principio al enseñar que el delincuente es considerado hereje o cismático aunque no haya sido declarado por la Santa Sede como tal.

Papa Pío IX, Quartus supra, # 12, 6 de enero de 1873: “Dado que la facción de Armenia es así, ellos son cismáticos aun cuando todavía no hayan sido condenados como tales por la autoridad Apostólica”[18].

Por eso los santos, los teólogos, los doctores, los canónigos y los Papas que hablan acerca del “papa herético” evitan los términos herejía “material” y “formal”, ya que estos son términos que implican una sentencia del fuero interno. Ellos más bien utilizan palabras como: pública, manifiesta, notoria, etc. – términos que corresponden al fuero externo.

F.X. Wernz, P. Vidal (1943): “El Romano Pontífice, caso de caer en herejía de manera notoria y abiertamente revelada, por ese mismo hecho se considera estar privado del poder de jurisdicción, incluso antes de cualquier sentencia declaratoria de la Iglesia…”[19].

Canon 192, Código de Derecho Canónico de 1917: “Se incurre en la privación del oficio por el mismo derecho o por un acto del Superior legítimo”.

Canon 188 §4, Código de Derecho Canónico de 1917: “En virtud de renuncia tácita admitida por el mismo derecho, vacan ipso facto, y sin ninguna declaración, cualesquiera oficios, si (…) §4 Apostata públicamente de la fe católica”.

¿Qué es una defección pública de la fe?

Canon 2197 §1, Código de Derecho Canónico de 1917: “El delito es: §1 Público, si ya está divulgado, o si fue cometido o se halla en tales circunstancias que puede y debe juzgarse prudentemente que con facilidad habrá de adquirir divulgación…”.

Por lo tanto, hemos demostrado detalladamente por qué es totalmente falso afirmar que los antipapas del Vaticano II sean meramente “herejes materiales”. No pueden ser herejes materiales porque: 1) conocen muy bien los dogmas que ellos niegan; 2) están obligados a conocer la fe católica como “obispos”, especialmente los dogmas que ellos niegan; y 3) ellos carecen de la fe y contradicen los misterios esenciales de la fe que se deben guardar para ser católico.

Notas:

[1] Decrees of the Ecumenical Councils, edición inglesa, vol. 1, p. 578.

[2] Decrees of the Ecumenical Councils, edición inglesa, vol. 1, p. 74.

[3] Benedict XVI, Principles of Catholic Theology[Teoría de los principios teológicos], edición inglesa, Ignatius Press, 1982, p. 239.

[4] Benedict XVI, Principles of Catholic Theology, edición inglesa, pp. 197-198.

[5] L’Osservatore Romano, edición inglesa, encarte especial, Declaración Conjunta de la Doctrina de la Justificación, 24 de noviembre de 1999, #13.

[6] G. McDevitt, The Delict of Heresy[El Delito de la Herejía], edición inglesa, 48, CU, Canon Law Studies 77. Washington: 1932.

[7] The Papal Encyclicals, vol. 1 (1740-1878), p. 45.

[8] The Papal Encyclicals, vol. 1 (1740-1878), p. 46.

[9] The Papal Encyclicals, vol. 3 (1903-1939), p. 30.

[10] The Papal Encyclicals, vol. 3 (1903-1939), pp. 313-314.

[11] The Papal Encyclicals, vol. 2 (1878-1903), p. 399.

[12] L’Osservatore Romano(periódico del Vaticano), edición inglesa, el 24 de mayo de 1973, p. 6.

[13] L’Osservatore Romano, edición inglesa, 27 de enero de 1993, p. 2.

[14] L’Osservatore Romano, 24 de agosto de 2005, p. 8.

[15] Eric F. Mackenzie, A.M., S.T.L., J.C.L. Rev., The Delict of Heresy, Washington, D.C.: The Catholic Univ. of America, 1932, p. 35. (cf. canon 2200.2).

[16] Decrees of the Ecumenical Councils, edición inglesa, vol. 1, p. 283.

[17] San Roberto Belarmino, De Romano Pontifice, II, 30.

[18] The Papal Encyclicals, vol. 1 (1740-1878), p. 416.

[19] Ius Canonicum. Rome: Gregorian 1943. 2:453.

 

5ª objeción: La Iglesia no puede existir sin un Papa, o al menos no puede existir durante cuarenta años sin un Papa, como dicen los sedevacantistas…

Respuesta: La Iglesia ha existido por años sin un Papa, y eso ocurre cada vez que un Papa muere. La Iglesia ha experimentado un interregno papal (es decir, un período sin un Papa) más de 200 veces a lo largo de su historia. El interregno papal más largo (antes de la apostasía del Vaticano II) fue entre los Papas San Marcelino (296-304) y San Marcelo (308-309). Ese interregno duró más de tres años y medio[1]. Además, los teólogos enseñan que la Iglesia puede existir, incluso por décadas sin un Papa.

EL P. EDMUND JAMES O’REILLY DESTRUYE EL ARGUMENTO DE LOS NO SEDEVACANTISTAS SOBRE LA DURACIÓN DE UN INTERREGNO PAPAL (PERÍODO EN QUE NO HAY UN PAPA), MEDIANTE LA ENSEÑANZA DE QUE LA IGLESIA PUEDE EXISTIR SIN UN PAPA POR DÉCADAS

El P. Edmund James O’Reilly fue un teólogo eminente que vivió en la época del Vaticano I. Al escribir despuésdel Vaticano I y de sus definiciones sobre la perpetuidad del oficio papal, él enseña que Dios podría dejar a la Iglesia sin un Papa por más de 39 años, por ejemplo: la duración del Gran Cisma de Occidente (1378-1417). La siguiente cita del Padre O’Reilly se refiere al Gran Cisma de Occidente:

“Podemos detenernos aquí para indagar acerca de lo que se ha dicho de la posición, en esa época, de los tres reclamantes, y sus derechos respecto al Papado. En primer lugar, durante todo el período, desde la muerte del Papa Gregorio XI en 1378 – con excepción, por supuesto, de los intervalos entre muertes y elecciones para llenar las vacantes que por ello se creaban –. Hubo en cada momento dado un Papa verdaderamente investido de la dignidad del Vicario de Cristo y Cabeza de la Iglesia, cualesquiera hayan sido las opiniones que pudieron existir en cuanto a su autenticidad; no habría sido imposible o inconsistente con las promesas de Cristo el que haya habido un interregno que cubriera todo el período, porque esto de ninguna manera ha sido manifestado,si bien que, de hecho, no hubo tal interregno”[1].

El P. O’Reilly– quien fue uno de los teólogos más eminentes del siglo XIX – dice que un interregno (un período sin un Papa), que abarque todo el período del Gran Cisma de Occidente no es en absoluto incompatible con las promesas de Cristo sobre su Iglesia. El período del cual está hablando el P. O’Reilly comenzó en 1378 con la muerte del Papa Gregorio XI y finalizó esencialmente en 1417, cuando fue elegido el Papa Martín V. Eso sería un interregno de 39 años (período sin un Papa).

Es obvio que el P. O'Reilly está del lado de aquellos que, al rechazar a los antipapas del Vaticano II, mantienen la posibilidad de una vacante en la Santa Sede por un período largo. De hecho, en la página 287 de su libro, el P. O’Reilly escribe esta profética advertencia:

“El gran cisma de Occidente me sugiere una reflexión que me tomo la libertad de expresar aquí. Si este cisma no hubiera ocurrido, la hipótesis de que tal cosa sucediera, parecería a muchos algo quimérico [absurdo]. Ellos dirían que no podría ser; Dios no permitiría que la Iglesia llegara a una situación tan infeliz.Las herejías podrían surgir y extenderse y durar penosamente por mucho tiempo, lanzando a la defección y a la perdición a sus autores y cómplices, con gran peligro también para los fieles, aumentado por las reales persecuciones en los muchos lugares donde dominan los herejes. Pero que la verdadera Iglesia pueda permanecer entre treinta y cuarenta años sin un Jefe bien elegido y representante de Cristo en la tierra, esto no podría ocurrir. Sin embargo, ello ha ocurrido, y no tenemos ninguna garantía de que no volverá a ocurrir otra vez, aunque fervorosamente deseamos lo contrario. Lo que puedo inferir es que no estamos muy aptos para pronunciarnos sobre lo que Dios puede permitir. Lo que si sabemos con absoluta certeza es que Él cumplirá sus promesas.(…)También podemos confiar que Él hará mucho más de lo que se ha obligado a Sí mismo por sus promesas. Podemos mirar hacia adelante con esperanzadoras probabilidades de que no vuelvan a ocurrir el futuro algunos de los problemas y desgracias que han acontecido en el pasado. Pero nosotros, o nuestros sucesores en las futuras generaciones de cristianos, quizás verán males más extraños que los que ya hemos experimentado, incluso antes de la inmediata aproximación del gran fin de todas las cosas en la tierra que precederá el día del juicio. Yo no me declaro un profeta, ni pretendo ver infelices sucesos, de los que no tengo conocimiento alguno. Todo lo que trato de dar a entender es que las contingencias en relación con la Iglesia, que no están excluidas por las promesas divinas, no pueden ser consideradas como prácticamente imposibles, sólo porque ellas serían terribles y peligrosas en un grado extremo”[3].

Esto es un punto excelente. El P. O'Reilly está diciendo que si el Gran Cisma de Occidente nunca hubiera ocurrido, los católicos dirían que tal situación (tres reclamantes al Papado sin que se pudiera comprobar por décadas quién era la verdadera cabeza) sería imposible – al igual como dicen aquellos que la “tesis” sedevacantista es imposible, a pesar que los hechos demuestren que es cierto.

El P. O’Reilly dice que, habiendo ocurrido el Gran Cisma de Occidente, no tenemos ninguna garantía que no ocurran cosas peores que no estén excluidas por las promesas divinas. No hay nada en contra de la indefectibilidad [que es una de las propiedades esenciales de la Iglesia] el decir que no hemos tenido un Papa desde la muerte de Pío XII en 1958. Todo estaría más bien en contra de la indefectibilidad de la Iglesia católica si afirmáramos que fueron Papas verdaderos los que promulgaron el Concilio Vaticano II, junto con apoyar oficialmente a las religiones falsas y paganas, promulgar la Nueva Misa protestante, y sostener que los no católicos no necesitan convertirse para la salvación.Que la Iglesia esté sin un Papa por un largo período en la Gran Apostasía es el castigo infligido por Dios a nuestra generación por la maldad del mundo.

La profecía de San Nicolás de Flüe (1417-1487): “La Iglesia será castigada porque la mayoría de sus miembros, grandes y pequeños, se pervertirán. La Iglesia se hundirá más y más, hasta que, finalmente, parecerá haber quedado destruida, y la sucesión de Pedro y de los demás Apóstoles parecerá haber terminado. Pero después de esto, será exaltada triunfalmente a la vista de todos los que dudaban”[4].

Notas:

[1] Denzinger 51-52e; Warren H. Carroll, A History of Christendom[Una Historia de la Cristiandad], edición inglesa, vol. 1 (The Founding of Christendom[La Fundación de la Cristiandad]), p. 494; J.N.D. Kelly, Oxford Dictionary of Popes[El Diccionario de los Papas de Oxford], edición inglesa, Oxford University Press, 2005, p. 25.

[2] P. James Edmund O’Reilly, The Relations of the Church to Society – Theological Essays[Las Relaciones de la Iglesia a la Sociedad – Ensayos Teológicos], edición inglesa, 1882.

[3] P. O’Reilly, The Relations of the Church to Society – Theological Essays, edición inglesa, p. 287.

[4] Yves Dupont, Catholic Prophecy«La Profecia Católica», edición inglesa, Rockford, IL: Tan Books, 1973, p. 30.

 

6ª objeción: Las definiciones del Vaticano I sobre la perpetuidad del oficio papal contradicen las afirmaciones de los sedevacantistas.

Respuesta: Los dogmas del Vaticano I no se contradicen con una vacancia de la sede papal, de hecho, son aquellos que rechazan a los antipapas del Vaticano II los que aceptan consecuentemente estos dogmas papales, ya que Benedicto XVI los rechaza totalmente.

RESPUESTAS A LOS PASAJES ESPECÍFICOS DEL CONCILIO VATICANO PRIMERO QUE SON CITADOS POR LOS ANTI-SEDEVACANTISTAS – Y LO ABSURDO DE UN “PAPA” QUE NO CREE EN EL VATICANO PRIMERO

Las personas que intentan refutar el sedevacantismo a menudo citan tres pasajes del Vaticano I. Responderemos específicamente a estos tres pasajes. Antes de hacerlo, debemos hacer hincapié en el hecho que acabamos de tratar: han habido largos períodos en que la Iglesia no ha tenido un Papa. Hemos mencionado el interregno de tres y medio años que ocurrió entre el Papa San Marcelino y el Papa San Marcelo.

Cuando el Papa San Gregorio VII murió el 25 de mayo de 1085, fue hasta casi dos años más tarde – el 9 de mayo de 1087 – que fue elegido su sucesor, el Papa Víctor III. El 25 de junio de 1243, el Papa Inocencio IV se convirtió en el sucesor N° 179 de San Pedro; sin embargo, su predecesor inmediato, el Papa Celestino IV, ya había muerto hace más de un año y medio – el 10 de noviembre de 1241. Más tarde, en el mismo siglo, los católicos tuvieron que esperar casi tres años para que la Iglesia, tras la muerte del Papa Clemente IV, el 29 de noviembre de 1268, nombrase al nuevo Papa, San Gregorio X, el 1 de septiembre de 1271. Se podrían citar otros ejemplos de interregnos de un año o más entre los Papas; el punto es que si bien la práctica común era transferir rápidamente el poder papal, hubo excepciones. En la crisis actual, por lo tanto, ciertamente no es la primera vez en que la Iglesia ha tenido que sufrir un período significativo sin un Papa.

Ya hemos tratado de los antipapas que reinaron en Roma y que decían ser Papas, algo que vimos en el caso de Anacleto II y en el Gran Cisma de Occidente. También hay un axioma teológico, “ni más ni menos cambia la especie; un cambio de grado no afecta el principio”. Si la Iglesia no falló o perdió la perpetua sucesión papal por una vacancia de tres años y siete meses, entonces la Iglesia no fallará o perderá la sucesión papal perpetua durante una vacancia de cuarenta o más años. El principio es el mismo, a menos que exista una enseñanza específica de la Iglesia que declare un límite al interregno papal.

Debido a que no hay enseñanza que ponga un límite a tal interregno papal (un período sin un Papa), y puesto que las definiciones del Vaticano I sobre la perpetuidad del oficio papal no hacen ninguna mención en absoluto acerca de las vacancias papales o por cuánto tiempo podrían durar, entonces, si fuere cierto que las definiciones del Vaticano I refutan la posición sedevacante (como algunos dicen), entonces también refutarían, cada vez que la Iglesia se encuentre sin un Papa, la indefectibilidad de la Iglesia católica. Pero, por supuesto, esto es imposible y ridículo.

Por lo tanto, con el fin de ser consistentes, los anti-sedevacantistas que citan al Vaticano I en contra de la “tesis” sedevacante, deben argumentar que la Iglesia nunca puede estar sin un Papa, ni siquiera por un solo momento (un absurdo evidente). Pero esto es exactamente lo que argumenta uno de ellos en un muy interesante pero errado artículo. Esto sirve para revelar el profundo prejuicio y los errores esenciales de su posición:

Chris Ferrara, “Oposición a la Campaña Sedevacantista”, Catholic Family News, agosto de 2005, p. 19: “La Iglesia nunca, ni por un momento, en su historia ha estado sin ningún sucesor de Pedro válidamente elegido tras la muerte de su predecesor válidamente elegido”[1].

Esto es obviamente absurdo y completamente falso. El autor sabe que esto es falso porque, en la siguiente frase, declara:

Ferrara: “De hecho, el interregno más largo entre dos Papas de la historia de la Iglesia fue de sólo dos años y cinco meses, entre la muerte del Papa Nicolás IV (1292) y la elección del Papa Celestino V (1294)”[2].

En primer lugar, el interregno que él menciona no fue la más largo de la historia de la Iglesia (como vimos más arriba). En segundo lugar, él reconoce que la Iglesia ha existido por años sin un Papa. Es así que ha habido un buen número de “momentos” en la historia de la Iglesia donde ella se ha encontrado sin un Papa. ¿Por qué nos diría Ferrara que la Iglesia no puede estar sin un Papa “ni por un momento” cuando él sabe que esto no es cierto?

Ahora que se ha establecido el hecho de que la Iglesia sí puede estar sin un Papa durante un largo periodo, echemos un vistazo a los pasajes del Concilio Vaticano I:

1.El Concilio Vaticano I declara que el papado es el fundamento visible y el principio perpetuo de la unidad

Concilio Vaticano I, Constitución dogmática sobre la Iglesia de Cristo, sesión 4, 18 de julio de 1870: “Mas para que el episcopado mismo fuera uno e indiviso y la universal muchedumbre de los creyentes se conservara en la unidad de la fe y de la comunión por medio de los sacerdotes coherentes entre sí; al anteponer al bienaventurado Pedro a los demás Apóstoles, en él instituyó un principio perpetuo de una y otra unidad y un fundamento visible, sobre cuya fortaleza se construyera un templo eterno, y la altura de la Iglesia, que había de alcanzar el cielo, se levantara sobre la firmeza de esta fe”[3].

Lo que Cristo instituyó en San Pedro (el oficio de Pedro) sigue siendo el fundamento visible y el principio perpetuo de unidad, INCLUSO HOY, Y CADA VEZ QUE NO HAY PAPA, y esto se demuestra cada vez cuando un católico sedevacante convierte a un “ortodoxo” cismático oriental a la fe católica.

El católico (que es sedevacantista) cristianamente le informa al cismático oriental que él no está en la unidad de la Iglesia porque no acepta lo que Cristo instituyó en San Pedro (el oficio del papado), y no solamente eso, sino además porque no acepta lo que los sucesores de San Pedro han enseñado a lo largo de la historia de manera obligatoria (por ejemplo, el Concilio de Trento, etc.). Este es un claro ejemplo de cómo el oficio del papado todavía está en función – y funcionará para siempre – como el principio perpetuo de la unidad visible, distinguiendo a los verdaderos fieles de los falsos (y la verdadera Iglesia de la falsa). Esto sigue siendo verdadero aun cuando no hay Papa, y para los católicos que sostienen hoy en día el sedevacantismo. Esta enseñanza dogmática del Vaticano I no excluye los períodos cuando no hay un Papa ni tampoco se opone de manera alguna a la tesis sedevacante.

De hecho, mientras esta definición sigue siendo verdadera para el sedevacantista, debe quedar claro que, (por ejemplo, en esta época de la Gran Apostasía) ESTA DEFINICIÓN DEL VATICANO I SÓLOPUEDE SEGUIR SIENDO VERDADERA PARA EL SEDEVACANTISTA (y no para los anti-sedevacantistas). ESTA DEFINICIÓN DEL VATICANO I RESPECTO AL PAPADO COMO SIENDO EL FUNDAMENTO VISIBLE Y EL PRINCIPIO PERPETUO DE LA UNIDAD CIERTAMENTE NO PUEDE SER APLICADA PARA LOS QUE ESTÁN BAJO BENEDICTO XVI, ya que el Vaticano II enseña todo lo contrario:

Documento del Vaticano II, Lumen gentium,# 15: “La Iglesia se reconoce unida por muchas razones con quienes, estando bautizados, se honran con el nombre de cristianos, pero no profesan la fe en su totalidad o no guardan la unidad de comunión bajo el sucesor de Pedro”[4].

Vemos que el Vaticano II enseña que el papado no es el fundamento visible de la unidad de la fe y la comunión. Enseña que aquellos que rechazan el papado están en comunión con la Iglesia. Dado que esta es la enseñanza oficial de la secta del Vaticano II y sus antipapas, aquellos que se adhieren a ellos contradicen las enseñanzas del Concilio Vaticano I anteriormente citadas.

En segundo lugar, la enseñanza del Concilio Vaticano I sobre la perpetuidad del oficio papal sólo sigue siendo verdadera para el sedevacante porque ¡Benedicto XVI enseña explícitamente que no es esencial para la unidad aceptar el papado!

¡Esto prueba que BENEDICTO XVI (EL HOMBRE QUE ACTUALMENTE ELLOS DICEN QUE ES EL “PAPA”) NIEGA EL MISMO DOGMA DEL VATICANO I QUE SIRVE DE FUNDAMENTO PARA ESTA OBJECIÓN DE LOS ANTI-SEDEVACANTISTAS (es decir, que el papado es el fundamento visible y el principio perpetuo de la unidad)!

2. El papado perdurará para siempre

Vaticano I, Constitución dogmática sobre la Iglesia de Cristo, sesión 4, cap. 2: “Lo que Cristo Señor, príncipe de los pastores y gran pastor de las ovejas, instituyó en el bienaventurado Apóstol Pedro para perpetua salud y bien perenne de la Iglesia, menester es que dure perpetuamente por obra del mismo Señor en la Iglesia que, fundada sobre la piedra, tiene que permanecer firme hasta la consumación de los siglos”[6].

Sí, lo que Cristo instituyó en San Pedro (es decir, el oficio del papado) debe permanecer para siempre hasta el final de los tiempos. ¿Qué es el oficio papal? El oficio papal es el oficio de San Pedro ejercido por todo verdadero y legítimo obispo de Roma. Esto significa y garantiza que cada vez que hay un ocupante verdadero y válido del cargo, él está dotado por Cristo con la infalibilidad (es decir, en su capacidad docente autoritaria y obligatoria), y con la jurisdicción suprema sobre la Iglesia universal, para que sea efectivamente el jefe visible de la Iglesia. Esto sigue siendo cierto para todo ocupante verdadero y legítimo del oficio papal hasta el final de los tiempos. Esto no quiere decir que la Iglesia siempre tendrá un ocupante del oficio papal (como lo prueba la historia de la Iglesia y las vacancias papales de más de 200 veces), ni tampoco significa que sea imposible que un antipapa reine desde Roma (como fue el caso del antipapa Anacleto II, que reinó en Roma desde 1130-1138). Esta definición no prueba nada a favor de los anti-sedevacantistas, por lo tanto, continuemos.

3. Pedro tendrá perpetuos sucesores en su primado sobre toda la Iglesia universal

Papa Pío IX, Primer Concilio Vaticano, sesión 4, cap. 2, [canon]. “Si alguno, pues, dijere que no es de institución de Cristo mismo, es decir, de derecho divino, que el bienaventurado Pedro tenga perpetuos sucesores en el primado sobre la Iglesia universal; o que el Romano Pontífice no es sucesor del bienaventurado Pedro en el mismo primado, sea anatema”[7].

Este es el canon favorito de aquellos que se oponen a la “tesis” sedevacante; no obstante, como veremos, también no prueba nada a favor de su falsa posición. Las palabras y distinciones son muy importantes. El entender las distinciones y las palabras a menudo hace la gran diferencia entre el protestantismo y el catolicismo.

El canon del Vaticano I condena a aquellos que niegan “que Pedro tenga perpetuos sucesores en el primado sobre la Iglesia universal”. Nótese la frase “perpetuos sucesores EN EL PRIMADO”. Esto, como hemos visto, no significa y no puede significar que siempre tendremos un Papa. Por eso no dice que “siempre tendremos un Papa”. Es un hecho que han existido periodos sin un Papa. Entonces, ¿qué significa el canon?

Para comprender este canon, debemos recordar que hay cismáticos que sostienen que al mismo San Pedro le fue dado por Jesucristo el primado sobre la Iglesia universal, pero que el primado sobre la Iglesia universal terminó con San Pedro. Ellos sostienen que los obispos de Roma no son los sucesores del mismo primado que tuvo San Pedro. Ellos sostienen que la fuerza de hecho y derecho del primado no desciende a los Papas, a pesar que ellos sean los sucesores de San Pedro como obispos de Roma. De nuevo: los “ortodoxos” cismáticos admitirían que los obispos de Roma son sucesores de San Pedro, en cierto modo, debido a que son sucesores como obispos de Roma, pero no son sucesores con la misma primacía jurisdiccionalsobre la Iglesia universal que tuvo San Pedro en su vida. Esta es la herejía de la cual trata el canon arriba citado.

Esta herejía – que niega que un Papa sea el sucesor del San Pedro con el mismo primado perpetuamente (es decir, cada vez que haya un Papa hasta el final de los tiempos, él será un sucesor en el mismo primado, con la misma autoridad que gozó San Pedro) – es precisamente lo que condena este canon.

Papa Pío IX, Primer Concilio Vaticano, sesión 4, cap. 2, [canon]. “Si alguno, pues, dijere que no es de institución de Cristo mismo, es decir, de derecho divino, que el bienaventurado Pedro tenga perpetuos sucesores en el primado sobre la Iglesia universal; o que el Romano Pontífice no es sucesor del bienaventurado Pedro en el mismo primado, sea anatema”[8].

Cuando entendemos bien esto, se ve claramente cuál es el significado de este canon. Esto se acentúa al final con las palabras “o que el Romano Pontífice no es el sucesor del bienaventurado Pedro en el mismo primado, sea anatema”. El canon no está declarando que siempre vamos a tener un Papa o que no habrá vacíos, como claramente lo hemos tenido. El significado del canon se desprende por lo que dice. Condena a aquellos que niegan que Pedro tenga sucesores perpetuos en el primado – es decir, aquellos que niegan que cada vez que haya un verdadero y legítimo Papa hasta el final de los tiempos, él será un sucesor en el mismo primado, con la misma autoridad que gozó San Pedro.

Este canon no prueba nada a favor de los anti-sedevacantistas, pero sí prueba algo para nosotros. ¡Recuerden, Benedicto XVI también rechaza este dogma sobre el primado de los Papas!

BENEDICTO XVI RECHAZA TOTALMENTE ESTE CANON Y EL VATICANO I

Benedicto XVI, Principios de Teología Católica (1982), p. 198: “Tampoco es posible, por otra parte, que se considere como la única forma posible y, en consecuencia, sea obligatoria para todos los cristianos la forma que tomó esta primacía en los siglos XIX y XX[Nota del autor: esto significa que los cismáticos no necesitan aceptar el Vaticano I]. Los gestos simbólicos del Papa Pablo VI y, en particular, el haberse arrodillado ante el representante del patriarca ecuménico [el patriarca cismático Atenágoras] fueron un intento de expresar precisamente esto y, por tales gestos, señalar el camino para salir del impase histórico, (…) En otras palabras, Roma no debe exigir más de oriente con respecto a la doctrina de la primacía que como había sido formulada y vivida en el primer milenio. Cuando el Patriarca Atenágoras[el cismático no católico], el 25 de julio de 1967, con motivo de la visita del Papa a Fanar, lo designó como siendo el sucesor de San Pedro, como el más estimado de entre nosotros, como el que preside en la caridad, este gran líder de la Iglesia estaba expresando el contenido eclesial de la doctrina de la primacía como había sido conocida en el primer milenio. Roma no tiene por qué pedir más”[9].

Esto significa, una vez más, que, según Benedicto XVI, todos los cristianos no están obligados a creer en el papado tal como fue definido en el Concilio Vaticano I en 1870. Esto significa que los “ortodoxos” cismáticos sí pueden rechazar el papado.Esto es una negación flagrante del Concilio Vaticano I y de la necesidad de aceptar la primacía por parte de aquel que afirma ser “el Papa”. ¿Quién clamará en contra de esta demencia abominable?

Papa Pío IX, Concilio Vaticano I, 1870, sesión 4, cap. 3, ex cathedra: “… todos los fieles de Cristo deben creer que ‘la Santa Sede Apostólica y el Romano Pontífice poseen el primado sobre todo el orbe, y que el mismo Romano Pontífice es sucesor del bienaventurado Pedro, príncipe de los apóstoles, y verdadero vicario de Jesucristo y cabeza de toda la Iglesia, (…) Enseñamos, por ende, y declaramos, que la Iglesia Romana, por disposición del Señor, posee el principado de potestad ordinaria sobre todas las otras (…) Tal es la doctrina de la verdad católica, de la que nadie puede desviarse sin menoscabo de su fe y su salvación”[10].

Por otra parte, nótese que Benedicto XVI reconoce que los gestos simbólicos de Pablo VI con el patriarca cismático “fueron un intento de expresar precisamente esto”, ¡es decir, sus gestos (como arrodillarse ante el representante no católico, el cismático patriarca Atenágoras) expresaron que los cismáticos no necesitan que creer en el papado y en el Vaticano I! Consideren esto como una prueba contundente de todo lo que hemos dicho [capítulo 16, etc.] con respecto a los gestos continuos de Juan Pablo II hacia los cismáticos, por ejemplo: darles reliquias, darles ofrendas, elogiar sus “iglesias”, sentarse a rezar en igualdad con ellos, firmar declaraciones comunes con ellos, levantar las excomuniones contra ellos.

Hemos señalado una y otra vez que con estas solas acciones (ni siquiera considerando sus otras declaraciones) constituyen una demostración de que ellos enseñan que los cismáticos no tienen que aceptar el dogma del papado. Innumerables falsos tradicionalistas y miembros “conversadores” de la Iglesia del Vaticano II lo niegan y tratan de explicar estos gestos como meramente escandalosos u otra cosa, pero no heréticos en sí. Bueno, aquí tenemos a Ratzinger – ahora Benedicto XVI como nuevo “jefe” de la Iglesia del Vaticano II – admitiendo precisamente lo que hemos dicho.

En la sección sobre las herejías de Benedicto XVI, hemos cubierto con gran detalle sus otras negaciones del Vaticano I. No vamos a repetirlo todo aquí; por favor consulte esa sección al respecto.

Por lo tanto, por favor dígame, querido lector: ¿Quién realmente niega el Concilio Vaticano I? ¿Quién niega los dogmas sobre la perpetuidad, la autoridad y las prerrogativas del oficio papal? ¿Quién niega lo que Cristo instituyó en San Pedro? ¿No son acaso los sedevacantistas los que señalan acertadamente que aquella persona que niega el Vaticano I esta fuera de la Iglesia, fuera de la unidad – puesto que él rechaza, entre otras cosas, el principio perpetuo de la unidad que es el papado – y, por lo tanto, esa persona no puede ocupar ningún cargo ni dirigir una Iglesia en la cual él mismo no cree?

San Roberto Belarmino (1610), Doctor de la Iglesia: “Un Papa que se manifieste hereje, por ese mismo hecho(per se) cesa de ser Papa y cabeza, así como por lo mismo deja de ser cristiano y miembro de la Iglesia. Por tanto, él puede ser juzgado y castigado por la Iglesia. Esta es la enseñanza de todos los Padres antiguos, que enseñaban que los herejes manifiestos pierden inmediatamente toda jurisdicción”.

San Francisco de Sales, Doctor de la Iglesia: “De hecho, sería uno de los más extraños monstruos que podrían versesi la cabeza de la Iglesia no fuera de la Iglesia”[11].

¿O acaso los verdaderos negadores del papado y del Vaticano I no son aquellos que profesan la unión con aquel que claramente ni siquiera cree en el Concilio Vaticano I, aquel que ni siquiera cree que el papado y el Vaticano I sean obligatorios para todos los cristianos; aquel que ni siquiera cree que el papado era aceptado en el primer milenio?

La respuesta es evidente para cualquier persona sincera y honesta que considere estos hechos. Es el antipapa Benedicto XVI, y todos los que obstinadamente insisten en estar en unión con él, quienes niegan el papado; los verdaderos fieles al papado y de la unidad de la Iglesia son los sedevacantistas.

Notas:

[1] Chris Ferrara, “Opposing the Sedevacantist Enterprise” [Oposición a la Campaña Sedevacantista], Catholic Family News, agosto de 2005, p. 19.

[2] Chris Ferrara, “Opposing the Sedevacantist Enterprise”, Catholic Family News, p. 19.

[3] Denzinger 1821.

[4] Decrees of the Ecumenical Councils, edición inglesa, vol. 2, p. 860.

[5] Benedicto XVI, Principles of Catholic Theology, edición inglesa, pp. 197-198.

[6] Denzinger 1824.

[7] Denzinger 1825.

[8] Denzinger 1825.

[9] Benedicto XVI, Principles of Catholic Theology, edición inglesa, p. 198.

[10] Denzinger 1826-1827.

[11] San Francisco de Sales, The Catholic Controversy, edición inglesa, Tan Books, 1989, p. 45.

 

7ª objeción: Nadie puede juzgar a la Santa Sede… por eso los Papas del Vaticano II son verdaderos Papas.

Respuesta: En primer lugar, es necesario comprender lo que significa la enseñanza “Nadie puede juzgar a la Santa Sede”. Esto proviene de la Iglesia primitiva. En la Iglesia primitiva, cuando un obispo era acusado de un delito, a veces había un juicio presidido por otros obispos o por un patriarca de mayor autoridad. Estos obispos juzgaban al obispo acusado. Sin embargo, el obispo de Roma, como es el obispo supremo en la Iglesia, no puede ser sometido a ningún juicio por otros obispos o por otras personas.

Papa San Nicolás, epístola (8), Proposueramus quidem, 865: “…El juez no será juzgado ni por el Augusto, ni por todo el clero, ni por los reyes, ni por el pueblo (…) ‘La primera Sede no será juzgada por nadie’”[1].

Esto es lo que significa el “Nadie puede juzgar la Santa Sede”. Ello de ninguna manera se refiere a reconocer a un hereje manifiesto que reclama ser el Papa cuando no es un verdadero Papa. Y esto nos lleva al segundo punto, que es el más importante al respecto.

En segundo lugar, ¡la Santa Sede nos ha dicho que ningún hereje puede ser aceptado como un Papa válido!Con la plenitud de su autoridad, el Papa Pablo IV definió que si alguien fuera promovido al papado siendo hereje, no será Papa verdadero ni válido, y que puede ser rechazado como un hechicero, pagano, publicano y heresiarca.

Papa Pablo IV, de la Bula Cum ex apostolatus officio, 15 de febrero de 1559: “Nro. 6. Agregamos, [por esta Nuestra Constitución, que debe seguir siendo válida a perpetuidad, Nos promulgamos, determinamos, decretamos y definimos:-] que si en algún tiempo aconteciese que un obispo, incluso en función de arzobispo, o de patriarca, o primado; o un cardenal, incluso en función de legado, o electo Pontífice Romano que antes de su promoción al cardenalato o asunción al pontificado, se hubiese desviado de la fe católica, o hubiese caído en herejía:

(i) o lo hubiese suscitado o cometido, la promoción o asunción, incluso si ésta hubiera ocurrido con el acuerdo unánime de todos los Cardenales, es nula, inválida y sin ningún efecto;
(ii) y de ningún modo puede considerarse que tal asunción haya adquirido validez, por aceptación del cargo y por su consagración, o por la subsiguiente posesión o cuasi posesión de gobierno y administración, o por la misma entronización o adoración del Pontífice Romano, o por la obediencia que todos le hayan prestado, cualquiera sea el tiempo transcurrido después de los supuestos antedichos.
(iii) Tal asunción no será tenida por legítima en ninguna de sus partes, (…)
(vi) los que así hubiesen sido promovidos y hubiesen asumido sus funciones, por esa misma razón y sin necesidad de hacer ninguna declaración ulterior, están privados de toda dignidad, lugar, honor, título, autoridad, función y poder, (…)
Nro. 7.… séales lícito en consecuencia a todas y cada una de las personas subordinadas a los así promovidos y asumidos, si no se hubiesen apartado antes de la fe, ni hubiesen sido heréticos, ni hubiesen incurrido en cisma, o lo hubiesen suscitado o cometido:
(i) tanto clérigos, seculares y religiosos, (ii) lo mismo que los laicos; (iii) los Cardenales, [etc.]… sustraerse en cualquier momento e impunemente de la obediencia y devoción de quienes fueron así promovidos o entraron en funciones, y evitarlos como si fuesen hechiceros, paganos, publicanos o heresiarcas, lo que no obsta que estas mismas personas hayan de prestar sin embargo estricta fidelidad y obediencia a los futuros obispos, arzobispos, patriarcas, primados, cardenales o al Romano Pontífice, canónicamente electo.

Nro. 10. Por lo tanto, a hombre alguno sea lícito infringir esta página de Nuestra Aprobación, Innovación, Sanción, Estatuto, Derogación, Voluntades, Decretos, o por temeraria osadía, contradecirlos. Pero si alguien pretendiese intentarlo, sepa que habrá de incurrir en la indignación de Dios omnipotente y en la de sus santos Apóstoles Pedro y Pablo.

Dado en Roma, junto a San Pedro, en el año de la Encarnación del Señor 1559, XVº anterior a las calendas de Marzo, año 4º de nuestro Pontificado.

+ Yo, Pablo, Obispo de la Iglesia católica…”

Por lo tanto, uno obedece y se adhiere a la enseñanza de la Santa Sede al rechazar como inválidos a los reclamantes heréticos post-Vaticano II. Ellos no son verdaderos Papas, según la enseñanza de la Santa Sede.

En tercer lugar, al principio de dicha bula, antes de la declaración de que los fieles pueden rechazar como totalmente inválida la “elección” de un hereje, el Papa Pablo IV repitió la enseñanza de que nadie puede juzgar al Papa.

Papa Pablo IV, de la Bula Cum ex Apostolatus Officio, 15 de febrero de 1559: “Nro. 1. Considerando la gravedad particular de esta situación [es decir, el error en cuanto a la fe] y sus peligros al punto que el mismo Romano Pontífice, que como Vicario de Dios y de nuestro Señor tiene la plena potestad en la tierra, y a todos juzga y no puede ser juzgado por nadie, si fuese encontrado desviado de la Fe, podría ser acusado”.

No puede haber una confirmación más impresionante de que la posición sedevacantista no contradice la enseñanza de que “Nadie puede juzgar al Papa o a la Santa Sede”, puesto que es un hecho que la Bula del Papa Pablo IV repite esta enseñanza con respecto a que nadie juzga al Papa ¡inmediatamente antes de declarar que los fieles deben reconocer como inválida la elección de un hereje!

El Papa Paulo IV, a diferencia de los anti-sedevacantistas que usan el argumento “no se puede juzgar a la Santa Sede”, distingue correctamente entre un verdadero Papa católico, a quien nadie puede juzgar, y un hereje manifiesto (p. ej., Benedicto XVI) que se ha mostrado ser un no católico que no es Papa, puesto que se encuentra fuera de la verdadera fe. Esta es una prueba evidente de que los sedevacantistas, que sostienen como inválida la “elección” del hereje manifiesto Joseph Ratzinger, no están juzgando a un Papa.

Finalmente, muchas de las personas que tratan de defender a los “Papas” del Vaticano II, diciendo que “no se puede juzgar a la Santa Sede”, son ellos mismos los culpables por rechazar las decisiones obligatorias de los hombres que ellos dicen que son la autoridad en la Santa Sede. La mayor parte de los tradicionalistas rechazan el Vaticano II, las “canonizaciones” de los “Papas” del Vaticano II, etc. Esta es una actitud cismática puesto que rechaza las decisiones obligatorias de los hombres que ellos dicen que son la autoridad legítima en la Santa Sede. Ello prueba que estos “Papas” no son Papas en absoluto y, de hecho, no ocupan la Santa Sede.

Notas:

[1] Denzinger 330.

 

8ª objeción: San Roberto Belarmino dijo que no se puede deponer a un Papa, pero que sí es lícito resistirlo. Los sedevacantistas juzgan, castigan y deponen al Papa…

San Roberto Belarmino, De Romano Pontifice, libro II, cap. 29: “Así como es lícito resistir al Pontífice que agrede al cuerpo, así también es lícito resistir a aquel que agrede a las almas o destruye el orden civil o, sobre todo, trata de destruir la Iglesia. Digo que es lícito resistirle no haciendo lo que ordena e impidiendo la ejecución de su voluntad. No es lícito, sin embargo, juzgarlo, castigarlo o deponerlo”.

Respuesta: Muchos de los que creen que Benedicto XVI es el Papa, sin embargo rechazan los actos oficiales de su “Iglesia”, como el Concilio Vaticano II, intentan justificar su falsa posición en base a este pasaje de San Roberto Belarmino. De hecho, este pasaje es uno de los fragmentos más usados como evidencia por parte de aquellos que se lanzan contra la posición sedevacante. Por desgracia, el pasaje ha sido completamente abusado y distorsionado.

En primer lugar, en el capítulo que sigue inmediatamente de la cita anterior de Belarmino, él nos enseña lo siguiente:

Un Papa que se manifieste hereje, por ese mismo hecho (per se) cesa de ser Papa y cabeza, así como por lo mismo deja de ser un cristiano y miembro de la Iglesia. Por tanto, él puede ser juzgado y castigado por la Iglesia. Esta es la enseñanza de todos los Padres antiguos, que enseñaban que los herejes manifiestos pierden inmediatamente toda jurisdicción”[1].

Esperen un segundo. En el capítulo 29 (la cita dada en la 2ª objeción), San Roberto dice que al Papa no puede ser “juzgarlo, castigarlo o depuesto”. En el capítulo 30, él dice que un hereje manifiesto cesa de ser Papa (es decir, es depuesto) y que puede ser “juzgado y castigado” por la Iglesia.

Mi pregunta a aquellos que hacen esta objeción es la siguiente: ¿Acaso es un idiota San Roberto Belarmino?


San Roberto Belarmino, De Romano Pontifice, capítulo 29:
No se puede “juzgar, castigar, o deponer” al Papa

San Roberto Belarmino, De Romano Pontifice, capítulo 30:
Un Papa que se manifieste hereje es depuesto, “juzgado y castigado”

San Roberto Belarmino ni es idiota ni se está contradiciendo así mismo. Él es un doctor de la Iglesia, y sabe exactamente lo que está tratando de decir. Es claramente evidente, por tanto, que él no está hablando de un Papa manifiestamente herético en el capítulo 29, sino más bien de un verdadero Papa que da mal ejemplo, pero que no es un hereje manifiesto. El contexto del capítulo confirma esto más allá de cualquier duda.

En el capítulo 29, San Roberto refuta extensamente nueve argumentos que favorecían la posición de que el Papa está sujeto al poder secular (emperador, rey, etc.) y a un concilio ecuménico (la herejía del conciliarismo). Durante la Edad Media, la herejía del conciliarismo (un Papa sometido a un concilio ecuménico) se convirtió en un problema importante. En contradicción a esta herejía, San Roberto Belarmino afirma que, si bien un católico puede resistir a un Papa malo, no lo puede destituir, incluso si el Papa da mal ejemplo o perturba el estado (sociedad civil) o mata almas por su acción (escandalo moral). San Roberto habla aquí de un Papa malo que no es hereje manifiesto (ya que los pecados morales, por graves que sean, a excepción de los pecados contra la fe, no hacen que se deje de ser miembro de la Iglesia), ¡debido a esto, en el siguiente capítulo, él trata precisamente sobre la herejía manifiesta! Es muy sencillo. ¡Él dice en el capítulo siguiente que el hereje manifiesto no será considerado Papa!

Teniendo esto en cuenta, la objeción levantada contra el sedevacantismo en base a Berllarmino queda refutada. Él no está hablando de un hereje manifiesto en el capítulo 29, sino de un verdadero Papa que actúa indebidamente, puesto que él explica, en el capítulo 30, que un Papa manifiestamente herético es depuesto, juzgado y castigado. Es un pecado mortal de omisión que los autores “católicos” citen una y otra vez el pasaje del capítulo 29, sin hacer mención de la declaración de San Roberto en el capítulo 30 respecto a Papas manifiestamente heréticos. Entre estas personas incluimos a los que escriben para algunas de las notorias publicaciones “tradicionalistas” (p. ej., FSSPX, The Remnant, etc.). Estos editores o autores suprimen la enseñanza de San Roberto en el capítulo 30, junto con todos los otros santos, Papas y canónigos que enseñan que un Papa que se manifieste hereje pierde su oficio. Estos falsos “tradicionalistas” lo hacen así porque quieren hacerles pensar sutilmente a sus lectores que San Roberto condena el sedevacantismo, cuando en realidad él y todos los primeros Padres de la Iglesia apoyan el hecho de que un hereje manifiesto no es Papa.

San Roberto Belarmino, De Romano Pontifice, II, 30: “Porque, en primer lugar, se demuestra con argumentos de autoridad y por la razón de que el hereje manifiesto es depuesto ‘ipso facto’. El argumento de autoridad se basa en San Pablo (Tito 3, 10), que ordena que evitemos al hereje después de dos advertencias, es decir, después de haber mostrado ser manifiestamente obstinado – lo que significa que antes de cualquier excomunión o sentencia judicial. Y esto es lo que escribe San Jerónimo, añadiendo que otros pecadores están excluidos de la Iglesia por la pena de excomunión [ferendae sententiae=proceso formal], pero los herejes, por sus propios actos, se exilian y se separan ellos mismos del cuerpo de Cristo [latae sententiae=excomunión automática]”.

Y una vez más enseña San Roberto Belarmino:

Este principio es de lo más cierto. El que no es cristiano no puede de ninguna manera ser Papa,como Cayetano lo dijo (ib. c. 26). La razón de esto es que nadie puede ser cabeza de lo que no es miembro. Ahora bien, el que no es cristiano no es miembro de la Iglesia, y el que se manifieste hereje no es un cristiano, como claramente lo enseñan San Cipriano (lib. 4, epíst. 2), San Atanasio (Cont. arria.), San Agustín (lib. De great. Christ.), San Jerónimo (contra Lucifer), entre otros; por lo tanto, el hereje manifiesto [fuero externo, público, etc.] no puede ser Papa”[2].

Notas:

[1] San Roberto Belarmino, De Romano Pontifice, II, 30.

[2] San Roberto Belarmino, De Romano Pontifice, II, 30.

 

9ª objeción: El Papa Liberio cedió ante los herejes arrianos y excomulgó a San Atanasio, sin embargo, él continuó siendo el Papa…

Respuesta: No es cierto que el Papa Liberio cedió ante los arrianos, ni que haya firmado alguna fórmula arriana, o que excomulgó a San Atanasio. El Papa Liberio fue un defensor firme de la verdad durante la crisis arriana, pero al regresar después de su destierro hizo creer a algunos que él había transigido la fe, cuando, de hecho, no lo había hecho. Citemos al Papa Pío IX.

Papa Pío IX, Quartus supra, # 16, 6 de enero de 1873, sobre las falsas acusaciones: “Y previamente los arrianos acusaron falsamente a Liberio, Nuestro predecesor, al emperador Constantino, porque Liberio se negó a condenar a San Atanasio, obispo de Alejandría, y se negó a apoyarlos en su herejía”[1].

Papa Benedicto XV, Principi apostolorum Petro, # 3, 5 de octubre de 1920: “En efecto, para no ser encontrados infieles en su misión, algunos fueron sin miedo al exilio, como por ejemplo Liberio, Silverio y Martino”[2].

Según el Papa Pío IX y el Papa Benedicto XV, el Papa Liberio no vaciló de ningún modo durante la crisis arriana, y fue acusado falsamente por los enemigos de la Iglesia por haberse mantenido firme. También el Papa San Anastasio I es testigo de esto.

Papa San Anastasio I, epístola Dat mihi plurimum, cerca de 400 d.C.: “Puesto que por este tiempo en que Constancio, de divina memoria, obtenía victorioso el orbe, no pudo esparcir sus manchas por subrepción alguna la herética facción arriana, disposición, según creemos, de la providencia de nuestro Dios, a fin de que aquella santa e inmaculada fe no se contaminara con algún vicio de blasfemia de hombres maldicientes (…) Por esta fe sufrieron de buena gana el destierro los que entonces se mostraron como santos obispos, esto es, Dionisio de ahí, siervo de Dios, dispuesto por las divinas enseñanzas y, tal vez siguiendo su ejemplo, LIBERIO, obispo de Roma, de santa memoria, Eusebio de Verceli e Hilario de las Galias, por no citar a muchos otros que hubieran preferido ser clavados en la cruz, antes que blasfemar de Cristo Dios, a lo que quería forzarlos la herejía arriana, o sea llamar al Hijo de Dios, al Cristo Dios, una criatura del Señor”[3].

No fue el Papa Liberio, sino el pseudo-obispo Ischyras, quien, antes de usurpar la sede de Alejandría, expulsó a San Atanasio de su sede.

Papa Pío VI, Charitas, # 14, 13 de abril de 1791: “Tal vez en el reconocimiento de estas acciones, el obispo de Lidda, Jean Joseph Gobel, fue elegido arzobispo de París, mientras que aún vivía el arzobispo. Él está siguiendo el ejemplo de Ischyras, quien fue proclamado obispo de Alejandría en el Concilio de Tiro como pago por su obra pecaminosa de acusar a San Atanasio y expulsarlo de su sede”[4].

Notas:

[1] The Papal Encyclicals, vol. 1 (1740-1878), p. 417.

[2] The Papal Encyclicals, vol. 3 (1903-1939), p. 195.

[3] Denzinger 93.

[4] The Papal Encyclicals, vol. 1 (1740-1878), p. 180.

 

10ª objeción: El Papa Pío XII declaró en Vacantis apostolicae sedis que un cardenal, no importando bajo qué excomunión este sometido, puede ser elegido.

Papa Pío XII, Vacantis apostolicae sedis, 8 de diciembre de 1945: “34. Ninguno de los cardenales puede en cualquier forma o por cualquier pretexto de excomunión, expulsión o prohibición alguna, o de cualquier otro impedimento eclesiástico, ser excluido de la elección activa y pasiva del Supremo Pontificado. Nos presentamos la suspensión de tales censuras únicamente por el propósito de dicha elección; en otras ocasiones deben permanecer en vigor (AAS 38 [1946], p. 76)”.

Respuesta: Como ya hemos demostrado, es un dogma que 1) los herejes no son miembros de la Iglesia y, 2) que un Papa es la cabeza de la Iglesia. Es un hecho dogmático, por lo tanto, que un hereje no puede ser la cabeza de la Iglesia, ya que no es miembro de ella.

¿Entonces, qué quiere autorizar el Papa Pío XII en Vacantis apostolicae sedis? En primer lugar, hay que entender que la excomunión puede ser efectuada por muchas causas. Históricamente, las excomuniones se distinguían por los términos mayor y menor.Excomuniones mayores se incurrían por herejía y cisma (pecados contra la fe) y ciertos otros pecados mortales. Los que recibían excomunión mayor por herejía no eran miembros de la Iglesia (como ya lo acabamos de demostrar en detalle). Sin embargo, la excomunión menor no separa de la Iglesia, sino que prohíbe la participación en la vida sacramental de la Iglesia. El Papa Benedicto XIV señaló la distinción.

Papa Benedicto XIV, Ex quo primum,# 23, 1 de marzo de 1756: “Además, los herejes y cismáticos están sometidos a la censura de la excomunión mayor por la ley del Can. de Ligu. 23, cuest. 5, y del Can. Nulli, 5, dist. 19”[1].

La excomunión menor, por el contrario, se incurría por causas tales como violar un secreto del Santo Oficio, falsificar reliquias (c. 2326), violación de un claustro (c. 2342), etc. Todas estas son penas eclesiásticas o de la Iglesia. Estas acciones, si bien son gravemente pecaminosas, no separan a las personas de la Iglesia. Y por más que ya no se utilizan los términos de excomunión mayor y menor, aun así subsiste el hecho que una persona que incurre en una excomunión (por algo que no sea herejía) la cual no la separa de la Iglesia; en cambio, sí incurre en excomunión por herejía, entonces sí es separada de la Iglesia.

Por lo tanto, un cardenal que recibe una excomunión por herejía ya no es más un cardenal, porque los herejes están fuera de la Iglesia católica (de fide, Papa Eugenio IV). Pero un cardenal que recibe una excomunión por otra cosa aún sigue siendo un cardenal, si bien en un estado de grave pecado.

Entonces, cuando el Papa Pío XII dice que todos los cardenales, cualquier sea el impedimento eclesiástico que estén sometidos, pueden votar y ser elegidos en un cónclave papal, esto presupone que son cardenales que han recibido una excomunión por algo que no es herejía, ya que un cardenal que ha recibido excomunión por herejía ya no es en absoluto un cardenal. El punto clave que se debe entender es que la herejía no es meramente un impedimento eclesiástico – por lo tanto, no es de esto lo que está hablando Pío XII – sino más bien es un impedimento por la ley divina.

El canonista Maroto explica: “Los herejes y los cismáticos están privados del Pontificado supremo por la propia ley divina… deben considerarse excluidos de ocupar el trono de la Sede Apostólica…”[2].

Nótese que los herejes no están excluidos del Papado meramente por impedimentos eclesiásticos (ley humana eclesiástica), sino por impedimentos que provienen de la ley divina. La legislación de Pío XII no se aplica a la herejía, porque él estaba hablando de los impedimentos eclesiásticos: “… o de cualquier otro impedimento eclesiástico…”. Por lo tanto, su legislación no indica que los herejes puedan ser elegidos y continuar siendo Papas, por esa razón leemos que él no mencionó a los herejes. El Papa Pío XII se refería a los cardenales católicos que podrían haber estado bajo excomunión o entredicho.

A fin de probar el punto, supongamos por el bien del argumento de que la legislación del Papa Pío XII sí significaba que un cardenal herético podría ser elegido Papa. Nótese lo que dice Pío XII:

“Nos presentamos la suspensión de tales censuras únicamente a efectos de dicha elección; en otras ocasiones deben permanecer en vigor”.

Pío XII dice que la excomunión es suspendida solamente en el momento de la elección; en otras ocasiones deben permanecer en vigor. Esto significaría que la excomunión por herejía entraría nuevamente en vigor inmediatamente después de la elección y, entonces, el hereje que había sido elegido Papa, ¡perdería su oficio! Por lo tanto, no importando de qué manera se mire, un hereje no puede ser elegido válidamente y a la vez permanecer como Papa.

San Antonino (1459): “En el caso en que el Papa se convirtiera en un hereje, se encontraría, por ese solo hecho y sin ninguna otra sentencia, separado de la Iglesia. Una cabeza separada de un cuerpo no puede, siempre y cuando se mantenga separado, ser cabeza de la misma entidad de la que fue cortada. Por lo tanto, un Papa que se separare de la Iglesia por la herejía, por ese mismo hecho, dejaría de ser la cabeza de la Iglesia. No puede ser un hereje y seguir siendo Papa, porque, puesto que él está fuera de la Iglesia, no puede poseer las llaves de la Iglesia”. (Summa Theologica, citado en Actes de Vatican I. V. Frond pub.)

Si un hereje (alguien que niega la fe) pudiera ser la cabeza dentro de la Iglesia, entonces sería falso el dogma de que la Iglesia es una en la fe (es decir, una, santa, católica y apostólica). Con esto último se refuta la supuesta posibilidad de que un hereje pudiera ser elegido Papa válidamente según lo dicho por el Papa Pío XII.

Notas:

[1] The Papal Encyclicals, vol. 1 (1740-1878), p. 84.

[2] Institutiones Iuris Canonici, 1921.

 

11ª objeción: ¿Qué importa si Benedicto XVI sea un Papa o no? El problema no es asunto mío.

Respuesta: Si no importa que Benedicto XVI sea Papa o no, entonces no importa el anti-catolicismo de la secta del Vaticano II, no importa la Nueva Misa, etc. No se puede separar una cosa de la otra. No se puede separar al Papa de la Iglesia. Por otra parte, sostener que Benedicto XVI es el jefe de la Iglesia católica es afirmar que las puertas del infierno han prevalecido contra Ella.

Además, reconocer obstinadamente a Benedicto XVI como Papa es cometer un pecado contra la fe, ya que se estaría afirmando que él tiene la verdadera fe cuando en realidad es un hereje manifiesto y un apóstata. Por otra parte, reconocer a Benedicto XVI y a los otros antipapas del Vaticano II como verdaderos Papas es cometer un escándalo contra los que no son católicos porque se estaría demostrando incapacidad de presentarles convincentemente la fe católica. Sobre este punto, ahora debemos ver El Dilema Devastador para demostrar qué tan importante es este tema.

El Dilema Devastador: La cuestión de por qué los católicos no pueden ni siquiera presentar la fe a un protestante si aceptan como verdaderos Papas a los antipapas del Vaticano II

Supongamos que el día de mañana usted se encuentra con un protestante bien informado y que está interesado en convertirse al catolicismo. Si bien este hombre afirma estar interesado en hacerse “católico”, él tiene un serio problema con la enseñanza de la Iglesia católica respecto a la justificación: él rechaza los cánones y decretos del Concilio de Trento del siglo XVI. Mientras él explica su posición, usted piensa para sí mismo: “¿Cómo espera este hombre convertirse en católico cuando ni siquiera cree en la enseñanza del Concilio de Trento sobre la justificación?”.

Así que, usted siendo un católico bondadoso, le informa que si él quiere ser católico, él debe aceptar y creer en la enseñanza del Concilio de Trento respecto a la justificación y rechazar la opinión de Lutero de la justificación por la sola fe (sola fide), ya que la Iglesia católica (además de la Escritura – Santiago 2, 24) condena la idea de la justificación sólo por la fe.

Papa Pablo III, Concilio de Trento, sesión 6, cap. 10, ex cathedra: “’Bien veis que el hombre se justifica por sus obras, Y NO SÓLO POR LA FE’ (Santiago 2, 24)”[1].

Pero el protestante le responde diciendo:

“Disculpe señor, no tengo por qué aceptar y creer en la enseñanza del Concilio de Trento con respecto a la justificación para convertirme en católico. Ni tampoco tengo que creer que la justificación sólo por la fe sea una herejía, como usted dice. Su Papa, Benedicto XVI, y su predecesor, Juan Pablo II, quienes ambos son católicos, están de acuerdo y han aprobado un documento que dice que la justificación sólo por la fe no es una herejía, y que los cánones de Trento sobre la justificación no se aplican a la explicación luterana acerca de la justificación”. Y luego él procede a señalar tres puntos sucesivos para comprobarlo.

#1) El protestante, en primer lugar, cita La Declaración conjunta con los luteranos sobre la doctrina de la justificación, aprobado por el Vaticano el 31 de octubre de 1999. Cita dos textos de la Declaración Conjunta con los luteranos sobre la Doctrina de la Justificación, que por casualidad los tenía en su maletín.

Declaración conjunta con los luteranos:“# 5.Una de las finalidades de la presente declaración conjunta es demostrar que a partir de este diálogo, las iglesias luteranas y católica romana se encuentran en posición de expresar una interpretación común de nuestra justificación por la gracia de Dios mediante la fe en Cristo. Cabe señalar que no engloba todo lo que una y otra iglesia enseñan acerca de la justificación, limitándose a recoger el consenso sobre las verdades básicas de dicha doctrina y demostrando que las diferencias subsistentes en cuanto a su explicación, ya no dan lugar a condenas doctrinales”[2].

Después de citar esto, el protestante correctamente le explica que esto excluye cualquier condenación de la opinión luterana acerca de la justificación (sólo por la fe, etc.) A continuación cita el # 13.

Declaración conjunta con los luteranos: “# 13. A LA LUZ DE DICHO CONSENSO, LAS RESPECTIVAS CONDENAS DOCTRINALES DEL SIGLO XVI YA NO SE APLICAN A LOS INTERLOCUTORES DE NUESTROS DÍAS”[3].

Después de citar esto, el protestante correctamente le explica que esto también significa que ya no se aplican las condenaciones de Trento (en el siglo XVI) sobre la opinión luterana de la justificación.

#2) A fin de sustentar su punto, el protestante procede a citar dos textos más de la misma Declaración conjunta con los luteranos.

Declaración conjunta con los luteranos: “# 41. De ahí que las condenas doctrinales del siglo XVI, por lo menos en lo que atañe a la doctrina de la justificación, se vean con nuevos ojos: las condenas del Concilio de Trento no se aplican al magisterio de las iglesias luteranas expuesto en la presente declaración…”[4].

El protestante señala el hecho evidente de que esto significa que ninguna enseñanza luterana contenida en la Declaración conjunta es condenada por el Concilio de Trento. Luego prueba que la justificación sólo por la fe es una de las enseñanzas luteranas expuestas en la Declaración conjunta.

Declaración conjunta con los luteranos: “# 26. Según la interpretación luterana, el pecador es justificado sólo por la fe (sola fide).En la fe depositan su plena confianza en el Creador y Redentor con quien viven en comunión”[5].

Concluye el protestante, con perfecta lógica, que, según el propio acuerdo del Vaticano con los luteranos sobre la justificación, la sola fe no está ciertamente condenada por el Concilio de Trento. Por lo tanto, le dice finalmente a usted:

Mire, señor, los católicos que se adhieren y creen en la Declaración conjunta con los luteranos sobre la doctrina de la justificación no sostienen que la sola fe sea una herejía anatematizadainfaliblemente por el decreto del Concilio de Trento, como usted dice que un católico debe creer a fin de ser católico”.

#3) Por último, este protestante inteligente sabe que usted va a decir que Juan Pablo II y Benedicto XVI no firmaron la Declaración conjunta con los luteranos sobre la doctrina de la justificación. Por tanto, él le hace saber que la Declaración conjunta fue firmada bajo los auspicios de Juan Pablo II y fue aprobada en repetidas ocasiones por Benedicto XVI.

Juan Pablo II, 19 de enero de 2004, En una reunión con los luteranos de Finlandia: “… deseo expresar mi gratitud por el progreso ecuménico hecho entre católicos y luteranos en estos últimos cinco años, desde que se firmó la Declaración conjunta sobre la doctrina de la justificación”[6].

Benedicto XVI, Discurso a los metodistas, 9 de diciembre de 2005: “Me complace la iniciativaque llevaría a las Iglesias-miembros del Consejo metodista mundial a adherirse a la Declaración conjunta sobre la doctrina de la justificación, firmada por la Iglesia católica y la Federación luterana mundial en 1999”[7].

El protestante concluye su presentación diciendo:

“Benedicto XVI (y, antes que él, Juan Pablo II) es un católico que adhiere a la Declaración conjunta con los luteranos sobre la doctrina de la justificación, cuya declaración enseña explícitamente que la sola fe no está anatematizada por Trento, y que las diferencias subsistentes en cuanto a su explicación, entre luteranos y católicos, ya no dan lugar a condenas doctrinales. Por lo tanto, cuando me convierta en católico, yo voy a mantener la misma posición que Benedicto XVI y como lo establece la Declaración conjunta con los luteranos. ¡Sostendré que la justificación es sólo por la fe, y no voy a sostener que aquello es una herejía anatematizada! Y no voy a aceptar los cánones y decretos del Concilio de Trento, ya que Juan Pablo II y Benedicto XVI han aceptado, aprobado, y estuvieron de acuerdo con la Declaración conjunta, la cual explica que los cánones de Trento ya no están en vigor”.

Usted sabe que, como católico, tiene la estricta obligación de decirle que la creencia en la sola fe (fideísmo) y la creencia en la religión católica son incompatibles. Entonces, ¿qué le respondería?

Si usted sostiene que Benedicto XVI y Juan Pablo II son/fueron Papas válidos, entonces usted daría la siguiente respuesta, que es la única cosa que se le puede ocurrir:

Juan Pablo II y Benedicto XVI se equivocaron. Ellos no son infalibles en todo lo que dicen o hacen. La Declaración conjunta no es infalible. El Concilio de Trento es infalible”.

align="justify"Y el protestante inteligente, detectando rápidamente los defectos de esta pobre respuesta ilógica, le respondería:

Señor, yo nunca he dicho que la Declaración conjunta sea infalible. La infalibilidad no tiene nada que ver con nuestra conversación. La idea de fondo es que usted admite que Benedicto XVI es un católico con quién usted se encuentra en comunión, y con quien todo católico debe estar en comunión. Usted admite que él no es un hereje que está fuera de la comunión de la Iglesia católica por abrazar la Declaración conjunta con los luteranos sobre la doctrina de la justificación, por lo que tiene que admitir que yo también seré un católico (no un hereje), en comunión con la Iglesia, cuando yo tome la misma posición de Benedicto XVI”.

Si usted sostiene que Benedicto XVI es un Papa válido, entonces no tendría nada que responderle a este protestante. El debate se ha terminado, y usted ha perdido. Usted no puede, por una parte decir que la aceptación de la sola fe y la Declaración conjunta con los luteranos sobre la doctrina de la justificación es incompatible con la entrada de este protestante a la Iglesia católica (cosa que, como verdadero católico, usted debe admitir que es incompatible, puesto que fue definido infaliblemente en Trento), y al mismo tiempo debe prestar obediencia a Benedicto XVI como cabeza de la Iglesia católica, quien se ha mostrado muy a favor de la Declaración conjunta con los luteranos sobre la doctrina de la justificación. El protestante lo tiene arrinconado y usted se ve obligado a admitir que, de hecho, él puede ser católico y a la vez sostener lo que enseña la Declaración conjunta. Esto demuestra que los que aceptan a Benedicto XVI como Papa no pueden ni siquiera presentar convincentemente la fe católica a un protestante. ELLOS DEBEN ADMITIR SE PUEDE SER “CATÓLICO” Y SOSTENER QUE LA SOLA FE NO ES UNA HEREJÍA ANATEMATIZADA, Y QUE LOS CÁNONES DE TRENTO NO SE APLICAN A LA OPINIÓN LUTERANA SOBRE LA JUSTIFICACIÓN.

Siempre que se reconozca a Benedicto XVI como el Papa católico, se estará defendiendo una Iglesia que ha repudiado al Concilio de Trento, es decir, una “Iglesia” que por definición, es una iglesia no católica – una Iglesia de herejes.

Papa Inocencio III, Eius exemplo, profesión de fe, 18 de diciembre de 1208: “De corazón creemos y con la boca confesamos una sola iglesia, no de herejes, sino la Santa, Romana, Católica y Apostólica, fuera de la cual creemos nadie se salva”[8].

El mismo juicio y autoridad con que usted ha determinado que este protestante no-confesional era un hereje fuera de la Iglesia católica – un juicio que usted hizo al encontrarse con él y que luego descubrió lo que él creía y cómo repudiaba el Concilio de Trento – es exactamente el mismo juicio al cual usted está absolutamente obligado a hacer con respecto a Benedicto XVI. Esto lo debe llevar a concluir de manera asombrosa y esclarecedora que usted no está juzgando a la Santa Sede o a un Papa cuando juzga correctamente que Benedicto XVI no es un católico; más bien usted está identificando a un no-católico por lo que es, del mismo modo que usted identifica correctamente a cualquier protestante no confesional que usted conozca, al igual como usted identifica a cualquier calvinista, metodista o episcopalista. Por lo tanto, usted en la práctica, para convertir a un protestante a la fe católica, debe necesariamente negar que Benedicto XVI sea un verdadero “Papa”, o de lo contrario, tendría que admitir necesariamente que el protestante es católico al igual que usted.

Notas:

[1] Decrees of the Ecumenical Councils, edición inglesa, vol. 2, p. 675.

[2] L’Osservatore Romano, edición inglesa, encarte especial, Declaración Conjunta de la Doctrina de la Justificación, 24 de noviembre de 1999, #5.

[3] L’Osservatore Romano, edición inglesa, encarte especial, Declaración Conjunta de la Doctrina de la Justificación, 24 de noviembre de 1999, #13.

[4] L’Osservatore Romano, edición inglesa, encarte especial, Declaración Conjunta de la Doctrina de la Justificación, 24 de noviembre de 1999, #41.

[5] L’Osservatore Romano, edición inglesa, encarte especial, Declaración Conjunta de la Doctrina de la Justificación, 24 de noviembre de 1999, #26.

[6] L’Osservatore Romano, edición inglesa, 28 de ene. de 2004, p. 4.

[7] L’Osservatore Romano, edición inglesa, 21/28 de dic., p. 5.

[8] Denzinger 423.

 

12ª objeción: ¿Cómo puede ser que toda la Iglesia y todos los cardenales hayan reconocido a un antipapa, como fue en el caso de Juan XXIII (1958-1963)?

Respuesta: El Papa Pablo IV declaró que los católicos no pueden aceptar a un reclamante herético del Papado, incluso si “todos” le llegaran a prestar obediencia – lo que demuestra que es posible que en un momento ocurra que todos le presten obediencia a un antipapa.

Papa Pablo IV, de la Bula Cum ex apostolatus officio, 15 de febrero de 1559: “6. Agregamos, que si en algún tiempo aconteciese que un (…) electo Pontífice Romano que antes de su promoción al cardenalato o asunción al Pontificado, se hubiese desviado de la fe católica, o hubiese caído en herejía, (…) (ii) de ningún modo puede considerarse que tal asunción haya adquirido validez, por aceptación del cargo y por su consagración, o por la subsiguiente posesión o cuasi posesión de gobierno y administración, o por la misma entronización o adoración del Pontífice Romano, o por la obediencia que todos le hayan prestado, cualquiera sea el tiempo transcurrido después de los supuestos antedichos…”.

¡Pero ya hemos tenido una situación donde todos los cardenales reconocieron a un antipapa! Como se describió anteriormente en este libro, durante el Gran Cisma de Occidente, 15 de los 16 cardenales que habían elegido al Papa Urbano VI le retiraron su obediencia sobre la base de que el revoltoso populacho romano había hecho la elección no-canónica. El único cardenal que no repudió al Papa Urbano VI fue el cardenal Tebaldeschi, pero murió poco después, el 7 de septiembre – dejando una situación donde ninguno de los cardenales de la Iglesia católica reconoció al verdadero Papa, Urbano VI. Todos los cardenales consideraron su elección inválida[1].

En el siglo XII, el antipapa Anacleto II – que reinó ocho años en Roma mientras rivalizaba con el verdadero Papa, Inocencio II – ganó el apoyo de la mayoría de los cardenales, del obispo de Porto, del decano del Sacro Colegio, y de todo el pueblo de Roma[2].

Notas:

[1] Warren H. Carroll, A History of Christendom, edición inglesa, vol. 3 (The Glory of Christendom[La Gloria de la Cristiandad]), pp. 432-434.

[2] The Catholic Encyclopedia, edición inglesa, vol. 1, p. 447.

 

13ª objeción: Juan XXII era un hereje, que fue denunciado incluso por el cardenal Orsini, sin embargo, él continuó siendo el Papa.

Chris Ferrara, “Oposición a la Campaña Sedevacantista”, Catholic Family News, agosto de 2005, p. 21: “Comparen la falta de éxito de la Campaña [sedevacantista] por buscar herejía “manifiesta” en los pronunciamientos de los Papas conciliares con el histórico ejemplo del Papa Juan XXII. En 1331, algunos teólogos franceses y el cardenal Orsini denunciaron a Juan XXII como un hereje, cuando, en una serie de sermones, él enseñó que las animas benditas, después de haber terminado su tiempo designado en el purgatorio, no verían a Dios hasta después del juicio final. El cardenal Orsini convocó un concilio general para denunciar al Papa de hereje, (…) Enfrentado de esta manera pública, Juan XXII le respondió que no fue su intención de obligar con sus sermones a toda la Iglesia, y preparó una comisión de teólogos para examinar la cuestión. La comisión le informó al Papa que estaba en un error, y él se retractó del error varios años después, en el día antes de su muerte. Sin embargo, a pesar de ser denunciado como un hereje y amenazado con un concilio general para declarar su herejía, Juan XXII nunca dejó de ser considerado por la Iglesia como Papa, y la historia de la Iglesia debidamente lo registra como tal”[1].

Respuesta: Juan XXII no fue un hereje, y su reinado no es prueba de que los herejes puedan ser Papas.

En primer lugar, queremos que el lector se dé cuenta de algo muy interesante: cuando Chris Ferrara (la persona que presenta esta objeción) expone el caso de Juan XXII, observe cómo exagera el caso Él no duda en calificarlo como un ejemplo de verdadera herejía. Pero cuando habla de las claras herejías de los “Papas” del Vaticano II, todas ellas son disminuidas al punto que él niega que alguna de ellas constituya herejía. Por ejemplo:

Chris Ferrara, “Oposición a la Campaña Sedevacantista”, Catholic Family News, agosto de 2005, p. 21: “Pero la Campaña [sedevacantista] ni siquiera llega a la primera base, ya que, como veremos, a pesar de sus esfuerzos tenaces, ha fallado en identificar alguna herejía “manifiesta” de entre las numerosas declaraciones ambiguas y las acciones inquietantes (incluso escandalosas) de Juan Pablo II o Pablo VI…”[2].

Bueno, entonces ninguna de las evidentes herejías de Juan Pablo II y Pablo VI (p. ej., sus enseñanzas sobre que hay santos en otras religiones; cuando declaran que no debemos convertir a los no católicos; etc.), ni siquiera constituyen herejía, según Ferrara, no obstante, el caso de Juan XXII ciertamente alcanzó – para él –, el nivel de herejía. ¡Qué tontería! ¿Hay alguien que no vea aquí la profunda hipocresía y la total deshonestidad? Cuando Ferrara y otros anti-sedevacantistas sienten que es una ventaja desestimar la herejía, ellos elevan el estándar de exigencia para calificar la herejía, tanto así que, básicamente, nada puede alcanzar ese nivel de verdadera herejía. Sin embargo, cuando consideran oportuno exagerar una herejía (como en el caso de Juan XXII), porque ellos creen que tendrán éxito de oponerse de este modo al sedevacantismo, ahí si que ellos dramatizan y lo hacen parecer mucho peor que lo que realmente era.

La verdad es que Juan XXII no era un hereje. La posición de Juan XXII sobre las ánimas benditas que no ven la visión beatífica hasta después del Juicio universal era una cuestión que aún no se había definido específicamente como dogma. Esta definición fue pronunciada dos años después de la muerte del Papa Juan XXII por el Papa Benedicto XII en Benedictus Deus[3]; pero al parecer a Chris Ferrara no le pareció importante mencionar este hecho.

El hecho de que el cardenal Orsini haya denunciado a Juan XXII como un hereje no prueba nada, sobre todo si consideramos el contexto de los acontecimientos. Para proporcionar unos breves datos históricos: Juan XXII condenó como herética la enseñanza de “los espirituales”.Este grupo sostenía que Cristo y los apóstoles no tenían posesiones individualmente o en común. Juan XXII condenó este punto de vista como contrario a las Sagradas Escrituras, y declaró que son herejes todos aquellos que se adhieren persistentemente a ella[4]. “Los espirituales” y otros como ellos, incluso el rey Luis de Baviera, fueron condenados como herejes.

Cuando aconteció la controversia con respecto a las declaraciones de Juan XXII sobre la visión beatífica, los espirituales y el rey Luis de Baviera se aprovecharon de ello y acusaron al Papa de herejía. Estos enemigos de la Iglesia fueron apoyados por el cardenal Orsini, el hombre a quien Ferrara mencionó en su artículo.

La Enciclopedia Católica, “Juan XXII”, vol. 8, 1910, p. 433: “Los espirituales, siempre en una alianza íntima con Luis de Baviera, se aprovecharon de estos acontecimientos para acusar al Papa de herejía, apoyados por el cardenal Napoleón Orsini. En unión con este último, el rey Luis le escribió a los cardenales, instándolos a convocar un concilio general y condenar al Papa”[5].

Con estos antecedentes, podemos ver que la declaración de Ferrara de que el “cardenal Orsini convocó un concilio general para denunciar al Papa de hereje…” toma una perspectiva diferente: Sí, el cardenal Orsini y sus buenos amigos, los herejes excomulgados. De hecho, incluso el propio “Papa” de Chris Ferrara, en su libro Teología dogmática, toma nota de que el escándalo fue utilizado por los enemigos de la Iglesia con fines políticos:

“Cardenal” Joseph Ratzinger (Benedicto XVI), Teología dogmática, 1977, p. 137: “El escándalo [de Juan XXII] fue utilizado con fines políticos en la acusación de herejía introducida por los franciscanos enemigos del Papa [los espirituales] en el círculo de Guillermo de Ockham en la corte del emperador Luis de Baviera”[6].

Chris Ferrara se ha unido a la compañía de los enemigos de la Iglesia por exagerar el caso de Juan XXII. Juan XXII no era un hereje. Además del hecho de que el asunto aún no se había definido específicamente como dogma, Juan XXII también dejó en claro que él no obligó a nadie a creer en su (falsa) opinión y que no tenía una conclusión definitiva sobre esa materia:

La Enciclopedia Católica, sobre el Papa Juan XXII: “El Papa Juan le escribió al rey Felipe IV al respecto (noviembre de 1333), y destacó el hecho que, siempre y cuando la Santa Sede no haya emitido una decisión, los teólogos pudieron gozar de una libertad perfecta sobre esta materia. En diciembre de 1333, los teólogos de París, después de una consulta sobre la cuestión, decidieron en favor de la doctrina que las animas benditas veían a Dios inmediatamente después de la muerte o después de que se cumpliera su purificación; señalaron al mismo tiempo que el Papa no había emitido ninguna decisión sobre esta cuestión, sino sólo había dado su opinión personal, y que ahora le pedían al Papa que confirme su decisión. Juan asignó una comisión en Aviñón para estudiar los escritos de los Santos Padres, y para discutir sobre la cuestión en disputa. En un consistorio celebrado el 3 de enero de 1334, el Papa declaró explícitamente que nunca tuvo la intención de enseñar algo contrario a la Sagrada Escritura o a la regla de fe y que de hecho no tenía la intención de emitir alguna decisión. Antes de su muerte, se retractó de su dictamen anterior, y manifestó su creencia de que las almas separadas de sus cuerpos gozan en el cielo de la visión beatífica”[7].

Todo esto sirve para demostrar que Juan XXII no era un hereje. Él tenía una opinión personal que estaba completamente equivocada, opinión sobre la cual él mismo declaró explícitamente que no era más que una opinión. De hecho, a pesar de su significativo error, Juan XXII fue bastante vigoroso contra la herejía. Su condena a los espirituales y al rey Luis de Baviera es prueba de que él sí condenaba la herejía. Compararlo con los antipapas del Vaticano II que ni siquiera creen que exista la herejía es totalmente ridículo. Cómo ya se demostró, ¡Benedicto XVI ni siquiera cree que el protestantismo sea una herejía! ¡Qué burla satánica que alguien obstinadamenteafirme, frente a estos éstos hechos, que ese hombre sea un católico! El hecho es que, donde busquen los anti-sedevacantistas (ya sea en el dogma del Papado, o en las acciones de Lutero, etc.), ellos serán refutados. Por ejemplo, ya que estamos en el tema de Juan XXII y el Juicio universal, debe recordarse que Benedicto XVI niega el que quizás es el dogma católico más central respecto al Juicio universal: la resurrección de los cuerpos, como lo hemos demostrado en el capítulo anterior (20) sobre sus herejías.

Benedicto XVI, Introducción al Cristianismo, 2004, p. 349: “Esto indica claramente que la médula de la fe en la resurrección no consiste en la idea de la restitución de los cuerpos, a lo que nosotros la hemos reducido; todo esto es válido, aunque la Biblia haya cambiado la representación”[8].

Benedicto XVI, Introducción al Cristianismo, 2004, pp. 357-358: “En pocas palabras, Pablo no enseña la resurrección de los cuerpos, sino de las personas…”[9].

Así que, cuando los anti-sedevacantistas plantean la cuestión de Juan XXII y el Juicio final, ellos no hacen nada más que hacernos recordar de otro dogma que Benedicto XVI niega. Y además es una prueba más de por qué él no es el Papa.

Notas:

[1] Chris Ferrara, “Opposing the Sedevacantist Enterprise”, Catholic Family News, agosto de 2005, p. 21.

[2] Chris Ferrara, “Opposing the Sedevacantist Enterprise”, Catholic Family News, agosto de 2005, p. 21.

[3] Denzinger 530.

[4] Denzinger 494.

[5] The Catholic Encyclopedia, edición inglesa, “John XXII” [Juan XXII], vol. 8, 1910. P. 433.

[6] Benedicto XVI, Dogmatic Theology [Teología Dogmática], edición inglesa, The Catholic University of America Press, 1977, p. 137.

[7] The Catholic Encyclopedia, edición inglesa, vol. 8, p. 433.

[8] Benedicto XVI, Introducción al Cristianismo, edición inglesa, p. 349.

[9] Benedicto XVI, Introducción al Cristianismo, edición inglesa, pp. 357-358.

 

14ª objeción: El Papa Honorio fue condenado por herejía por un concilio general después de su muerte, sin embargo, la Iglesia no considera que haya dejado de ser Papa, a pesar de que fue acusado de herejía durante su reinado.

Respuesta: Como ya hemos visto, es un hecho dogmático que un hereje no puede ser Papa, ya que es un dogma infaliblemente definido que un hereje deja de ser miembro de la Iglesia Católica.

Papa Eugenio IV, Concilio de Florencia, ex cathedra: “[La Santa Iglesia romana] firmemente cree, profesa y predica que nadie que no esté dentro de la Iglesia católica, no sólo los paganos, sino también judíos o herejesy cismáticos…”[1].

El caso del Papa Honorio no prueba que un hereje pueda ser Papa.

Puesto que Honorio fue un Papa elegido válidamente (por eso su nombre se encuentra en la lista de los verdaderos Papas), si él se convirtió en un verdadero hereje durante su reinado, entonces él perdió el oficio papal, porque incluso hasta los mismos anti-sedevacantistas que levantan este argumento admiten que: “los herejes no son católicos y los no católicos no pueden ser Papas”.

Además, como afirma The Catholic Encyclopedia de 1907, todavía persiste cierta confusión (incluso entre los sucesores de Honorio) de si el Papa Honorio fue un hereje o un mero culpable por no reprimir la herejía o si fue simplemente mal entendido. Algunos eruditos que incluso han estudiado la cuestión con gran detalle, aún no están convencidos de que Honorio fuera condenado como hereje por el Tercer Concilio de Constantinopla. Su argumento se basa en el hecho de que el Papa San Agatón, que vivió durante el concilio, murió antes de que terminara. Puesto que los decretos de un concilio sólo poseen autoridad cuando son otorgados por la confirmación del Papa; ellos sostienen que el Papa San León II, que confirmó el concilio, sólo confirmó la condenación de Honorio por no haber reprimido la herejía, y, por lo tanto, permitió que la fe se contaminara. Esta confusión explica la razón de lo que dijo San Francisco de Sales acerca de Honorio (ver más adelante).

Para distinguir aún más el caso de Honorio de los antipapas del Vaticano II, es importante señalar que las dos cartas de Honorio que supuestamente favorecían la herejía monotelita (escritas en 634) fueron cartas dirigidas a Sergio, el patriarca de Constantinopla. Estas cartas no solamente fueron casi desconocidas en aquella época, sino además, fueron defendidos por el Papa que reinó inmediatamente después de Honorio.

Por ejemplo, el Papa Juan IV (640-643), que fue el segundo Papa en reinar después del Papa Honorio, defendió a Honorio de toda acusación de herejía. El Papa Juan IV estaba convencido que Honorio no había enseñado la herejía monotelita (esto es, que Cristo tiene una sola voluntad), sino que Honorio simplemente señaló que nuestro Señor no tiene dos voluntades contrarias.

Papa Juan IV, carta “Dominus qui dixit” al emperador Constantino, con respecto al Papa Honorio, 641: “…Así, pues, el predicho predecesor mío [Honorio] decía del misterio de la encarnación de Cristo que no había en Él, como en nosotros pecadores, dos voluntades contrarias de la mente y de la carne. Algunos, acomodando esta doctrina a su propio sentido, han sospechado que Honorio enseñó que la divinidad y la humanidad de Aquél no tienen más que una sola voluntad, interpretación que es de todo punto contraria a la verdad”[3].

Tomando en cuenta estos hechos, podemos ver: 1) el caso del Papa Honorio no prueba que los herejes pueden ser Papas, ya que la Iglesia enseña infaliblemente definido que un hereje deja de ser miembro (o el Papa) de la Iglesia Católica (si él [Honorio] se convirtió en un verdadero hereje durante su reinado, entonces él perdió el oficio papal en los últimos tres años y medio del total de su pontificado de trece años), y 2) los hechos del caso del Papa Honorio son drásticamente diferentes al caso de los antipapas del Vaticano II. Comparar las dos cartas del Papa Honorio con las acciones y declaraciones de los herejes manifiestos Pablo VI, Juan Pablo II y Benedicto XVI, es como comparar un grano de arena con una playa.

Por último, si desea más confirmación sobre que los herejes ipso facto dejan de ser Papas, y que el caso del Papa Honorio no proporciona ninguna evidencia de lo contrario, no lo acepte tan solo por nuestra palabra, sino compruébelo por usted mismo con la siguiente cita.

San Francisco de Sales (siglo XVII), Doctor de la Iglesia, La Controversia Católica, pp. 305-306: “Por lo tanto, no decimos que el Papa no pueda errar en sus opiniones privadas, tal como lo hizo Juan XXII, ni tampoco ser totalmente hereje, como tal vez lo fue Honorio. Ahora bien, cuando él [el Papa] es explícitamente un hereje, cae ipso facto de su dignidad y fuera de la Iglesia…”[4].

En el mismo párrafo que San Francisco de Sales (Doctor de la Iglesia) menciona al Papa Honorio, él afirma inequívocamente que un Papa deja de ser Papa si se convierte en un hereje. San Francisco de Sales no estaba seguro si el Papa Honorio fue un hereje o si meramente no reprimió la herejía; sin embargo, fuere lo que fuere, San Francisco sabía que el caso de Honorio no afectaba la verdad que los herejes no pueden ser Papas.

San Roberto Belarmino y San Alfonso Ma de Ligorio también estaban familiarizados con el caso del Papa Honorio y eso no les impidió que declararan lo siguiente:

San Roberto Belarmino (1610), Doctor de la Iglesia: “Un Papa que se manifieste hereje, por ese mismo hecho(per se) cesa de ser Papa y cabeza, así como por lo mismo deja de ser un cristiano y miembro de la Iglesia. Por tanto, él puede ser juzgado y castigado por la Iglesia. Esta es la enseñanza de todos los Padres antiguos, que enseñaban que los herejes manifiestos pierden inmediatamente toda jurisdicción”.

San Alfonso de Ligorio (1787), Doctor de la Iglesia: “Si alguna vez un Papa, como persona privada, cayera en herejía, él perdería inmediatamente el pontificado”[5].

Tomando en cuenta estos hechos, podemos ver que el argumento anti-sedevacantista basado en Honorio no prueba nada para ello, sino que por el contrario, nos recuerda la enseñanza de los Doctores de la Iglesia quienes, teniendo presente este caso, declararon que los herejes no pueden ser Papas.

Notas:

[1] Decrees of the Ecumenical Councils, edición inglesa, vol. 1, p. 578; Denzinger 714.

[2] Decrees of the Ecumenical Councils, edición inglesa, vol. 1, pp. 125-126.

[3] Denzinger 253.

[4] San Francisco de Sales, The Catholic Controversy, edición inglesa, pp. 305-306.

[5] Oeuvres Complètes, 9:232.

 

15ª objeción: La Iglesia y la jerarquía siempre serán visibles. Si la Iglesia del Vaticano II no es la verdadera Iglesia católica, entonces la Iglesia y la jerarquía ya no son visibles.

Respuesta: 1) Las personas malinterpretan qué es lo que consiste la visibilidad de la Iglesia, 2) la secta del Vaticano II no puede ser la Iglesia visible de Cristo, y 3) la secta Vaticano II niega esta misma enseñanza sobre la visibilidad de la Iglesia.

Nadie niega que la Iglesia católica pueda dejar de existir en todos los países del mundo, a excepción de uno. La visibilidad de la Iglesia no requiere que los fieles o la jerarquía sean vistos en cada lugar geográfico del mundo entero. Esto nunca ha sido el caso. En términos más simples, la visibilidad de la Iglesia significa que haya verdaderos fieles católicos que profesan externamente la única religión verdadera, incluso si son reducidos a un número muy pequeño. Estos fieles que profesan externamente la única religión verdadera siempre serán la Iglesia visible de Cristo, aun cuando su cantidad sea reducida a sólo un puñado.

Y esto es precisamente lo que está predicho que ocurrirá en el fin del mundo.

San Atanasio: “Los católicos que se mantienen fieles a la Tradición aún si ellos son reducidos a un manojo, ellos son la verdadera Iglesia de Jesucristo”[1].

Nuestro Señor mismo nos indica que el número de la Iglesia será terriblemente pequeño en los últimos días.

Lucas 18, 8: “Mas cuando viniere el Hijo del Hombre, ¿pensáis que hallará fe en la tierra?

En el Apocalipsis de San Juan parece indicarnos lo mismo.

Apocalipsis 11, 1-2: “Entonces se me dio una caña a manera de una vara, y se me dijo: Levántate y mide el templo de Dios, y el altar, y los que adoran en él; pero el atrio exterior del templo, déjalo fuera, y no lo midas, por cuanto está dado a los gentiles…”.

La versión Haydock católica inglesa de la Biblia de Douay-Rheims, una colección popular de comentarios católicos sobre las Escrituras escrito por el Rev. P. Geo. Leo Haydock, contiene el siguiente comentario sobre el Apoc. 11, 1-2.

Comentario católico de Pastorini sobre el Apoc. 11, 1-2, Versión Haydock católica inglesa de la Biblia de Douay-Rheims: “Las iglesias consagradas al Dios verdadero, son tan reducidas en número, que son representadas por San Juan como una única iglesia; sus ministros ofician en un altar, y todos los fieles verdaderos son tan pocos, con respecto a la mayor parte de la humanidad, que el evangelista los ve reunidos en un solo templo, para presentar sus adoraciones al Altísimo”[2].

El magisterio de la Iglesia católica nunca ha enseñado que siempre debe haber un cierto número de obispos o fieles para que exista la Iglesia. Siempre que haya por lo menos un sacerdote o un obispo y al menos unos pocos fieles, la Iglesia y la jerarquía estarán vivas y visibles. Hoy en día son muchos más que un manojo los fieles que sostienen la fe católica inmutable. Por lo tanto, el argumento de nuestros adversarios desde la perspectiva de la visibilidad carece de mérito y es contraria a las profecías de la Sagrada Escritura.

Además, durante la crisis arriana (siglo IV) la verdadera fe desapareció en regiones enteras, tanto así, que casi no se encontraban obispos católicos en ningún lugar.

P. William Jurgens: “En un momento de la historia de la Iglesia, sólo unos años antes de la presente predicación de Gregorio [Nacianceno] (380 d.C.), quizás el número de obispos católicos en posesión de sus diócesis, a diferencia de obispos arrianos en posesión de sus diócesis, no era mayor al 1% y 3% en total. Si la doctrina hubiera sido determinada por la mayoría, hoy seríamos todos negadores de Cristo y opositores del Espíritu”[3].

P. William Jurgens: “En la época del emperador Valente (siglo IV), Basilio era prácticamente el único obispo ortodoxo en todo Oriente que tuvo éxito en conservar el cargo de su diócesis (…) Si no le importa al hombre moderno saber la historia del arrianismo, por lo menos no debería desconocer que la Iglesia Católica no toma en cuenta la popularidad y el número para determinar y conservar la doctrina: de otro modo, hubiéramos abandonado a Basilio, Hilario, Atanasio, Liberio y Osio y nos llamaríamos arrianos”[4].

La herejía arriana se extendió tanto en el siglo IV que los arrianos (quienes negaban la divinidad de Cristo) llegaron a ocupar casi todas las iglesias católicas, por lo que en todas partes parecía que sólo ellos eran la legítima jerarquía.

San Ambrosio (+382): “No hay para mí suficientes horas del día como para enumerar los nombres de todas las diversas sectas de los herejes”[5].

Las cosas estaban tan mal en aquella época que San Gregorio Nacianceno se vio obligado a decir lo que muy bien se podría decir hoy en día respecto del remanente católico.

San Gregorio Nacianceno, “Contra los arrianos”, (+380): “¿Dónde están los que nos insultan por nuestra pobreza y se enorgullecen de sus riquezas? ¿Esos que definen a la Iglesia por números y desprecian al rebaño pequeño?”[6].

Por lo tanto, este período de la historia de la Iglesia prueba un punto importante para nuestro tiempo: si la misión indefectible de la Iglesia de enseñar, gobernar y santificar requiere un obispo gobernante (es decir, con jurisdicción) para que la Iglesia de Cristo esté presente y operante en una sede o diócesis en particular, entonces uno tendría que decir que la Iglesia de Cristo había desaparecido en todos aquellos territorios donde no hubo un obispo católico que gobernare durante la herejía arriana. Sin embargo, es un hecho que en el siglo IV, en los lugares donde los fieles conservaron la verdadera fe católica, incluso en aquellas sedes donde el obispo era arriano, el remanente de fieles católicos constituía la verdadera Iglesia visible de Cristo. En ese remanente, la Iglesia católica existió y perseveró en su misión de enseñar, gobernar y santificar sin un obispo gobernante, lo que demuestra que la indefectibilidad de la Iglesia de Cristo y su misión de enseñar, gobernar y santificar no requiere necesariamente de la presencia de un obispo con legítima jurisdicción.

También hay que señalar que la jerarquía se puede definir de dos maneras: jerarquía jurisdiccional y jerarquía eclesiástica[7].

Papa Pío XII, Ad sinarm gentum, # 13, 7 de octubre de 1954: “Además – lo que del mismo modo ha sido establecido por disposición divina – a la potestad de orden (en virtud de la cual la jerarquía eclesiástica se halla compuesta de obispos, sacerdotes y ministros) se accede recibiendo el sacramento del orden sagrado”[8].

Sólo aquellos que tengan jurisdicción ordinaria (es decir, jurisdicción que se adjunta a un oficio) constituyen la jerarquía jurisdiccional. Por otro lado, todo sacerdote católico válido constituye parte de la jerarquía eclesiástica. Es posible entonces que la jerarquía siga existiendo mientras haya jerarquía eclesiástica.

Los anti-sedevacantistas que plantean esta objeción no pueden identificar a un verdadero obispo católico con jurisdicción ordinaria. Pues, ¿a quién van a señalar? ¿Al “obispo” Bruskewitz, que en su propia catedral realizó una Séder Pascual interreligiosa con un grupo de rabinos durante la Semana Santa?[9] ¿Van a señalar al “cardenal” Mahony o al “cardenal” Keeler?

Si fuera verdadero que debe haber un obispo con jurisdicción ordinaria en algún lugar (cosa que no se ha demostrado), entonces él estaría en algún lugar. Pero ello no cambia el hecho de que Benedicto XVI y sus obispos apóstatas sean no católicos y, por lo tanto, no formen parte de la jerarquía. Frente a un hecho, no hay argumento; por lo tanto, contra este hecho, no hay argumento.

Por otra parte, hay un dato interesante sobre la crisis de la querella por las investiduras laicas (1075-1122). Durante esta crisis, el malvado rey de Alemania, Enrique IV, instituyó a un antipapa (que fue apoyado por muchos obispos alemanes). Enrique también nombró a sus obispos que también se sometieron al antipapa. El resultado fue que había dos obispos en casi todas las diócesis y con ello una gran confusión.

Enciclopedia Católica, vol. 8, 1910, “Investiduras”, p. 86: “Ahora había mucha confusión en todas partes, (…) Muchas diócesis tenían dos ocupantes. Ambos partidos llamaban a sus rivales perjuros y traidores…”[16].

El punto es que, al igual como actualmente estamos frente a una apostasía sin precedentes, la Iglesia ha atravesado en el pasado por épocas confusas, incluyendo aquellas en que era difícil identificar a la verdadera jerarquía.

Notas:

[1] Coll. Selecta SS. Eccl. Patrum, Caillu y Guillou, vol. 32, pp. 411-412.

[2] The Douay-Rheims New Testament with a Catholic Commentary[La Biblia [inglesa] de Douay-Rheims del Nuevo Testamento con un comentario católico], edición inglesa, por Rev. Leo Haydock, Monrovia, CA: Catholic Treasures, 1991, p. 1640.

[3] Jurgens, The Faith of the Early Fathers [La Fe de los Padres Primitivos], edición inglesa, Collegeville, MN: The Liturgical Press, 1970, vol. 2, p. 39.

[4] Jurgens, The Faith of the Early Fathers, edición inglesa, vol. 2, p. 3.

[5] Jurgens, The Faith of the Early Fathers, edición inglesa, vol. 2, p. 158.

[6] Jurgens, The Faith of the Early Fathers, edición inglesa, vol. 2, p. 33.

[7] Donald Attwater, A Catholic Dictionary, edición inglesa, “Hierarchy” [Jerarquía], Tan Books, p. 229.

[8] The Papal Encyclicals, vol. 4 (1939-1958), p. 267.

[9] Catholic Family News[Noticiero para Familias Católicas], enero de 1999.

[10] Decrees of the Ecumenical Councils, edición inglesa, vol. 2, p. 908.

[11] The Encyclicals of John Paul II [Las Encíclicas de Juan Pablo II], edición inglesa, Huntington, IN: Our Sunday Visitor Publishing Division, 1996, p. 918.

[12] The Papal Encyclicals, vol. 2 (1878-1903), p. 388.

[13] The Papal Encyclicals, vol. 3 (1903-1939), p. 317.

[14] The Papal Encyclicals, vol. 4 (1939-1958), p. 50.

[15] The Papal Encyclicals, vol. 2 (1878-1903), p. 388.

[16] The Catholic Encyclopedia, edición inglesa, vol. 8, 1910, “Investitures” [investiduras], p. 86.

 

16ª objeción: Los Papas del Vaticano II no han enseñado herejía manifiesta porque sus declaraciones son ambiguas y requieren ser comentadas/interpretadas.

Chris Ferrara, “Oposición a la Campaña Sedevacantista, II Parte”, Catholic Family News, octubre de 2005, p. 8: “Ahora bien, aquello que se manifiesta – es decir, claro, evidente, obvio, inconfundible e indudable – no requiere explicación. Esta misma cualidad de no requerir una explicación es lo que lo hace manifiesto. Por lo tanto, antes que la campaña pueda siquiera llegar a la primera base, debe mostrarnos no solamente declaraciones papales hechas abiertamente, sino declaraciones cuya supuesta herejía no requiera ninguna explicación para demostrarla. En las palabras papales en sí mismas – no las interpretaciones sedevacantistas de dichas palabras – debe quedar clara la herejía.

“Si un Papa llegara a declarar a toda la Iglesia en algún documento o declaración pública: ‘No hay Santísima Trinidad. ¡Sólo hay un Dios Creador, tal y como creen los musulmanes!’, entonces su herejía sería manifiesta en el sentido pleno y correcto de la palabra”[1].

Respuesta: Chris Ferrara, como de costumbre, está totalmente equivocado. En primer lugar, hay muchos ejemplos de herejías manifiestas de los antipapas postconciliares que no requieren explicación o comentario, como lo hemos visto ya. En segundo lugar, la autoridad papal nos enseña que algunas herejías sí requieren una explicación, un estudio y análisis profundo para descubrir y condenarlas, como pronto veremos.

Antes de hablar sobre estos dos puntos, es necesario que el lector analice el ejemplo de la herejía que Ferrara pone como ejemplo. Él dio el ejemplo de la herejía: “No hay Santísima Trinidad”. Según Chris Ferrara, este es un ejemplo indiscutible de herejía manifiesta. Es cierto que esta afirmación es una herejía, pero observe bien que, incluso en este ejemplo no se trata de una negación exactamente palabra por palabra de una definición dogmática.Por lo que estamos claros, no hay una definición dogmática expresa sobre la Santísima Trinidad que declare: “Hay una Santísima Trinidad”. Hay definiciones, tales como las siguientes:

Papa Gregorio X, Segundo Concilio de Lyon, 1274, ex cathedra: “Creemos que la Santa Trinidad, Padre e Hijo y Espíritu Santo es un solo Dios omnipotente…”[2].

Por supuesto, los católicos inmediatamente reconocen que una declaración que diga “No hay Santísima Trinidad” equivale a una negación directa a esta definición dogmática, aunque no la niega palabra por palabra. Así, al darnos su único ejemplo de herejía – el único ejemplo que probablemente inventó Ferrara porque se sintió seguro de que los sedevacantistas no pueden encontrar una herejía equivalente sobre la Trinidad dicha por Benedicto XVI –, prueba nuestro punto: las declaraciones que equivalen a una negación directa de los dogmas, a pesar de que no sean negaciones exactamente palabra por palabra de una definición dogmática, son ejemplos de herejía manifiesta.

Así como los católicos reconocen inmediatamente que la declaración: “No hay Santísima Trinidad” es una herejía manifiesta, a pesar que no existe ningún dogma que declara exactamente lo contrario palabra por palabra, también reconocen inmediatamente que la declaración de Benedicto XVI que el protestantismo no es una herejía es, por supuesto, una negación directa de los dogmas católicos que condenaron las enseñanzas protestantes como heréticas. Gracias, Sr. Ferrera, por demostrar nuestro punto nuevamente.

Ahora vamos a citar más de diez declaraciones de Benedicto XVI (y una sola de Juan Pablo II) y no presentaremos ningún comentario. Todo aquel que sea sincero y honesto verá que ellas equivalen a un rechazo directo del dogma católico sin necesidad de algún tipo de análisis.

“Cardenal” Joseph Ratzinger, El Significado de la Fraternidad Cristiana, pp. 87-88: “La dificultad es profunda a la manera de dar una respuesta. En última instancia, se debe al hecho de que no existe una categoría adecuada en el pensamiento católico para el fenómeno del protestantismo de hoy(se podría decir lo mismo de la relación con las iglesias separadas del oriente). Es evidente que la antigua categoría de ‘herejía’ ya no es de ningún valor(…) El protestantismo ha hecho una importante contribución a la realización de la fe cristiana, cumpliendo una función positiva en el desarrollo del mensaje cristiano (…) La conclusión es inevitable, entonces: el protestantismo de hoy es algo diferente de la herejía en el sentido tradicional, un fenómeno cuyo verdadero lugar teológico no ha sido aún determinado”[3].

No es necesario comentar.

Joseph Ratzinger, Puntos teologales culminantes del Vaticano II, pp. 61, 68: “… Mientras tanto la Iglesia católica no tiene el derecho de absorber a las otras Iglesias. La Iglesia aún no les ha preparado un lugar para ellas mismas, pero ellas tienen el derecho legítimo de (…) una unidad básica – de las iglesias que permanecen Iglesias, pero que se convierten en una Iglesia particular – debe reemplazar la idea de la conversión, a pesar de que la conversión conserva su significado para aquellos que por motivos de conciencia la buscan”[4].

No es necesario comentar.

“Cardenal” Joseph Ratzinger, Dios y el mundo, 2000, p. 209: “Como es natural, también es posible leer el Antiguo Testamento como si no se dirigiera a Cristo, no señala de manera inequívoca a Cristo. Y si los judíos no pueden verlo consumado en él, no es sólo por malignidad, sino también por la oscuridad de las palabras y la relación de tensión entre la figura de Jesús y dichas palabras. Jesús les imprime un nuevo significado, y gracias a él todas adquieren un contexto, una dirección y un sentido. Existen, por tanto, buenos motivos para negar que el Antiguo Testamento se refiera a Cristo y decir: No, no es esto lo que él dijo. Y también buenas razones para reivindicarlo – tal es la disputa existente entre judíos y cristianos”[6].

No es necesario comentar.

“Cardenal” Ratzinger, Principios de la teología católica (1982), p. 377: “… Hay una obsesión con el rótulo que se refiere a la liturgia de la Iglesia como inválida y por lo tanto se pone fuera de la Iglesia. Se olvida aquí que la validez de la liturgia depende en primer lugar, no en palabras específicas, sino en la comunidadde la Iglesia…”[7]

No es necesario comentar.

“Cardenal” Ratzinger, Principios de la teología católica (1982), p. 202: “Ello significa que el católico no insiste en la disolución de las confesiones protestantesy la demolición de sus iglesias, sino que espera, más bien, que ellos sean fortalecidos en sus confesiones y en su realidad eclesial”[8].

No es necesario comentar.

Juan Pablo II, Ut unum sint, # 84, 25 de mayo de 1995: “… [Hablando de las “iglesias” no católicas] Estos santos proceden de todas las Iglesias y Comunidades eclesiales, QUE LES ABRIERON LA ENTRADA EN LA COMUNIÓN DE LA SALVACIÓN”[9].

No es necesario comentar.

“Cardenal” Joseph Ratzinger, Principios de la teología católica, 1982, p. 381: “Si es conveniente ofrecer un diagnóstico del texto [del documento del Vaticano II, Gaudium et Spes] en su conjunto, podríamos decir que (en relación con los textos sobre la libertad religiosa y las religiones del mundo) es una revisión del Syllabus de Pío IX, una especie de contra syllabus(…) Como resultado, la unilateralidad de la posición adoptada por la Iglesia bajo Pío IXy Pío X en respuesta a la situación creada por la nueva etapa de la historia inaugurada por la revolución francesa fue, en gran medida, corregida via facti, especialmente en Europa central, pero todavía no existía una declaración básica sobre la relación que debe existir entre la Iglesia y el mundo que había llegado a su existencia después de 1789”[10].

No es necesario comentar.

“Cardenal” Joseph Ratzinger, Colaboradores de la Verdad, 1990, p. 217: “La pregunta que realmente nos interesa, la cuestión que realmente nos oprime es ¿por qué es necesario que nosotros practiquemos específicamente la fe cristiana en su totalidad?; ¿por qué, cuándo hay tantos otros caminos que conducen al cielo y a la salvación, se deba requerir de nosotros soportemos día a día, todo el peso de los dogmas eclesiales y el ethos eclesial? Y así llegamos de nuevo a la pregunta: ¿Qué es exactamente la realidad cristiana? ¿Cuál es el elemento específico del cristianismo que no sólo justifica, sino que lo hace obligatoriamente necesario para nosotros? Cuando se plantea la pregunta sobre el fundamento y el sentido de nuestra existencia cristiana, entra un cierto falso anhelo de la vida aparentemente más cómoda de las otras personas que también se dirigen al cielo. Nos parecemos demasiado a los obreros de la primera hora de la parábola de los obreros de la viña (Mt. 20, 1-16). Una vez que descubrieron que podían haber ganado su salario diario de una manera mucho más fácil, no podían entender por qué habían tenido que trabajar todo el día. ¡Pero qué extraña actitud de encontrar pocos fructuosos los deberes de nuestra vida cristiana sólo porque el denario de la salvación se puede ganar sin ellos!Parece que nosotros – como los obreros de la primera hora – queremos que se nos pague no sólo con nuestra propia salvación, pero en particular con la carencia de la salvación de los demás. Eso es a la vez muy humano y profundamente anti-cristiano”[11].

No es necesario comentar.

“Cardenal” Joseph Ratzinger, Colaboradores de la Verdad, 1990, p. 29: “Como dice la frase contundente de Congar, sería tan tonto y perverso identificar la eficacia del Espíritu Santo con el trabajo del aparato eclesial. Esto significaría que incluso en la fe católica la unidad de la Iglesia estaría aún en el proceso de formación, que sólo se alcanzaría por completo en el eschaton [el fin del mundo], al igual que la gracia no se perfeccionaría hasta que sus efectos sean visibles – si bien la comunidad de Dios ya ha comenzado a ser visible”[12].

No es necesario comentar.

“Cardenal” Joseph Ratzinger, Introducción al Cristianismo, 2004, p. 349: “Esto indica claramente que la médula de la fe en la resurrección no consiste en la idea de la restitución de los cuerpos, a lo que nosotros la hemos reducido; todo esto es válido, aunque la Biblia haya cambiado la representación”[13].

No es necesario comentar.

El pueblo judío y las Sagradas Escrituras en la Biblia cristiana, sección II, A, con prólogo de Benedicto XVI: “La espera mesiánica de los judíos no es vana (…) leer la Biblia como la lee el judaísmo implica necesariamente la aceptación de todos sus presupuestos(…) que excluyen la fe en Jesús como Mesías e Hijo de Dios (…) los cristianos pueden y deben admitir que la lectura judía de la Biblia es una lectura posible…”[14].

Hay muchísimas otras, pero éstas constituyen más de diez ejemplos de herejías manifiestas que equivalen a una negación directa del dogma católico sin ningún tipo de necesidad de comentario.

CHRIS FERRARA vs EL PAPA PÍO VI
SOBRE LA AMBIGÜEDAD EN LA HEREJÍA=
UNGOLPE DE GRACIA PARA EL PAPA PÍO VI

Además del hecho de que hay herejías manifiestas de los antipapas del Vaticano II que no requieren comentario, como acabamos de ver, lo que destruye totalmente el argumento de Ferrara, está el hecho de que el Papa Pío VI enseña exactamente lo contrario sobre la herejía y la ambigüedad. ¡El Papa Pío VI declara que los herejes, tal como Nestorio, siempre han ocultado sus herejías y errores doctrinales en la contradicción y la ambigüedad!

Papa Pío VI, condenación del Sínodo de Pistoya, de la Bula “Auctorem fidei”, 28 de agosto de 1794: “[Los doctores antiguos] Sabían los novadores muy bien el astuto arte de engañar, los cuales temiendo ofender los oídos católicos cuidan ordinariamente ocultarlos con fraudulentos artificios de palabras, para que entre la variedad de sentidos con mayor suavidad se introduzca en los ánimos el error oculto, y suceda, que corrompida por una ligerísima adición o mudanza la verdad de la sentencia, pase sutilmente a causar la muerte, la confesión que obraba la salud. Y a la verdad este modo solapado y falaz de discurrir, aunque en todo género de oración es vicioso, mucho menos debe tolerarse en un Sínodo, cuya especial alabanza es el observar, cuando enseña, tal claridad en el decir, que no deje peligro alguno de tropezar.

”Y por tanto, si en este género de cosas se llegase a cometer error, no se pueda defender con aquella engañosa excusa que suele darse, de que lo que tal vez por descuido se dijo en una parte con mayor dureza, se halla en otros lugares más claramente explicado y aun corregido; como si esta descarada licencia de afirmar, y negar y contradecirse según su voluntad, que fue siempre la fraudulenta astucia de los novadores para sorprender con el error, no fuese más propia para descubrirle que para ocultarle:

”O como si especialmente a los indoctos que por casualidad viniesen a dar con esta o la otra parte del Sínodo, que a todos se presenta en lengua vulgar, les hubiesen de ocurrir siempre aquellos otros lugares dispersos que deberían mirarse, o aun vistos estos tuviese cualquiera bastante instrucción para conciliarlos por sí mismo, de suerte que, como aquellos falsamente y sin consideración dicen, puedan huir todo peligro de error. Artificio a la verdad perniciosísimo de introducir el error que con sabia penetración descubierto ya antes en las cartas de Nestorio, Obispo de Constantinopla, le refutó con reprensión gravísima nuestro predecesor Celestino; en las cuales cartas, bajo un estudio atento, siguiéndole los pasos a aquel taimado, cogido y detenido, armado de su locuacidad, cuando envolviendo en tinieblas lo verdadero, y volviendo después a confundir uno, y otro, o confesaba lo que había negado, o pretendía negar lo que había confesado.

Para rebatir estas astucias, renovadas con demasiada frecuencia en todas las edades, no se ha hallado otro camino más acomodado que EL EXPONER LAS SENTENCIAS, QUE EMBOZADAS CON LA AMBIGÜEDAD, ENCIERRAN UNA PELIGROSA Y SOSPECHOSA DIVERSIDAD DE SENTIDOS, NOTAR LA SINIESTRA INTELIGENCIA A QUE ESTÁ ANEXO EL ERROR QUE REPRUEBA LA SENTENCIA CATÓLICA”.

¡El Papa Pío VI nos enseña que si alguien emboza (oculta) una herejía con la ambigüedad, como los herejes lo han hecho a través de las edades, el católico debe señalarlo con el sentido herético y denunciar ese sentido herético que se oculta con la ambigüedad! Con esto sólo se destruye toda la serie de artículos y objeciones contra el sedevacantismo de Chris Ferrara. (Y por favor nótese una distinción importante: no estamos afirmando que sean heréticos los documentos o declaraciones que meramente son ambiguos pero que no enseñan ninguna contradicción doctrinal de la fe católica; eso no, lo que afirmamos con el Papa Pío VI es que los documentos que contienen claramente declaraciones o afirmaciones heréticas contra el dogma católico, y contengan además contradicción y ambigüedad junto con estas últimas, siguen siendo por ello tan heréticas a pesar de la ambigüedad y contradicción que puedan contener las que son expresamente heréticas. Un ejemplo sería la de un supuesto “católico” que constantemente apoya el aborto, pero a veces dice que acepta la enseñanza de la Iglesia sobre el aborto. Esta persona es un hereje manifiesto, a pesar de la contradicción y ambigüedad que implica su posición. Otro ejemplo sería la de un hombre que declara que no debemos convertir a los protestantes (herejía manifiesta), pero quién además declara que solo la Iglesia católica es la plenitud de la fe cristiana de la cual todos debemos adoptar. Él sería un hereje manifiesto, a pesar de que esta última declaración les parezca a algunos que sea contradictoria con respecto a la primera. Los herejes son deshonestos y mentirosos, por lo que a menudo intentan contradecir o mitigar lo ofensivo de sus herejías con tácticas sutiles de contradicción junto con ambigüedad; este es el punto del Papa Pío VI).

Observen cómo Chris Ferrara contradice directamente la enseñanza del Papa Pío VI.


Chris Ferrara, “Oposición a la Campaña Sedevacantista, II Parte”, Catholic Family News, octubre de 2005, p. 25: “Por lo tanto, se trata de un documento [Dignitatis humanae del Vaticano II] que contiene aparentes contradicciones en sí, que parecen ser resultado de los intentos del Concilio en mitigar a las facciones conservadoras y liberales entre los padres conciliares. Un documento que se contradice en sí porque parece defender y negar la enseñanza tradicional en uno y al mismo tiempo, difícilmente puede decirse que se constituye como una contradicción manifiesta a la doctrina tradicional (…) Puesto que lo que se discute son las ambigüedades, contradicciones internas,y novedades…”.

Papa Pío VI: “Y por tanto, si en este género de cosas se llegase a cometer error, no se pueda defender con aquella engañosa excusa que suele darse, de que lo que tal vez por descuido se dijo en una parte con mayor dureza, se halla en otros lugares más claramente explicado y aun corregido; como si esta descarada licencia de afirmar, y negar y contradecirse según su voluntad, que fue siempre la fraudulenta astucia de los novadores para sorprender con el error, no fuere más propia para descubrirle que para ocultarle.

“Artificio a la verdad perniciosísimo de introducir el error que con sabia penetración descubierto ya antes en las cartas de Nestorio, Obispo de Constantinopla, le refutó con reprensión gravísima nuestro predecesor Celestino…”.

Obviamente, quien está correcto es el Papa Pío VI y quien está completamente equivocado es Chris Ferrara. Nótese que Pío VI también dice que algunos de estos errores doctrinales (que, en este caso, también son herejías, ya que él se refiere a las herejías del archi-hereje Nestorio) ¡sólo fueron descubiertos después de un atento análisis y estudio!

Pío VI: “Artificio a la verdad perniciosísimo de introducir el error que con sabia penetración descubierto ya antes en las cartas de Nestorio, Obispo de Constantinopla, le refutó con reprensión gravísima nuestro predecesor Celestino; en las cuales cartas,bajo un estudio atento, siguiéndole los pasos a aquel taimado, cogido y detenido, armado de su locuacidad, cuando envolviendo en tinieblas lo verdadero, y volviendo después a confundir uno, y otro, o confesaba lo que había negado, o pretendía negar lo que había confesado”.

Pero, ¿no se suponía que ese análisis y estudio no era necesario para las contradicciones manifiestas a la doctrina católica? Eso es lo que dice Chris Ferrara.

Chris Ferrara, The Remnant, 30 de septiembre de 2005, p. 18: “… ¿dónde están las declaraciones objetivamente heréticas? Si ellas existen, debiera ser algo simple citar las proposiciones heréticas (…) Las “herejías” deben hablar por sí mismas sin ningún tipo de ayuda de “comentario” por los denunciantes sedevacantistas”[15].

Chris Ferrara no podría estar tan equivocado. Los herejes engañan con sus contradicciones y ambigüedades, porque la herejía en sí es una mentira y una contradicción.

Papa Pío XI, Rite expiatis,# 6, 30 de abril de 1926: “…las herejías poco a poco nacieron y crecieron en la viña del Señor, propagada o por herejes manifiestos o por engañadores astutos que, por motivo de que profesaban una cierta vida de austeridad y daban una falsa apariencia de virtud y piedad, fácilmente llevaron por el mal camino a las almas frágiles y sencillas”[16].

Nótese que las herejías nacen tanto a través de herejes manifiestos como también por engañadores astutos, como Benedicto XVI, que mezcla declaraciones y acciones conservadoras con sus increíbles e innegables herejías. Para ilustrar este punto nuevamente miremos el hecho de que el archi-hereje Arrio llegó a ser aprobado por Constantino por haberle dado una ambigua profesión de fe. Sin embargo, San Atanasio no se dejó engañar y se negó a considerarlo católico.

Arrio se presentó junto con Euzoios, su aliado en doctrina y exilio. Le entregó al emperador [Constantino] una profesión de fe cautelosa con lo que se podría interpretar ya sea en el sentido arriano o en el sentido ortodoxo, pero que no contenía la palabra ‘consustancial’. Constantino se puso contento, anulando la sentencia de exilio, y ordenó que Arrio fuera nuevamente recibido en su rango dentro del clero. Sin embargo, el superior eclesiástico de Arrio, Atanasio, se negó a aceptarlo”[17].

Según Chris Ferrara, los católicos deberían haber aceptado como católico al negador de Cristo, Arrio, como lo hizo Constantino, ya que su profesión era ambigua. Chris Ferrara es la perfecta víctima de Satanás; todo lo que el diablo quiere que haga el hereje después de enseñar su herejía es echarle un poco sabor de ambigüedad y contradicción, y así él le dirá al mundo que sigan al hereje y que permanezcan bajo su égida. Y así es exactamente cómo el diablo ha tenido tanto éxito en mantener a las personas dentro de la apóstata y manifiestamente herética secta del Vaticano II. Las personas ven algunas declaraciones o acciones conservadoras de parte de los herejes, y se convencen de que no podrían ser herejes malintencionados, a pesar de que están negando y destruyendo la fe a su alrededor, como lo hemos demostrado. De esta manera, el diablo triunfa.

Para ilustrar lo “absurdo patente” de la “teología” de Chris Ferrara, Fulano bien podría escribir un documento en el que niega repetidas veces que la Virgen es inmaculada, y luego declara al final que él defiende la enseñanza de la Iglesia sobre la Inmaculada Concepción, y el documento no sería manifiestamente herético ya que contendría “contradicción”. ¿Hay algo más estúpido? Ferrara aplica esta falsa teología, cosa que es directamente contraria a la enseñanza del Papa Pío VI (como vimos más arriba), en su análisis de la declaración del Vaticano II sobre la libertad religiosa.

Chris Ferrara, Catholic Family News, “Oposición a la Campaña Sedevacantista, II Parte”, octubre de 2005, p. 25: “La afirmación de la campaña [sedevacantista] de que hay herejía manifiesta en DH [Dignitatis humanae, la declaración del Vaticano II sobre la libertad religiosa] es aún más débil cuando se considera que en el artículo 1 de DH se declara que el Concilio ‘deja íntegra la doctrina tradicional católica acerca del deber moral de los hombres y de las sociedades para con la verdadera religión y la única Iglesia de Cristo’”[18].

La declaración del Vaticano II sobre la libertad religiosa contiene clara herejía contra el dogma de la Iglesia que dice que el estado tiene el derecho de reprimir la expresión pública de las falsas religiones. El hecho de que la declaración del Vaticano II sobre la libertad religiosa reclame que “deja íntegra la doctrina tradicional católica” no significa nada en absoluto. Los “viejos católicos”, dijeron exactamente lo mismo, así como lo han hecho los herejes a través de la historia.

Papa Pío IX, Graves ac diuturnae, # 2, 23 de marzo de 1875: “Ellos [los ‘viejos católicos’] repetidas veces declaran abiertamente que no rechazan ni lo más mínimo de la Iglesia católica y su cabeza visible, sino que muestran celo por la pureza de la doctrina católica, (…) Sin embargo, ellos de hecho se niegan a reconocer todas las prerrogativas divinas del vicario de Cristo sobre la tierra y no se someten a su magisterio supremo”[19].

Entonces, según Ferrara, es un caso inválido de que sean herejes los “viejos católicos”, ya que en repetidas ocasiones afirman que son celosos de la pureza de la doctrina católica, y que abiertamente declaran que no rechazan la doctrina católica. Sin embargo, esto no es así puesto que la Iglesia católica enseña que ellos son herejes manifiestos y todos los que adhieren a sus enseñanzas y su secta serán considerados herejes.

Papa Pío IX, Graves ac diuturnae, #s 1-4, 23 de marzo de 1875: “…los nuevos herejes que se dicen ‘viejos católicos’ (…) estos cismáticos y herejes (…) su secta malvada (…) estos hijos de las tinieblas (…) su facción malvada (…) esta secta deplorable (…) Esta secta derroca los fundamentos de la religión católica, sin pudor rechaza las definiciones dogmáticas del ecuménico Concilio Vaticano, y se dedica de varias maneras a la ruina de las almas. Decretamos y declaramos en Nuestra carta del 21 de noviembre de 1873, que esos hombres desgraciados que pertenecen, adhieren, y apoyan esa secta deben ser considerados cismáticos y separados de la comunión con la Iglesia”[20].

Papa Pío IX, Quartus supra, # 6, 6 de enero de 1873: “Siempre ha sido la costumbre de los herejes y de los cismáticos llamarse católicos y proclamar sus muchas excelencias con el fin de llevar al error a los pueblos y a los príncipes”[21].

Podemos ver que la “teología” de Chris Ferrara es contraria no sólo con la enseñanza de los Papas, sino también con el sentido común. De hecho, la idiotez satánica de la posición de Ferrara (y de muchos otros) – esto es, que los apostatas y antipapas del Vaticano II no son herejes manifiestos sólo porque a veces se contradicen y emplean la ambigüedad, junto con sus increíbles herejías – puede ser tal vez ilustrado cuando vemos el caso del apóstata John Kerry [un destacado político estadounidense que proclama ser “católico”].

Dudamos que casi cualquier persona que lea este artículo considere como católico a John Kerry [puesto que él está a favor del aborto, etc.]. Incluso las personas de la Universidad Franciscana admiten que: “No se puede ser católico y ser pro-aborto”, como declaraban sus letreros en protesta cuando él dio su discurso en Ohio. Pero John Kerry dice que él acepta la doctrina católica, a pesar de que vota sistemáticamente a favor del aborto.

Durante el debate presidencial de 2004 con George W. Bush, John Kerry declaró: “No puedo imponer mi artículo de fe a otra persona”. ¿Entendió eso? John Kerry ha declarado públicamente que la enseñanza de la Iglesia contra el aborto es su artículo de fe, pero que simplemente no puede aplicarlo o imponerlo en la esfera pública. Por supuesto, su argumento es absurdo, una mentira, y una contradicción – así como lo son todas las herejías. Pero según Chris Ferrara, John Kerry debe ser considerado como católico, ya que algo que:

“… se contradice en sí porque parece defender y negar la enseñanza tradicional en uno y al mismo tiempo, difícilmente puede decirse que se constituye como una contradicción manifiesta a la doctrina tradicional…”[22].

Podemos ver que esta afirmación es una tontería. Si fuera cierto, entonces de John Kerry apenas se podría decir que es un hereje manifiesto cuando él afirma públicamente que la enseñanza de la Iglesia contra el aborto es su artículo de fe, pero luego la contradice por apoyar tajantemente el aborto. John Kerry debe ser considerado como un católico, según la depravada perversión de la doctrina católica, inspirada por Satanás, que el hereje Chris Ferrara está vendiendo en las publicaciones “tradicionales”. Esta conclusión también pondría a Ferrara en desacuerdo con otro de sus colegas y buenos amigos, Michael Matt, quien declaró de manera inequívoca (por su propia autoridad, ya que esto no ha sido declarado por su “Papa”) que John Kerry es un apóstata.

Michael Matt, The Remnant, 15 de abril de 2004, p. 5: “Tomen como ejemplo al senador John F. Kerry, el primer católico nominado para la presidencia por uno de los partidos principales desde 1960. Kerry, que, por cierto, cuyos abuelos paternos eran judíos, está haciendo una buena imitación de Kennedy en estos días: ‘En este país tenemos una separación entre Iglesia y el Estado’, Kerry dijo recientemente a la revista Time. ‘Como lo dijo muy claramente John Kennedy, yo seré un presidente que curiosamente será católico, pero no será un presidente católico’. ¡Por lo menos en eso podemos estar de acuerdo con el caballero de Massachusetts! De hecho, lo llevaríamos un paso más allá al señalar que el candidato presidencial Kerry no es católico en absoluto.

“Oh, claro, el ex monaguillo dice que es católico; que supuestamente se queja cuando sus empleados no le dejan suficiente tiempo en su horario para ir a la misa dominical; su sitio oficial anuncia que ‘John Kerry fue criado en la fe católica y sigue siendo un miembro activo de la Iglesia católica’. Pero él no es católico ni tampoco su esposa – otra anticatólica que afirma ser alguien que practica la fe. La descripción que da John Kerry de sí mismo y de su esposa es meramente falsa: ‘[Yo soy] creyente y practico el catolicismo, casado con otra creyente que practica el catolicismo’. Suena bien, ¿no? El problema es que John Kerry es un apóstata”[23].

Al parecer, Ferrara y Matt ahora tienen algo de qué hablar. Y realmente, el caso de John Kerry demuestra el punto, ya que si no se puede decir que Benedicto XVI – que a tomado parte activa en el culto judío, que no cree que Jesucristo sea necesariamente el Mesías e Hijo de Dios, que enseña que no debemos convertir a los protestantes, y que fue iniciado en el islam, etc. – no puede ser considerado un hereje, entonces usted no tiene ninguna justificación para decir que John Kerry sí lo es. De hecho, los dogmas que Benedicto XVI niega se han definido más veces que el dogma que Kerry niega.

Notas:

[1] Chris Ferrara, “Opposing the Sedevacantist Enterprise, Part II” [Oposición a la Campaña Sedevacantista, II Parte], Catholic Family News, octubre de 2005, p. 8.

[2] Denzinger 461.

[3] Benedicto XVI, The Meaning of Christian Brotherhood, edición inglesa, pp. 87-88

[4] Benedicto XVI, Theological Highlights of Vatican II, edición inglesa, New York: Paulist Press, 1966, pp. 61, 68.

[5] Benedicto XVI, Principles of Catholic Theology(1982), edición inglesa, pp. 197-198.

[6] “Cardenal” Joseph Ratzinger, God and the World, edición inglesa, Ignatius Press, 2000, p. 209.

[7] “Cardenal” Ratzinger, Principles of Catholic Theology, edición inglesa, p. 377.

[8] “Cardenal” Ratzinger, Principles of Catholic Theology, edición inglesa, p. 202.

[9] The Encyclicals of John Paul II, edición inglesa, p. 965.

[10] “Cardenal” Joseph Ratzinger, Principles of Catholic Theology, edición inglesa, p. 381.

[11] “Cardenal” Joseph Ratzinger, Co-Workers of the Truth, edición inglesa, Ignatius Press, 1990, p. 217.

[12] “Cardenal” Joseph Ratzinger, Co-Workers of the Truth, edición inglesa, p. 29.

[13] “Cardenal” Joseph Ratzinger, Introduction to Christianity«, edicón inglesa, Ignatius Press, 2004, p. 349.

[14] El pueblo judío y las Sagradas Escrituras en la Biblia cristiana, sección II, A, precedido por Benedicto XVI, www.vatican.va

[15] Chris Ferrara, The Remnant[El Remanente], edición inglesa, Forest Lake, MN, 30 de septiembre de 2005, p. 18.

[16] The Papal Encyclicals, vol. 3 (1903-1939), p. 294.

[17] Abad Ricciotti, The Age of Martyrs[La Edad de los Mártires], edición inglesa, Tan Books, p. 275; ver también el P. Laux, Church History[La Historia de la Iglesia], edición inglesa, Tan Books, 1989, p. 113; Warren H. Carroll, A History of Christendom, edición inglesa, vol. 2 (The Building of Christendom[La Edificación de la Cristiandad]), p. 18.

[18] Chris Ferrara, “Opposing the Sedevacantist Enterprise, Part II”, Catholic Family News, octubre de 2005, p. 25.

[19] The Papal Encyclicals, vol. 1 (1740-1878), p. 451.

[20] The Papal Encyclicals, vol. 1 (1740-1878), pp. 451-452.

[21] The Papal Encyclicals, vol. 1 (1740-1878), p. 414.

[22] Chris Ferrara, Catholic Family News, octubre de 2005, p. 25.

[23] Michael Matt, The Remnant, edición inglesa, 15 de abril de 2004, p. 5.

 

17ª objeción: Ambos Códigos de Derecho Canónico de 1917 y 1983 enseñan que es necesaria una declaración oficial para que alguien pierda su oficio por herejía.

Chris Ferrara, “Un desafío para la Campaña Sedevacantista, Parte II”, The Remnant, 30 de septiembre de 2005, p. 18: “De hecho, ambos códigos de derecho canónico de 1917 y 1983 establecen que nadie puede insistir en que se haya perdido un oficio eclesiástico por herejía al menos que se haya establecido por una declaración de la autoridad competente”[1].

Respuesta: Esto es absolutamente falso. El herético e inválido Código de 1983 del antipapa Juan Pablo II establece que esa declaración es necesaria en el canon 194 § 3. Sin embargo, el Código de 1917 no lo hace. El canon del Código de 1917 paralelo al canon 194 es el canon 188. El canon 188 del Código de 1917 no contiene esta disposición, sino que simplemente declara que un clérigo que “Públicamente apostata de la fe católica” (188 § 4) pierde su oficio por el mismo hecho “sin ninguna declaración”.

Canon 188 §4, Código de Derecho Canónico de 1917: “En virtud de renuncia tácita (silenciosa) admitida por el mismo derecho, vacan ipso facto [vacante en el acto], y sin ninguna declaración, cualesquiera oficios, si el clérigo: (…) §4 Apóstata públicamente de la fe católica”[2].

Nótese que el Código de 1917 no dice nada sobre la necesidad de una declaración oficial, sino que dice justamente lo contrario – ¡”sin ninguna declaración”! Cuando uno compara los dos cánones, uno ve la diferencia evidente.

Canon 194 §1-3, Código de Derecho Canónico de 1983: “Queda de propio derecho removido del oficio eclesiástico: (…) 2- quien se ha apartado públicamente de la fe católica o de la comunión de la Iglesia (…) La remoción de que se trata en los nn. 2 y 3 sólo puede urgirse si consta de ella por declaración de la autoridad competente”[3].

Probablemente está fue la razón de por qué Chris Ferrara no proporciona ninguna cita del Código de 1917 en su nota. Él sólo da una referencia al código de 1983. Por lo tanto, esto se trata de otra mentira descarada de Ferrara.

Notas:

[1] Chris Ferrara, “A Challenge to the Sedevacantist Enterprise, Part II”, edición inglesa, The Remnant, 30 de septiembre de 2005, p. 18.

[2] Código de Derecho Canónico de 1917, edición inglesa, traducido por el Dr. Edward Von Peters, p. 83.

[3] Código de Derecho Canónico (1983), Un Texto y Comentario, edición inglesa, por encargo de Canon Law Society of America, editado por James A. Coriden, Thomas J. Green, Donal E. Heintschel, Mahwah, NJ: Paulist Press, 1985, p. 111.

 

18ª objeción: El Concilio de Constanza condenó la idea que un hereje deja de ser el Papa.

Errores de Juan Hus, Condenados por el Concilio de Constanza: “#20. Si el Papa es malo y, sobre todo, si es precito [réprobo], entonces, como Judas el apóstol, será del diablo, un ladrón e hijo de la perdición, y no es cabeza de la Santa Iglesia militante, como quiera que no es miembro suyo[1]. – Condenado

Respuesta: No, el Concilio de Constanza no condenó la idea que un hereje deja de ser el Papa. Este es un grave malentendido sobre esta proposición. Como se ve claramente, el Concilio condenó algo muy distinto. Condenó la proposición de que un hombre malo dejaría de ser la cabeza de la Iglesia, ya que no es miembro de ella. La proposición del hereje Hus afirma correctamente que alguien no puede ser cabeza de la Iglesia si no es miembro de la Iglesia, pero yerra al decir que el Papa deja de ser miembro de la Iglesia si es “malo”.

Papa Pío XII, Mystici Corporis Christi, # 23, 29 de junio de 1943: “Puesto que no todos los pecados, aunque graves, separan por su misma naturaleza al hombre del cuerpo de la Iglesia, como lo hacen el cisma, la herejía o la apostasía”[2].

Un Papa que sea simplemente malo no deja de ser Papa, pero si es un hereje o cismático sí lo deja de serlo. Esto se debe a que la herejía, el cisma y la apostasía nos separan de la Iglesia, mientras que no lo hacen los otros pecados (no importando que tan graves o malos sean). Así, podemos ver claramente que la proposición está condenando la idea de que la maldad nos separa de la Iglesia. Ello no está condenando la verdad de que un hereje deja de ser el Papa. De hecho, muchas de las otras proposiciones de Juan Hus, que luego fueron condenados por el Concilio de Constanza, repite de diversas maneras la falsa idea expresada anteriormente: que los malos no son parte de la Iglesia[3].

San Roberto Belarmino, De Romano Pontifice, II, 30: “Este principio es de lo más cierto.  El que no es cristiano no puede de ninguna manera ser Papa, como Cayetano lo dijo (ib. c. 26). La razón por esto es que no puede ser cabeza de lo que no es miembro; ahora quien no es cristiano no es miembro de la Iglesia, y quien se manifieste hereje no es un cristiano, como claramente se enseña por San Cipriano (lib. 4, epíst. 2), San Atanasio (Cont. arria.), San Agustín (lib. De great. Christ.), San Jerónimo (contra Lucifer), entre otros; por lo tanto, el hereje manifiesto no puede ser Papa”.

Notas:

[1] Denzinger 646.

[2] The Papal Encyclicals, vol. 4 (1939-1958), p. 51.

[3] Denzinger 627 ff.

 

19ª objeción: La Declaración Conjunta con los luteranos no es herejía manifiesta porque Juan Pablo II y Benedicto XVI no la firmaron.

Respuesta: La Declaración Conjunta con los luteranos por sí misma prueba que los “Papas” del Vaticano II son unos antipapas no católicos. El hecho de que Juan Pablo II y Benedicto XVI no lo hayan firmado es totalmente irrelevante. Ambos numerosas veces la aprobaron públicamente, y están de acuerdo con ella.

Juan Pablo II, 19 de enero de 2004, En una reunión con los luteranos de Finlandia: “… deseo expresar mi gratitud por el progreso ecuménico hecho entre católicos y luteranos estos últimos cinco años desde la firma de la Declaración conjunta sobre la Doctrina de la Justificación”[1].

Benedicto XVI, Discurso a los protestantes en la Jornada Mundial de la Juventud, 19 de agosto de 2005: “… la importante Declaración conjunta sobre la doctrina de la Justificación (1999) …”[2].

Fulano bien podría fabricar un documento negando la Inmaculada Concepción, y si usted se pusiera a dar discursos sobre lo grandioso que es el documento de Fulano, eso lo haría a usted un hereje manifiesto. El hecho de que usted no haya escrito el documento de Fulano ni lo haya firmado no tiene nada de importante, porque usted lo estaría igualmente aprobando públicamente. Juan Pablo II y Benedicto XVI aprobaron públicamente la Declaración conjunta con los luteranos sobre la Justificación, que enseña que las peores herejías luteranas no están condenadas por el Concilio de Trento. Ellos son herejes manifiestos.

Notas:

[1] L’Osservatore Romano, edición inglesa, 28 de ene. de 2004, p. 4.

[2] L’Osservatore Romano, edición inglesa, 24 de agosto de 2005, p. 8.

Conclusión: No hay ninguna razón para no aceptar la posición sedevacante

Hemos respondido detalladamente a las objeciones más comunes lanzadas contra la posición sedevacante. Podemos ver que no hay nada dentro de la enseñanza de la Iglesia católica que nos impida aceptar los hechos innegables de que la secta del Vaticano II no es la Iglesia católica, y que los hombres que han dirigido esta secta (los “Papas” post-Vaticano II) no son Papas en absoluto, sino unos antipapas no católicos. Por lo contrario, hay prueba innegable a favor de esta posición y todas las razones para aceptarla.



22. El masivo escándalo sexual entre los “sacerdotes” del Vaticano II/Novus Ordo

El ex “cardenal” de Boston, Bernard Law, que presidió el masivo escándalo sexual de la secta del Vaticano II

CBS News: “Los miembros del clero y otras personas de la arquidiócesis de Boston probablemente abusaron sexualmente de más de 1.000 personas durante un período de seis décadas, dijo el miércoles el fiscal general de Massachusetts, agregando que fue tan masivo que ‘bordeó lo inimaginable’”1.

Casi todos los que lean este libro probablemente están familiarizados con el masivo escándalo sexual entre los “sacerdotes” de la falsa Iglesia del Novus Ordo/Vaticano II que ha sido expuesto incesantemente por los medios de comunicación desde aproximadamente el 2002 hasta el presente. La perversión sexual de los “sacerdotes” Novus Ordo/Vaticano II es tan extenso, que diócesis enteras de la secta del Vaticano II han terminado en la bancarrota por tener que pagar a las víctimas las indemnizaciones legales de los abusos. La diócesis de Davenport ofrece el ejemplo más reciente.

Los católicos tradicionales tienen que considerar seriamente los inmensos daños que estos escándalos han causado a la Iglesia Católica ante los ojos del mundo, a pesar de que se pueda probar que la secta del Vaticano II no es la Iglesia Católica y que los hombres involucrados íntimamente en estos escándalos adhieren a una nueva religión y no a la verdadera religión católica (como se seguirá mostrando en las siguientes secciones). Sin embargo, estos escándalos son vistos desde fuera como escándalos de “sacerdotes católicos”. Los no-católicos se aprovechan de estos escándalos sexuales como argumento para atacar a la verdadera Iglesia Católica a fin de disuadir a los potenciales conversos. En realidad, se trata de uno de los peores escándalos en la historia humana cuando se considera la verdad de la santidad sacerdotal y de la fe católica.

Hemos hablado con muchos no-católicos que han estado a punto de abrazar la verdadera fe católica, que al ver estos hechos de los sacerdotes pervertidos de la secta del Vaticano II, se preguntan: “¿Por qué habría yo de unirme a una Iglesia cuyos sacerdotes abusan sexualmente de los niños?”, o razonamientos semejantes. En nuestro intento por convertir a esas personas, hemos sido rechazados por este motivo docenas de veces. La gente tiene que darse cuenta del hecho que Dios permita que ocurra este escándalo masivo ―lo que sin duda ha desalentado a millones y millones de personas y seguirá desalentándolas en investigar o descubrir que la fe católica es la verdadera―, nos muestra que estamos en la época de la Gran Apostasía y engaño espiritual. Sólo los católicos que están plenamente conscientes de la verdad pueden comprender que estos sacerdotes no son en absoluto partidarios de la verdadera fe católica, sino seguidores de la falsa secta no católica. Esta manifestación de perversión es simplemente la realidad subyacente de la apostasía post- Vaticano II que se muestra como lo que realmente es.

Durante el mandato del “cardenal” Law en Boston, Paul Shanley y John Geoghan fueron trasladados de parroquia en parroquia dentro de la diócesis, a pesar de las repetidas denuncias de abuso sexual de niños contra ellos. Más tarde, se descubrió que el padre Shanley era partidario de la North American Man-Boy Asociación Love2.

BOSTON CONSIDERA LA BANCARROTA - La Arquidiócesis de Boston está considerando presentar una petición ante el Tribunal de Quiebras de los EE.UU. a menos que las perspectivas de la mediación de un acuerdo mediado mejoren, informó el Boston Globe el 1 de diciembre... Un portavoz dijo que la arquidiócesis tiene que considerar todas sus opciones, pero dijo que no hay calendario para decidir si va a declararse en quiebra. (National Catholic Register, 8-14 diciembre 2002, p. 1)

ARQUIDIÓCESIS DE BOSTON VENDE O HIPOTECA PROPIEDAD EN OTRO TIEMPO INTOCABLE PARA PAGAR DEMANDAS DE ESCÁNDALO SEXUAL

The Associated Press

BOSTON (AP) – EL ESCÁNDALO SEXUAL EN LA ARQUIDIÓCESIS DE BOSTON HA SACUDIDO A LA IGLESIA CASI LITERALMENTE HASTA SUS CIMIENTOS.

Para ayudar a pagar el arreglo alcanzado de US$85 millones para más de 500 niños víctimas de sacerdotes abusadores sexuales, la arquidiócesis ha hipotecado su sede de mando —la catedral de la Santa Cruz— y está poniendo en venta la residencia del arzobispo, una mansión de estilo renacentista italiano que fue un símbolo de la grandeza y autoridad de la iglesia. Se espera que también serán cerradas docenas de iglesias en una acción al menos acelerada por el escándalo. (18 dic. 2003)

Cumpliré mi furor y saciaré en ellos mi ira, y tomaré satisfacción, y sabrán que yo, el Señor, he hablado en mi indignación cuando desfogue en ellos mi furor. Te tornaré en desierto y oprobio de las gentes que están en derredor tuyo, a los ojos de todos, y serás el oprobio y el escarnio, el espanto y el escarmiento de las gentes que están en derredor de ti, cuando en medio de ti haga justicia con furor o indignación, con terrible ira. Yo, el Señor, lo he dicho” (Ezequiel 5, 13-15).

CBS News Miembros del clero y otros en la arquidiócesis de Boston probablemente abusaron sexualmente de más de 1.000 personas en un período de seis décadas, dijo el miércoles el abogado general de Massachusetts, diciendo que el escándalo es tan enorme que raya en lo increíble. … El gran número de acusaciones de abuso documentadas por investigadores en Boston parece sin precedentes, incluso en medio de un escándalo que ha afectado a la diócesis en casi todo el estado y ha impulsado a casi 1.000 personas a presentar nuevas denuncias a nivel nacional en el último año. (CBS News, 23 de julio de 2003)

ABC News, 9 de septiembre – La arquidiócesis de Boston y los abogados de víctimas de abuso sexual por sacerdotes anunciaron hoy que llegaron a un acuerdo de US$85 millones, el mayor pago conocido en el escándalo de abuso sexual de niños que ha sacudido a la Iglesia Católica romana. (ABC News, 9 de septiembre de 2003)

Pero estos escándalos no sólo se limitan a Boston.

El 3 de mayo de 2003, el obispo Thomas J. O’Brien de Phoenix reconoció que había ocultado denuncias por abuso sexual de sacerdotes. Enseguida, él renunció a su cargo3.

28 de junio de 2003: “En uno de los mayores acuerdos extrajudiciales por abusar de las víctimas en el escándalo sexual católico, la arquidiócesis de Louisville en Kentucky anunció que pagará cerca de US$ 25,7 millones a personas que dijeron fueron sexualmente abusadas por sacerdotes y otros empleados de la iglesia… William McMurry, que representó a muchos de los demandantes, dijo que la arquidiócesis está usando más de la mitad de sus activos líquidos para pagar el acuerdo”4.

6 de julio de 2004: “Frente a decenas de causas pendientes que acusan a sacerdotes de abusos sexuales, la arquidiócesis de Portland, Oregón, se declara en bancarrota. La iglesia de Portland ya ha pagado más de US$ 53 millones para resolver más de 130 denuncias de abusos, y el arzobispo dice: ‘La copa de oro está casi vacía en estos momentos’”5.

20 de septiembre de 2004: “La diócesis católica romana de Tucson, Arizona, se convierte en la segunda en la nación que busca protección por bancarrota, debido a una extensa y permanente acción legal derivada del abuso sexual de menores por sacerdotes parroquiales”6.

24 de septiembre de 2004: “El obispo Thomas Dupre es acusado por cargos de violación de menores, convirtiéndose en el primer obispo en enfrentar cargos en el escándalo de abusos sexuales en la iglesia. Dupre era el titular de la diócesis de Springfield, Mass, pero renunció en febrero después de que las acusaciones salieron a la luz”7.

2 de diciembre de 2004: “La diócesis del condado Orange llega a un acuerdo con 87 víctimas de abusos sexuales por parte del clero. Los términos del acuerdo no se han revelado, pero una fuente dijo a Associated Press que el pago será más grande que el acuerdo de US$ 85 millones de la arquidiócesis de Boston. Las demandas alegan mala conducta sexual por parte de 30 sacerdotes, 11 legos miembros del personal, y dos monjas”8.

La diócesis de Spokane, WA “se declaró en bancarrota bajo el capítulo 11 en diciembre de 2004, registrando más de US$ 81 millones en demandas. La diócesis buscó la protección por bancarrota en anticipación de los procesos judiciales sobre denuncias de abuso sexual del clero”9. En 2006, la diócesis de Spokane subastó su cancillería para pagar las demandas de abusos sexuales10.

“El escándalo de abuso sexual de menores en la diócesis católica romana de Long Island se ha traducido en la degradación de ocho sacerdotes y la suspensión permanente de nueve [por acusaciones de abuso sexual], mientras que otros tres aguardan juicio canónico, dijo el obispo de la diócesis”11.

12 de octubre de 2005: “Los registros recientemente publicados de demandas por abuso sexual contra 126 sacerdotes que están en el núcleo de cientos de demandas contra la arquidiócesis de Los Ángeles, muestran que los funcionarios de la iglesia por décadas han trasladado a los sacerdotes acusados entre terapias sicológicas y nuevas asignaciones”12.

Recientemente, en 2006, “la diócesis católica romana de Davenport pidió hoy la protección por bancarrota bajo el capítulo 11, menos de dos semanas antes de defenderse en un juicio que involucró a un ex sacerdote acusado de abusar sexualmente de un estudiante de secundaria. El obispo William Franklin dice que se arrepiente de la decisión, pero la presión financiera y las 25 demandas no resueltas de abusos sexuales cometidos por sus sacerdotes, es demasiado grande”13 (IOWA CITY, Iowa).

Ejemplos de esta corrupción del clero del Vaticano II se podrían multiplicar por páginas, pero el lector comprende que este escándalo sin nombre está presente en la secta del Vaticano simplemente porque ella no es la Santa Iglesia Católica. ¿Quién se atrevería a decir que lo es? El escándalo del que estamos hablando es tan tremendo ―de hecho uno de los peores escándalos de la historia― que sólo puede ser un signo de los últimos tiempos y de la falsa iglesia apocalíptica que caracterizará los últimos días. Uno se puede dar cuenta de cuán mal están las cosas cuando se ve que lo más destacado en la parte superior de la página web de la diócesis de Pittsburgh es un número de teléfono gratuito para respuesta por abuso sexual14.

El sitio web de la arquidiócesis de Filadelfia tiene como quinta opción una sección sobre “Los niños y la protección juvenil”15; protección contra sus pervertidos sacerdotes. Llama la atención que todas las páginas web diocesanas que revisamos tienen un lugar prominente para e l problema de los abusos. Lo que sigue son sólo unos cuantos ejemplos más de los sitios web diocesanos de Miami16 y Milwaukee17. Nótese que el problema del abuso sexual es una de las cosas más importantes mencionadas en las páginas web (los subrayados y entre paréntesis son nuestros).

Tampoco el escándalo sexual de la secta del Vaticano II se limita a los EE.UU. El escándalo sexual que ha envuelto a la secta del Vaticano II se extiende por todo el mundo. El 8 de julio de 2002, “La Conferencia de Obispos Católicos de Filipinas se disculpó por la ‘grave mala conducta sexual’ por parte de sacerdotes filipinos, y prometió un protocolo para hacer frente a futuros casos de abuso”18.

En la arquidiócesis de Viena, en 2004, por ejemplo, 10.000 personas abandonaron la iglesia Novus Ordo pocos meses después de estallar dos escándalos sexuales de alto perfil que involucraban al clero, pornografía infantil y acoso19.

Notas de la Sección 22:

1 CBS News, 23 de julio de 2003.

2 La “Asociación Norteamericana por el Amor entre Hombres y Niños” es una organización estadounidense, establecida en Nueva York y San Francisco que se opone a la idea de una edad mínima para tener relaciones sexuales. Defiende lo que califica de derecho de los menores a explorar su propia sexualidad sobre bases más liberales que las que permite la sociedad actual. Lucha por “poner fin a la opresión de los hombres y adolescentes que han elegido libremente tener relaciones sexuales” y reclama “la adopción de leyes que a la vez protejan a los niños de los contactos sexuales no deseados, dejándoles libertad para determinar lo que quieran hacer con su sexualidad”.

3 New York Times – Jan. 25, 2005.

4 The Christian Century Foundation.

5 New York Times – Jan. 25, 2005.

6 New York Times – Jan. 25, 2005.

7 New York Times – Jan. 25, 2005.

8 New York Times – Jan. 25, 2005.

9 The Spokesman Review – May 25, 2006.

10 KXLY News – Oct. 3, 2006.

11 New York Times – Jan. 25, 2005.

12 New York Times – Jan. 25, 2005.

13 WHOTV – Oct. 13, 2007.

14 Roman “Catholic” Diocese of Pittsburgh.

15 Archdiocese of Philadelphia.

16 Archdiocese of Miami.

17 Archdiocese of Milwaukee.

18 CBS News.

19 The Scotsman – Sept. 25, 2004.



23. Los seminarios de la secta del Vaticano II son indescriptibles cloacas de homosexualidad y herejía

Papa Pío XI, Ad catholici sacerdotii, # 66, 20 de dic. de 1935: Dad lo mejor de vuestro clero para vuestros seminarios; sin reparar en tomarlos de cargos aparentemente más importantes, pero que, en realidad, no pueden ponerse en parangón con esta obra capital e insustituible; buscad también en otras partes, si fuere necesario, dondequiera que podáis hallarlos, hombres verdaderamente aptos para tan noble tarea; que sean tales que enseñen las virtudes sacerdotales con el ejemplo, mucho más que con la palabra; y que, juntamente con el aprendizaje sepan infundir un espíritu sólido, varonil, apostólico1.

En 2002, se publicó el libro Adiós, Buenos Hombres de Michael Rose. Este libro documenta la perversión casi increíble y el libertinaje de los seminarios de la “Iglesia” del Vaticano II/Novus Ordo. Los seminarios corruptos produjeron “sacerdotes” que, a su vez, causaron notorios escándalos sexuales. El autor (Rose) es un defensor de la secta del Vaticano II, por lo que su exposición (que viene de alguien que está dispuesto a defender a los clérigos del Vaticano II) revela cuán horrible es realmente la situación.

Algunas de las anécdotas sobre la vida en el seminario son tan horribles que sólo una conclusión se desprende de ellas: la “Iglesia” que presenta estos lugares como “seminarios para la formación de sacerdotes católicos” sólo puede ser la apocalíptica ramera de Babilonia que la Escritura predice surgirá en los últimos días para engañar a los católicos. A continuación presentamos algunos extractos de Adiós, Buenos Hombres, que confirman lo que decimos:

Michael Rose, Adiós, Buenos Hombres, pp. 56-57: “Según ex seminaristas y sacerdotes recién ordenados, esta ‘subcultura gay’ es tan prominente en ciertos seminarios que estas instituciones se han ganado apodos tales como Notre Flame [Nuestra amante] (para el seminario de Notre Dame en Nueva Orleans) y Closet Teológico (para el Colegio Teológico de la Universidad Católica de América en Washington, DC). El seminario de Santa María en Baltimore ha ganado el apodo de el ‘Palacio Rosa’”2.

Por supuesto que los antipapas y los “obispos” de la secta del Vaticano II no hacen nada acerca de estos seminarios o del masivo problema homosexual. Pero cuando alguien bajo su autoridad se opone a la nueva religión, ellos actúan de inmediato. Por ejemplo: cuando el director de la Fraternidad del Seminario de San Pedro, el P. Bisig, mostró que no estaba dispuesto a aceptar en su fraternidad hombres que celebraran la nueva misa, el Vaticano lo removió rápidamente y puso en su cargo al P. Arnaud Devillers. ¡Esa es la rapidez con que el Vaticano actúa cuando hay oposición a la nueva religión! También recuérdese que, en 1988, un obispo fue excomulgado inmediatamente después que comenzó a promover la misa latina tradicional. Sin embargo, el Vaticano post-Vaticano II no hace nada con los pervertidos seminarios en todo el mundo. Esto es así porque ella es la contra Iglesia del diablo.

Antes del Vaticano II, la política era prohibir convertirse en sacerdotes a quienes tenían la tendencia perversa a la homosexualidad (que es el resultado de una posesión demoníaca, como resultado de alguna forma de idolatría, como se enseña en Romanos 1).

“El Padre Andrew Walter, ordenado en 2000 para la diócesis de Bridgeport, Connecticut, pasó varios semestres en la escuela de Baltimore como seminarista de la Diócesis de Paterson, Nueva Jersey. El problema [homosexual], explicó, era tan malo cuando él estuvo allí, que ‘algunos de los estudiantes y profesores solían vestirse de cuero para ir al ‘block’, [que es] el equivalente en Baltimore a la 42nd Street de Manhattan”3.

Michael Rose, Adiós, Buenos Hombres, p. 57: “El P. Juan Trigilio de la diócesis de Harrisburg, Pennsylvania, recuerda la visita a Santa María en Baltimore cuando era seminarista en Pennsylvania. ‘No había ninguna discreción en absoluto’, dijo refiriéndose a la subcultura gay que allí había. ‘Las pocas veces que estuve allí, algunos de los seminaristas literalmente se vestían como los gays de Village. Incluso llegaban a vestir seda rosa; era como ir a ver La Jaula de las Locas’.

‘En mis días en Santa María’, dijo el padre John Despard, ahora sacerdote de una orden religiosa de la región sudeste, ‘abajo en el pasillo había dos muchachos juntos en la ducha, y todo el mundo lo sabía’.

“Ada Mason, profesora de filosofía en una destacada universidad católica, ejerció una vez en el consejo de un seminario en el medio oeste. Ella quedó choqueada al descubrir una subcultura gay muy activa allí. ‘El abierto comportamiento homosexual era más que tolerado’, admitió. ‘Incluso me dijo uno de los profesores del seminario que todos los viernes, una furgoneta llevaba a los estudiantes para el sacerdocio a una ciudad cercana para recorrer los bares gay’”4.

Por más atroz que parezca, esta es realmente sólo la punta del iceberg de la rampante perversión y homosexualidad de la secta del Vaticano II. Adiós, Buenos Hombres también documenta que los seminarios de la secta del Novus Ordo aprueban y aceptan el rechazo de las enseñanzas más básicas de la fe católica.

“‘Muchos seminaristas perdieron su fe allí [en el seminario]’, lamenta. Relata que ‘un muchacho que recuerdo en particular, perdió su fe a causa de un curso de cristología que era obligatorio para todos’. En ese curso, explica Perrone, se les enseñaba a los seminaristas la exégesis bíblica protestante alemana popularizada por el luterano alemán Rudolph Bultmann, y el primer libro que leían era La Búsqueda del Jesús Histórico de Albert Schweitzer, del que Perrone dice ser ‘un libro muy perjudicial que desestima todas las enseñanzas de la Iglesia como mitos poco fiables’. Y teníamos libros similares en el mismo sentido’”5.

El primer libro que ellos leen en el seminario ataca la historicidad de nuestro Señor y desestima todas las enseñanzas de la Iglesia como mitos. Una vez más, ésta es sólo una pequeña muestra de lo que sucede y se enseña en los “seminarios” de la secta del Vaticano II. El libro de Rose también documenta que los hombres que se oponen a la ordenación de mujeres son desalentados a seguir la vocación. También documenta cómo en estos seminarios es común que se niegue la primacía papal, la inerrancia de la Escritura, etc. Documenta cómo una bruja asistió a un seminario (p. 108), y cómo los candidatos al seminario fueron entrevistados y examinados por un masón:

“El paso siguiente en el proceso de admisión [al seminario] era la evaluación sicológica. Carrigee fue enviado a una clínica sicológica independiente donde pasó dos días sometido a pruebas y ‘siendo entrevistado por un estoico cara de piedra que llevaba un anillo masónico’”6.

Las cosas están tan mal en esos “seminarios”, que incluso un prominente “sacerdote” de la secta del Vaticano II, el “P.” John Trigilio, dijo lo siguiente acerca de su paso por el seminario:

“Trigilio se lamentaba haciendo alusión a la subcultura afeminada que impregnaba la atmósfera del seminario. ‘Solíamos decir que si llevabas una sotana, eras una hija reaccionaria de Trento’. Si usabas ropa interior femenina, ellos te nombrarían el seminarista de año. Había algunos muchachos que a veces usaban ropa de mujer, lencería, maquillaje, etc., y algunos eran lo más afeminados que hay... Los amanerados en el MIS [Seminario de María Inmaculada, Northampton, PA] se hacían llamar por nombres femeninos...’”7.

“‘Yo diría’, explica, ‘pero no de manera absoluta, que si un muchacho, en su paso por el seminario en el MIS nunca hubiese tenido la oposición de la facultad, había algo malo en él. Si eras de alguna manera cercano a la ortodoxia, tenías que luchar con uñas y dientes para mantener la cordura y la fe… El equipo de formación le diría al obispo que ‘estás teniendo problemas para adaptarte a la teología contemporánea; que sigues siendo muy rígido’. Pero de los que eran abiertamente homosexuales, de esos no se les informaba al obispo’”8.

Estas son palabras de un “sacerdote” Novus Ordo que aparece con frecuencia en EWTN. Este “sacerdote” es un promotor del falso ecumenismo, la salvación fuera de la Iglesia, y muchas otras herejías post-Vaticano II. Él de ninguna manera es un católico tradicional. Él está muy lejos de la fe católica tradicional, pero se le consideraba un reaccionario en su seminario, simplemente porque él no estaba abierto a cosas como la homosexualidad y la ordenación de mujeres. Esto nos muestra cuán mala es la secta del Vaticano II, y cuán lejos está de ser la Iglesia Católica.

UN INCREÍBLE RELATO DEL ESTADO DE LOS SEMINARIOS DE ALGUIEN QUE ESTUVO EN UN IMPORTANTE SEMINARIO NOVUS ORDO

En la edición de 1995 de La Revista Pastoral y Homilética (que fue posteriormente publicada en internet), apareció un artículo de una persona que había asistido a uno de los seminarios Novus Ordo más importantes de la nación. Él estaba horrorizado por lo que vio. Estas son algunas de las cosas que dijo:

“Después de pasar cuatro años en un seminario católico neo-modernista, he llegado a la convicción de que el origen de la crisis actual de la Iglesia en los Estados Unidos puede atribuirse directamente a los seminarios. El seminario es, literalmente, el semillero de la fe... Un hombre inevitablemente encontraría problemas [en el seminario] si utiliza un lenguaje como ‘el santo sacrificio de la misa’. Tendría que enfrentar muchas contrariedades si se manifestara opuesto al concepto de sacerdotisas en la Iglesia Católica Romana.

El rosario era visto como adecuado para quienes no tienen la capacidad de acercarse a Dios intelectualmente, y como indigno de una sofisticación teológica

Para empezar, al entrar en el seminario nos decían que no debíamos arrodillarnos durante la consagración en la misa, ni tampoco arrodillarnos después de recibir la comunión. Esto ‘produciría un quiebre en la comunidad’…

”En la misa, el sacerdote a menudo era simplemente el que ‘presidía’. Era el que dirigía la oración, ‘animando’ a la comunidad. Muchos improvisaban en la misa, añadiendo su propio toque a las plegarias eucarísticas. Se aseguraban que las lecturas fueran responsabilidad del lector del día…

A los seminaristas católicos romanos,no se nos permitía usar ropa clerical. Esto era porque el collarín era una señal de ‘clericalismo’. Aunque el rector era conocido por decirle a los obispos que no quería ‘confundir el ministerio con el uso del cuello, la realidad detrás de la abolición del cuello en nuestro seminario era porque causaba gran ansiedad a los feministas…

”Desde el principio nos decían que los seminaristas no debíamos tratar a ningún facultativo de ‘padre’ o ‘hermana’… ya que eso era otra forma de clericalismo. Estas cosas también violarían la misión ecuménica con la que se había comprometido el seminario. En términos de ‘confusión de ministerios’, se podría cuestionar la práctica misma inculcada en el seminario…

Durante una conferencia, se planteó el problema del desenfrenado escandaloso comportamiento afeminado de algunos seminaristas, la reputación negativa que el seminario había adquirido por esta recurrente imagen, y los tipos de modelos a seguir que el seminario tácitamente aprobaba al recomendar a estos hombres para el sacerdocio. El vicerrector respondió diciendo que el seminario admitía hombres de ambas orientaciones, pero la política era que todos tenían que ser célibes...

Durante todo nuestro primer año académico, tuvimos que estudiar el libro Catolicismo del P. Richard McBrien. Este libro establece las bases más fértiles para poner intelectualmente en duda y perder la verdadera fe católica. A través de un lenguaje engañoso, sutil, inteligente, velado y ambiguo, ese libro de McBrien fue muy eficaz. Se convirtió en la base para la tolerancia y bondad por la disidencia. Algunas de sus ideas implícitas más ejemplares e ingeniosamente sugeridas a lo largo del libro eran para que dejáramos de creer en la virginidad de la Madre de Dios; para que no siguiéramos y creyésemos en las enseñanzas de la Iglesia…, y para que admitiéramos que Jesús había sido un ignorante y estaba equivocado. McBrien usa un lenguaje experto para darle un marco “legal” a sus ideas y escandalosas sugerencias que parecían convincentes. Recuerdo haber comprobado en persona el efecto del uso de este libro en una discusión que tuve con otro seminarista; él estaba firmemente convencido de que “era totalmente ingenuo pensar que María no hubiese tenido relaciones sexuales”.

A menudo estudiábamos teologías protestantes junto a Rahner, Schillebeeckx, Küng, Boff (y en ocasiones incluso a Matthew Fox) y así sucesivamente. Puesto que no se confiaba en el magisterio como guía o punto de referencia en la mayoría de las discusiones teológicas, nosotros los seminaristas quedábamos a la deriva en un mar de opiniones e interpretaciones, tanto protestantes como católicas.

”En el área de la espiritualidad, teníamos talleres sobre ‘la espiritualidad de las mujeres’, ‘ministerio colaborativo’ y ‘justicia social’, porque se consideraba que ‘ahí estaba el espíritu’ del mundo actual. Se permitía la devoción a María como ‘Santísima Madre’, pero por lo general no se fomentaba… El rosario, rezado en la capilla mayor por un grupo de seminaristas se toleró por un tiempo. Pero finalmente la tensión creada en el seminario por este grupo hizo que se terminara. Sin embargo, para complacer a los obispos, y como una especie de gesto simbólico hacia los elementos conservadores en el seminario, el rosario fue permitido inesperadamente otra vez un día a la semana, entre el desayuno y las clases —con la aprobación oficial del seminario— pero sólo en una pequeña capilla del pasillo donde no había Santísimo Sacramento. La razón por detrás de no permitir el rosario en la capilla principal era porque ‘esa capilla era para las celebraciones litúrgicas, no para las devociones’. Pero al final, la capilla se usaba para una serie de funciones que no tenían nada que ver con el culto católico, como por ejemplo los ensayos de una orquesta sinfónica local.

”La prueba espiritual más grande la sufrí en mi cuarto año, en un curso de la denominada ‘orientación pastoral’. Una lega con mucha verbosidad impartió el curso. No sólo orgullosa nos dijo un día que ella quitaría una clase para asistir a la ‘convocatoria a los seminarios de acción’ en Chicago (donde había que unirse en las plegarias eucarísticas que eran ‘presididas’ por una mujer con estola y en presencia de un obispo católico), y además ella nos habló abiertamente a favor de los derechos de los gays y lesbianas, el feminismo radical, e incluso el aborto. Porque yo cuestioné abiertamente los argumentos de esta mujer, es que fui sancionado...

”Era un dilema desalentador, y yo sabía que lo que se enseñaba estaba en contradicción directa con la doctrina de la Iglesia, y sabía que el obispo de mi diócesis me apoyaba… Finalmente, después de pasar cuatro años en el seminario defendiendo lo que es correcto, se me castigó con la expulsión. Se me pidió que me fuera al final del año académico y no regresara. Si bien que yo denunciaba directamente los casos en los que el clima espiritual del seminario estaba en oposición al catolicismo, los miembros de la facultad se protegían a sí mismos y a la institución, haciendo que pareciera que era yo el que se oponía a la Iglesia, a su autoridad y a la formación en el seminario… Para mi sorpresa, y debido a las ramificaciones de la ira del rector, el obispo también se ‘desentendió’ de mí, puesto que el asunto se había vuelto bastante político para él.

”Me preguntaba si en los seminarios como al que yo asistí, los hombres en cierto sentido todavía eran colocados delante de las imágenes de varios dioses y les decían que hicieran una elección”9.

Nótese que este seminarista de ideas conservadoras pensaba que su “obispo” Novus Ordo lo apoyaría. Después de su dimisión, él descubrió que el “obispo” se puso del lado del seminario y en su contra.

Notas de la Sección 23:

1 The Papal Encyclicals, por Claudia Carlen, Raleigh: The Pierian Press, 1990, vol. 3 (1903-1939), p. 509.

2 Michael Rose, Goodbye, Good Men, Washington, D.C.: Regnery Publishing, Inc., 2002, p. 56.

3 Michael Rose, Goodbye, Good Men, p. 56.

4 Michael Rose, Goodbye, Good Men, p. 56.

5 Michael Rose, Goodbye, Good Men, p. 97.

6 Michael Rose, Goodbye, Good Men, p. 44.

7 Michael Rose, Goodbye, Good Men, p. 171.

8 Michael Rose, Goodbye, Good Men, p. 172.

9 https://web.archive.org/web/20070623195836/http://mafg.home.isp-direct.com/priest01.htm



24. La idolatría de la secta del Vaticano II y la formación idólatra de sus “sacerdotes” en sus seminarios está conectada con su rampante homosexualidad

La Escritura enseña que la homosexualidad es resultado de la idolatría:

Romanos 1: “Por cuanto conociendo a Dios, no le glorificaron cono a Dios ni le dieron gracias, sino que se entontecieron en sus razonamientos, viniendo a obscurecerse su insensato corazón… Pues trocaron la verdad de Dios por la mentira y adoraron y sirvieron a la criatura en lugar delCreador, que es bendito por los siglos. Amén. Por lo cual los entregó Dios a las pasiones vergonzosas, pues las mujeres mudaron el uso natural en uso contra la naturaleza; e igualmente los varones, dejando el uso natural de la mujer, se abrazaron en la concupiscencia de unos con otros, los varones con los varones, cometiendo torpezas y recibiendo en sí mismos el pago debido a su extravío… quienes tales cosas hacen son dignos de muerte, no sólo las hacen, sino que aplauden a quienes las hacen”.

La secta del Vaticano II contradice esta enseñanza de la Escritura cuando afirma que la causa de la homosexualidad es desconocida, y que la orientación homosexual no es mala.

Juan Pablo II, Nuevo Catecismo, # 2357: “La homosexualidad… Su origen psíquico permanece en gran medida inexplicado1.

Pero Romanos 1 claramente enseña que la homosexualidad es “contraria a la naturaleza”, lo que significa que esta orientación es ajena a la naturaleza del hombre, esto es, no es INFUNDIDA POR DIOS. Como resultado de la idolatría, Dios a veces permite que un demonio posea a las personas y cambie su orientación sexual, como describe San Pablo.

Los hombres y las mujeres cuando se sumergen en los pecados de impureza se entregan a la homosexualidad porque adoran la carne en lugar de Dios. Por este pecado pueden ser poseídos por el demonio de la lujuria, que los domina y corrompe toda su orientación (si bien que pueden ser curados de esto). Las personas también se vuelven homosexuales cuando se entregan a la idolatría, ya sea por albergar una perversa fascinación con los seres humanos por encima de Dios —que es lo mismo que adorar a las criaturas en vez de al Creador— o simplemente porque adoran algo que es una criatura o la obra de sus manos. El hecho de que todos los homosexuales están poseídos por un demonio se corroborada por el hecho de que la mayoría de los varones homosexuales se pueden identificar por sus modales afeminados externos. ¿Cómo se explica esto? Es obviamente la presencia del demonio en la persona que se manifiesta externamente: los gestos externos, el afeminamiento antinatural, revelan la corrupción interna del alma.

Isaías 3, 9: “Sus frentes dan testimonio contra ellos, pues llevan, como Sodoma, sus pecados a la vista, no los disimulan. ¡Ay de ellos, que se acarrean su propia ruina!

Nótese que el profeta Isaías, refiriéndose a los homosexuales, dice que “se acarrean su propia ruina”. Esto es muy similar a Romanos 1, donde San Pablo dice que los homosexuales “reciben en sí mismos el pago debido a su extravío”.

Un examen de las culturas más demoníacas de la historia corrobora la enseñanza de la Escritura sobre la conexión entre la idolatría (ya sea de la carne o de las obras de sus manos o de sí mismos) y la homosexualidad. Todo esto es relevante porque la homosexualidad está muy extendida entre los clérigos del Vaticano II.

La cultura azteca en México en los siglos XV y XVI —que los conquistadores católicos derrocaron físicamente y donde la aparición de Nuestra Señora de Guadalupe (1531) la aplastó espiritualmente— era posiblemente la más malvada de la historia de la cultura humana.

Warren H. Carroll, Nuestra Señora de Guadalupe y la conquista de las tinieblas, pp. 8-11: “Muchos pueblos primitivos han practicado ocasionalmente sacrificios humanos y algunos han practicado el canibalismo. Ningún pueblo se acerca siquiera remotamente a lo que hicieron los aztecas. Nadie sabrá jamás a cuántos sacrificaron; pero la ley del imperio exigía mil sacrificios al dios tribal azteca Huitzilopochtli en cada ciudad con un templo, todos los años, y había 371 pueblos sometidos en el imperio azteca…

Cada ciudad y pueblo grande azteca tenía una plaza central, en donde se levantaba un alto templo piramidal, y las cuatro puertas que se abrían en los cuatro caminos que conducían a la ciudad en línea recta se extendían por lo menos cinco kilómetros, y cada uno terminaba en uno de los costados del templo de la pirámide…. Todos los meses, año tras año, templo tras templo, las víctimas de los sacrificios recorrían esos caminos, subían los escalones hasta la plataforma en la parte superior, y allí se recostaban de espalda sobre las grandes losas de piedra pulida convexas con un gancho alrededor del cuello que empuñaba un sacerdote que tenía su cabeza y brazos teñidos de negro y el pelo negro enmarañado y apelmazado que nunca se cortaba, todo cubierto con sangre seca; y lo que una vez fue una túnica blanca, estaba toda empapada y teñida con innumerables manchas carmesí. Un inmenso cuchillo con una hoja de vidrio volcánico negro se levantaba y caía cortando el cuello de la víctima. Su corazón arrancado, sin dejar de palpitar, era alzado a la vista de todos, mientras su cuerpo destrozado era lanzado por el borde de la plata forma del templo donde rebotaba y caía en obscenas contorciones por las escaleras hasta la parte inferior a un centenar de metros más abajo. Más tarde, los miembros del cadáver eran comidos…

“El antiguo historiador mexicano Ixtlilxóchitl estima que uno de cada cinco niños en México era sacrificado…. Un símbolo casi universal en la religión mexicana era la serpiente. Los sacrificios eran anunciados por el golpe prolongado de un enorme tambor hecho de pieles de serpientes, que se escuchaba hasta dos millas de distancia. En ningún otro lugar en la historia humana Satanás ha formalizado e institucionalizado su culto con tantos de sus propios títulos y símbolos”2.

He aquí una descripción de la dedicación azteca, en 1487, de un nuevo templo pirámide a su falso dios, Huitzilopochtli:

Tlacaellell decidió que este templo central debía ser dedicado con el mayor sacrificio en masa en sus cincuenta y ocho años de dominación del imperio azteca. Como siempre, logró lo que quería. En la memorable descripción de R.C. Padden: ‘Mucho antes del amanecer del día de la inauguración, los legionarios prepararon a las víctimas. Los hicieron colocarse en una fila india que cruzaba la cuidad y que comenzaba cerca de los escalones de la gran pirámide. La fila recorría las calzadas y por la extensión de lo que el ojo podía ver. Para toda persona que observaba el espectáculo desde la parte superior del techo, parecía que la fila de víctimas se extendía en líneas hasta perderse en el horizonte. La mayor parte de los desafortunados eran de provincias hostiles y esclavos. En la cima de la pirámide, se habían colocado cuatro losas, una a la cabecera de cada escalera, por Tlacaellel y los tres reyes de la Triple Alianza, quienes irían a comenzar su aventura como sacerdotes sacrificiales. Todo estaba preparado; las filas de víctimas estaban encadenadas por kilómetros, con grandes grupos humanos en sus extremos, miles de seres humanos atrapados pululando alrededor como ganado, en espera de su turno en la fila que estaba a punto de avanzar. De repente, los reyes solemnemente preparados se acercaron a la capilla de Huitzilopochtli [el dios falso] y se inclinaron reverentes. Cuando se devolvieron para unirse con sus ayudantes en las cuatro losas, grandes tambores de piel de serpiente comenzaron a sonar, anunciando que las filas podrían ahora comenzar a moverse.

Los sacerdotes, que se relevaban sucesivamente, enviaban a las víctimas. Cuando un grupo estaba cansado [de asesinar], otros miles esperaban su turno, para avanzar hacia el templo y aliviar a los que estaban cansados y mantener el ritmo. Años de práctica les había dado una habilidad y velocidad casi increíbles. Las evidencias indican que mataban una víctima en tan sólo quince segundos. La sangre y los órganos caían en cascada en una corriente sin fin por las escaleras del templo. Corazones eran colocados en pilas y los cráneos en enormes depósitos.

”Todo esto duró cuatro días y cuatro noches. Más de ochenta mil hombres fueron asesinados. Tlacaellel había mandado a toda la alta nobleza de México para estar presente, mirando desde palcos perfumados, cubiertos de rosas; pero a medida que pasaba el tiempo, los lazos de la costumbre e incluso por el miedo, se rompían por el horror abrumador, y la mayoría de los espectadores huían, junto con muchas personas de la ciudad. Incluso aquellos que podían ocultar la vista de lo que estaba sucediendo no podían por más tiempo soportar el hedor. Pero Tlacaellel [el líder del Imperio] permanecía hasta el final, mirando las víctimas asesinadas en quince segundos por el hombre, hasta que al último de los ochenta mil se le había arrancado su corazón ante sus ojos devoradores3.

Tal vez esta parte de la historia, más que ninguna otra, ilustra la verdad de la enseñanza bíblica de que los dioses de los gentiles son en realidad demonios.

Salmo 95, 5: “Todos los dioses de los gentiles son demonios…”.

1 Cor. 10, 20: “Antes digo que lo que los gentiles sacrifican, a los demonios lo sacrifican, y no a Dios; y no querría que vosotros fueseis partícipes de los demonios”.

También se muestra la conexión de la idolatría con la homosexualidad por los conquistadores católicos. “Después de repeler el ataque [de los aztecas], vieron por primera vez sus templos. ‘Había ídolos de barro hechos de cerámica’, Bernal Díaz nos dice, ‘con las caras de demonios o mujeres y otras figuras malvadas que mostraban los actos de sodomía que cometen los indios’”4.

Por ese problema, Cortés les dijo a los aztecas: “quiero que sepan que hemos venido de lejos… Dejad la sodomía y vuestras otras prácticas depravadas, porque lo manda Dios nuestro Señor, en quien creemos y a quien adoramos…”5.

San Francisco Javier (siglo XVI) fue testigo de las mismas cosas cuando predicó la fe en el Japón pagano. “Fucarandono entonces continuó con el tema general, y después le preguntó a Francisco Javier por qué prohibía la lujuria antinatural tan común en Japón6. Estas prácticas antinaturales eran tan comunes porque ellos adoraban a unos 33.000 ídolos en el templo en Kioto.7 Como Romanos 1 enseña, las prácticas antinaturales están conectadas con la idolatría.

Es por eso que son tan comunes las inclinaciones antinaturales entre los clérigos de la secta del Vaticano II: ellos están sumidos en la idolatría.

Notas de la Sección 24:

1 The Catechism of the Catholic Church, by John Paul II, St. Paul Books & Media, 1994, # 2357.

2 Warren H. Carroll, Our Lady of Guadalupe and the Conquest of Darkness, Front Royal, VA: Christendom Press, 1983, pp. 8-11.

3 Warren H. Carroll, Our Lady of Guadalupe and the Conquest of Darkness, pp. 8-11.

4 Warren H. Carroll, Our Lady of Guadalupe and the Conquest of Darkness, p. 17.

5 Warren H. Carroll, Our Lady of Guadalupe and the Conquest of Darkness, p. 33.

6 The Life and Letters of St. Francis Xavier by Henry James Coleridge, S.J. (Originally published: London: Burns and Oates, 1874) Second Reprint, New Delhi: Asian Educational Services, 2004, vol. 2, p. 320.

7 The Life and Letters of St. Francis Xavier by Henry James Coleridge, S.J., vol. 2, p. 350.



25. La secta del Vaticano II promueve la idolatría por su culto al hombre en general, por su culto al hombre en la nueva misa en particular, y por su aceptación de las religiones idólatras

“Los que emprenden la tediosa tarea de digerir al menos una fracción de la propaganda que ha acompañado a la nueva misa en cualquier país occidental, ciertamente estarían de acuerdo en que casi invariablemente el significado de la misa se ve en la asamblea y no el sacrificio por el cual, en teoría, por lo menos, la asamblea se reúne… El profesor Salleron señaló una vez [en 1970] que la nueva misa representa la expresión litúrgica del culto del hombre…”1.

Ya hemos cubierto en gran detalle la aceptación por la secta del Vaticano II de las religiones idolátricas. Ahora veamos cómo el hombre ha reemplazado a Dios en la nueva misa, y cómo esto se refleja en los seminarios.

Lex orandi, lex credendi La ley de la oración del Novus Ordo corresponde a la ley de la creencia del Novus Ordo: que el hombre es Dios

Lex orandi, lex credendi es un principio de la doctrina católica. Simplemente significa que la manera en que la Iglesia reza o rinde culto refleja lo que la Iglesia cree. Esto es tan cierto que cuando los herejes protestantes se separaron de la Iglesia, adoctrinaron más eficazmente a las personas con las herejías protestantes (negación de la presencia real de Cristo en la eucaristía, la negación de la misa como sacrificio, etc.) cambiando la misa en formas que reflejaban sus nuevas creencias (por ejemplo, tratando a la eucaristía como una pedazo de pan común, eliminando las referencias al sacrificio, etc.).

Vemos lo mismo en el Novus Ordo Missae (la nueva misa). Nos enfocaremos brevemente sobre cómo la ley de la oración del Novus Ordo refleja la enseñanza post-Vaticano II (enunciada por Juan Pablo II) de que el hombre es Dios. Incluso Michael Davies, el fallecido defensor de la validez de la nueva misa, reconoció claramente que el culto de la nueva misa es el culto del hombre.

Michael Davies, La Nueva Misa del Papa Pablo VI, p. 149: “Tal vez el símbolo más dramático de la naturaleza centrada en el hombre de la nueva liturgia es el haber girado el altar, o más bien, su sustitución por una mesaEl hombre le ha dado la espalda a Dios para ponerse de frente a sus semejantes. No todos los expertos litúrgicos declararían formalmente que están sustituyendo el culto de Dios por el culto del hombre. Para algunos, ello es un proceso subconsciente. Pero todo es parte de una tendencia que, si no se estableció formalmente, es no obstante clara”2.

http://www.trusaint.com/misc/images/miscellaneous/Part%202_html_52466b9.jpg

El haber girado el altar y su reemplazo por una mesa que está de frente al hombre, ha sustituido el culto de Dios por el culto del hombre.

Michael Davies, La Nueva Misa del Papa Pablo VI, p. 141: “El difunto T. S. Gregory… estaba muy perturbado por las reformas litúrgicas postconciliares…. él advirtió: ‘… No podemos cambiar más la misa católica de lo que podemos cambiar la naturaleza de Dios… Incluso podemos pensar que lo esencial de la cuestión no es el Hijo de Dios sacrificado, sino los fieles reunidos. Esta fue una advertencia profética de la naturaleza de la nueva misa como la definieron sus compiladores en el famoso artículo 7, es decir, la esencia de la misa consiste en la asamblea de los fieles. Los que emprenden la tediosa tarea de digerir al menos una fracción de la propaganda que ha acompañado a la nueva misa en cualquier país occidental, ciertamente estarían de acuerdo en que casi invariablemente el significado de la misa se ve en la asamblea, no en el sacrificio por el cual, en teoría, por lo menos, la asamblea se reúne… El profesor Salleron señaló una vez [en 1970] que la nueva misa representa la expresión litúrgica del culto del hombre… ’”3.

Téngase en cuenta este importante punto: según la secta del Vaticano II el significado de la nueva misa está en la asamblea, ya que su credo es que la asamblea —el hombre— es Cristo.

Antipapa Juan Pablo II, exactamente en su primera homilía, que marca el comienzo de su ministerio pastoral, domingo 22 de octubre 1978: “Todos vosotros que todavía buscáis a Dios, a todos vosotros que ya tienen la fortuna inestimable de creer, y también vosotros que sois atormentados por la duda: por favor escuchen hoy, una vez más, en este lugar sagrado, las palabras pronunciadas por Simón Pedro [Mt. 16, 16]. En esas palabras está la fe de la Iglesia. En esas mismas palabras está la nueva verdad, en efecto, la verdad última y definitiva sobre el hombre: el Hijo del Dios vivo: ‘Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios vivo’”4.

Esta sustitución de Dios por el hombre en la nueva misa también está inculcado en el documento oficial del Vaticano II sobre la liturgia Sacrosanctum Concilium.

Vaticano II, constitución sobre la sagrada liturgia, Sacrosanctum Concilium # 14: “Al reformar y fomentar la sagrada Liturgia hay que tener muy en cuenta esta plena y activa participación de todo el pueblo [en la liturgia], porque es la fuente primaria y necesaria de donde han de beber los fieles el espíritu verdaderamente cristiano”5.

Respecto a esta enseñanza, Michael Davies comenta:

Michael Davies, La Nueva Misa del Papa Pablo VI, pp. 142-143: “Lo que importa en la misa tridentina es la reverencia debida a Dios, que el sacrificio debe ser celebrado de una manera apropiada a la majestad de Dios, a quien se le ofrece. El artículo 14 de la constitución sobre la Sagrada Liturgia no es ambigua, la atención debe centrarse en la congregación en vez de Dios6.

Por lo tanto, el Concilio Vaticano II enseña oficialmente que la atención en la misa debe estar en el hombre y no en Dios.

Es por eso que hemos oído hablar de todo tipo de abominaciones en la nueva misa, incluyendo misas de payaso, misas para niños, misas rock, etc., etc., etc., etc., que están todas dirigidas a que el culto esté enfocado en la asamblea – conforme al hombre, quien en realidad es el objeto de su adoración.

Body Surfing en la nueva misa

Michael Davies, La Nueva Misa del Papa Pablo VI, p. 170: “… la característica más evidente de la nueva liturgia es el culto del hombre en lugar del culto de Dios. La última cosa que se quiere transmitir es que estamos en el mundo pero no somos del mundo; lo último que se quiere es que sea una extensión de nuestra vida cotidiana. El leit-motiv de la escritura contemporánea sobre la [nueva] liturgia es hacer que la congregación se sienta como en casa durante la misa y esto se logra asegurando que la liturgia refleje su entorno particular… Esto es particularmente cierto en el caso de los niños… el Directorio sobre las misas infantiles…”7.

Esta adoración del hombre en la nueva misa fue capturada en una llamativa denuncia del The Boston Globe del 3 de abril 1978.

Una misa de payasos realizada en Boston el 2 de abril de 1978

Esta es la oración eucarística de esta “misa payaso” Novus Ordo, que fue celebrada por el P. Joachim Lally:

“Envía tu Espíritu sobre estos dones del pan y vino, y sobre cada uno de nosotros para que juntos podamos ser el cuerpo y la sangre viviente, el aliento y el movimiento de Jesucristo, tu Hijo y nuestro Hermano”8.

En esta oración eucarística de la misa payaso Novus Ordo, vemos la enseñanza evidente de que el hombre es Cristo. La oración declara que ¡“podamos ser el cuerpo y la sangre viviente, el aliento y el movimiento de Jesucristo…”! Esta es la doctrina del Anticristo, la disolución de Jesús en cada uno (1 Juan 4, 2-3). Esta religión del hombre como Cristo también es inculcada en una instrucción sobre cómo no debe ser distribuida la “comunión” Novus Ordo.

Michael Davies, La Nueva Misa del Papa Pablo VI, p. 340: “Muchos lectores se sorprenderán al saber que la jerarquía estadounidense está preparando el camino para la aceptación de los católicos de que el sacrificio en la misa es el de Cristo que se ofrece en virtud de su presencia en la congregación que se ofrece. Una instrucción en la publicación oficial del Comité de Obispos sobre la Liturgia, establece que a la hora de distribuir la santa comunión el sacerdote no debe decir: ‘Recibe el cuerpo de Cristo’ o ‘Este es el cuerpo de Cristo’. La razón dada es que la propia congregación es el cuerpo de Cristo.

”[La declaración de los obispos]: ‘El uso de la frase El cuerpo de Cristo. Amén, en el rito de la comunión, afirma de una manera muy contundente la presencia y el papel de la comunidad… El cambio para usar la frase El cuerpo de Cristo en lugar de la fórmula larga que decía antes el sacerdote tiene varias repercusiones en la renovación litúrgica. En primer lugar, pretende destacar el importante concepto de la comunidad como el cuerpo de Cristo…”9.

Nótese: la declaración oficial de los obispos Novus Ordo dice que un sacerdote no debe decir “recibe el cuerpo de Cristo” o “este es el cuerpo de Cristo” al distribuir la comunión, sino más bien “el cuerpo de Cristo” a fin de enfatizar ¡que el “cuerpo de Cristo” está presente en la comunidad! ¡Esta es la adoración del hombre!

Esta idolatría se refleja en los seminarios Novus Ordo. En muchos de esos seminarios, la devoción a lo que ellos creen es el Santísimo Sacramento [recuerde que ya hemos demostrado que la presencia real de Cristo no está presente en la nueva misa, como hemos mostrado] ¡es en realidad desalentada porque no reconoce la presencia de Cristo en cada uno!

Michael Rose, Adiós, buenos hombres, p. 121: “El seminarista [Novus Ordo] que se arrodilla y recibe la comunión en la boca es culpable de tres cosas: respeto, reverencia y piedad, que son indicadores de que el seminarista tiene una comprensión ‘anticuada’ de la presencia real de Cristo en la eucaristía”10.

Algunos de los que aún se arrodillan ante lo que ellos consideran es el Santísimo Sacramento son reprendidos por su “anticuada” comprensión de la presencia real de Cristo, es decir, ¡“no entienden” que Cristo está presente en cada persona! Esta es la doctrina del Anticristo, completamente absorbida por la secta del Vaticano II. Y nosotros sabemos esto por experiencia de primera mano. Hace muchos años, uno de nosotros visitó un seminario Novus Ordo en el área de Filadelfia. La nueva “misa” era ridículamente irreverente y la manera con que los seminaristas tocaban las guitarras era más como un concierto folklórico que una misa. Cuando uno de nosotros se quejó ante una autoridad del seminario de que esas payasadas de “misa” no eran reverentes a Cristo que está presente en el Santísimo Sacramento (uno de nosotros equivocadamente pensó en ese momento, sin saber acerca de la invalidez de la nueva misa), la autoridad del seminario respondió: “Pero, ¿acaso Cristo no está presente en cada persona?”.

Michael Rose, Adiós, buenos hombres, p. 121: “La hermana Katarina Schuth del Seminario de St. Paul, en Minnesota, explica que ‘los estudiantes pueden acusar a la facultad de no apoyar sus devociones o amar al Santísimo Sacramento, pero la facultad les responderá que simplemente se les está pidiendo a los estudiantes que vean también a Cristo en los demás…’”11.

Nótese cómo el diablo insinúa sutilmente la adoración del hombre bajo el falso pretexto de una preocupación por los demás. El mal, escondido bajo el manto de una falsa caridad o un falso “amor” siempre ha sido uno de los medios más eficaces del diablo para propagar la herejía y la mentira.

Estas personas no se dan cuenta de que el papa Pío XII condenó expresamente confundir al cuerpo místico de Cristo (los miembros de la Iglesia) con el cuerpo y la persona de Jesucristo.

Papa Pío XII, Mystici corporis Christi, # 86, 29 de junio de 1943: “Porque no faltan quienes — no advirtiendo bastante que el apóstol Pablo habló de esta materia [del cuerpo místico] sólo metafóricamente, y no distinguiendo suficientemente, como conviene, los significados propios y peculiares de cuerpo físico, moral y místico—, fingen una unidad falsa y equivocada, juntando y reuniendo en una misma persona física al Divino Red entor con los miembros de la Iglesia y, mientras atribuyen a los hombres propiedades divinas, hacen a Cristo nuestro Señor sujeto a los errores y a las debilidades humanas. Esta doctrina falaz, en pugna completa con la fe católica y con los preceptos de lo s Santos Padres, es también abiertamente contraria a la mente y al pensamiento del Apóstol, quien aun uniendo entre sí con admirable trabazón a Cristo y su cuerpo místico, los distingue uno a otro como el Esposo a la Esposa12.

Concluimos esta sección con la siguiente increíble historia que ocurrió en el seminario menor Novus Ordo de San Marcos. Esta historia toma esta doctrina del hombre como Cristo en toda su extensión. Ella nos muestra cómo esta doctrina de la asamblea como Cristo reina en la nueva Iglesia. Esto ilustra cómo la secta del Vaticano II, la nueva misa y los seminarios Novus Ordo son indeciblemente demoníacos.

Michael Rose, Adiós, buenos hombres, p. 166: “Uno de los momentos más memorables para Trigilio ocurrió durante una rara bendición del servicio de oración del Santísimo Sacramento en la capilla [de San Marcos]. ‘El sacerdote tomó la custodia’, cuenta Trigilio, ‘y la sostuvo a la altura de la cintura; caminó hacia el tabernáculo y colocó ahí el Santísimo Sacramento. Luego tomó un recipiente de barro que parecía una urna griega, sosteniéndola mucho más alto de cómo había sostenido la custodia, lo llevó hacia el altar, y lo puso en el lugar donde había estado el Santís imo Sacramento; él luego incensó el recipiente y se arrodilló delante, diciendo: ¡Abba, tú eres el alfarero, nosotros somos el barro!’. No había nada en el recipiente, pero el sacerdote lo incensaba, y le rezaba…’. Esta, contó Trigilio, era la actitud de muchos de los que se formaban en San Marcos: en una palabra, idólatra”13.

La adoración del hombre (la asamblea) como Cristo en la nueva misa estaba tan completamente consumada en este “sacerdote” apóstata Novus Ordo que él adoraba el bote de barro, al igual que él adora la asamblea de la nueva misa Y esto es precisamente lo es la religión Novus Ordo/Vaticano II de Juan Pablo II. Es por eso que la apostasía interreligiosa de Asís ha sido plenamente aceptada por los clérigos del Vaticano II, con todos los líderes religiosos, incluyendo a los negadores de Cristo. Ellos fueron invitados y aceptaron porque (según la falsa religión del Vaticano II) su dignidad de hombres es más importante que el hecho de que rechazan a Cristo.

Por lo tanto, la idolatría existe en tres frentes en la religión del Vaticano II: 1) la adoración de un pedazo de pan inválidamente consagrado en la nueva misa, puesto que la forma de la consagración en la nueva misa no es suficiente para la validez (como hemos demostrado ); 2) la adoración del hombre al conformar el servicio a la asamblea, en lugar de a Dios, por haber girado el altar y muchas otras cosas; y 3) la elevación de la dignidad del hombre por encima de la enseñanza de Cristo al aceptar las falsas religiones de los hombres, a pesar de que contradicen las enseñanzas de Cristo.

Esta adoración del hombre es una razón principal por la que el “sacerdocio” Novus Ordo es una cloaca de abominaciones, homosexualidad y perversión indecible. Como hemos visto, un estudio de los misioneros revela que donde estaba instalada la idolatría (por ejemplo, en los territorios de misión completamente bajo el yugo de Satanás), la homosexualidad era común. La idolatría de la nueva misa es un factor importante en la perversión masiva de los “sacerdotes” Novus Ordo.

Obviamente, estos hechos nos deberían mostrar, una vez má,s el por qué nunca se puede asistir a la misa del Novus Ordo por ningún motivo, bajo pena de pecado grave.

Papa San Pío X, E Supremi Apostolatus, 4 de octubre de 1903: “… esta es la señal propia del Anticristo según el mismo Apóstol: el hombre mismo con temeridad extrema ha invadido el campo de Dios, exaltándose por encima de todo aquello que recibe el nombre de Dios”14.

Notas de la Sección 25:

1 Michael Davies, Pope Paul’s New Mass, Kansas City, MO: Angelus Press, p. 141.

2 Michael Davies, Pope Paul’s New Mass, p. 149.

3 Michael Davies, Pope Paul’s New Mass, p. 141.

4 L’Osservatore Romano, 2 de noviembre de 1978, p. 1.

5 Walter M. Abbott, The Documents of Vatican II, The America Press, 1966, p. 144.

6 Michael Davies, Pope Paul’s New Mass, pp. 142-143.

7 Michael Davies, Pope Paul’s New Mass, p. 170.

8 Michael Davies, Pope Paul’s New Mass, pp. 197-198.

9 Michael Davies, Pope Paul’s New Mass, p. 340.

10 Michael Rose, Goodbye, Good Men, Washington, D.C.: Regnery Publishing, Inc., 2002, p. 121.

11 Michael Rose, Goodbye, Good Men, p. 121.

12 The Papal Encyclicals, by Claudia Carlen, Raleigh: The Pierian Press, 1990, vol. 4 (1939-1958), p. 54.

13 Michael Rose, Goodbye, Good Men, p. 166.

14 The Papal Encyclicals, vol. 3 (1903-1939), p. 6.



26. El deplorable estado de las escuelas “católicas” parroquiales y superiores

“Yo creía en un principio que iba a ser fácil bloquear el inmundo material que se enseña en las escuelas. Estaba segura que cualquier persona decente que viese el material, lo rechazaría y lo bloquearía inmediatamente. Yo fui una ingenua al pensar que el arzobispo o sus ‘jefes de departamento’ harían de todo por las almas1.

Desde la revolución del Vaticano II, el anterior sistema escolar católico ha sido devastado. Incluso muchos partidarios de la “Iglesia” del Vaticano II/Novus Ordo que son defensores vigorosos de los antipapas que hemos expuesto en las secciones anteriores, se han visto obligados a abandonar en masa el sistema escolar “católico” Novus Ordo. La herejía y la inmoralidad del sistema escolar “católico” permite decir que ya no es católico, excepto de nombre. Entre sus muchos problemas está la educación sexual.

El papa Pío XI condenó la educación sexual. Al hacerlo, señaló que la ignorancia de esas cosas no es lo que conduce a los pecados en este sentido, sino más bien la exposición a tales tentaciones.

Papa Pío XI, Divini illius magistri, 31 de diciembre de 1931: “Peligroso en sumo grado es, además, ese naturalismo que en nuestros días invade el campo educativo en una materia tan delicada como es la moral y la castidad. Está muy difundido actualmente el error de quienes, con una peligrosa pretensión e indecorosa terminología, fomentan la llamada educación sexual, pensando falsamente que podrán inmunizar a los jóvenes contra los peligros de la carne con medios puramente naturales y sin ayuda religiosa alguna; acudiendo para ello a una temeraria, indiscriminada e incluso pública iniciación e instrucción preventiva en materia sexual, y, lo que es peor todavía, exponiéndolos prematuramente a las ocasiones, para acostumbrarlos, como ellos dicen, y para curtir su espíritu contra los peligros de la pubertad.

”Grave error el de estos hombres, porque no reconocen la nativa fragilidad de la naturaleza humana ni la ley de la que habla el Apóstol, contraria a la ley del espíritu (Rom. 7, 23), y porque olvidan una gran lección de la experiencia diaria, esto es, que en la juventud, más que en otra edad cualquiera, los pecados contra la castidad son efecto no tanto de la ignorancia intelectual cuanto de la debilidad de una voluntad expuesta a las ocasiones y no sostenida por los medios de la gracia divina”2.

En flagrante desprecio de esta enseñanza, en todas las escuelas “católicas” se implementan programas de educación sexual, incluidos los que utilizan medios gráficos, corrompiendo la inocencia de los niños católicos desde sus primeros años. De hecho, sería un eufemismo llamar simplemente de “educación sexual” a estos programas. Deberían llamarse más correctamente “iniciación sexual” o adoctrinamiento en la inmundicia. Como parcialmente se citó al comienzo de esta sección, una madre, cuyo hijo estaba recibiendo esta “educación sexual” en la escuela “católica”, expresó su indignación al “obispo”, pero fue en vano:

“Los últimos dos meses han sido una pesadilla. Yo creía en un principio que iba a ser fácil bloquear el inmundo material que se enseña en las escuelas. Estaba segura que cualquier persona decente que sólo viese el material, lo rechazaría y lo bloquearía inmediatamente. Yo fui una ingenua al pensar que el arzobispo o sus ‘jefes de departamento’ harían de todo por las almas. En cambio, lo que encontré fue un arzobispado lleno de gente con la conciencia laxa y juicios deformados: ‘sepulcros blanqueados que por fuera lucen hermosos, pero por dentro están llenos de huesos de muertos y toda inmundicia’. Todos los padres en esta diócesis deberían alarmarse de que tales personas se hayan puesto a cargo de cuidar y enseñar a niños inocentes y vulnerables. ¡Es escandaloso!”3.

Para ilustrar la perversión de esta “educación sexual”, es necesario exponer algunos detalles. Si no se dan detalles específicos, la mayoría no se dan cuenta lo mala que es la situación. En la Diócesis de San Antonio, por ejemplo, el libro Creciendo en el Amor se utiliza para la educación sexual de los grados K-8. Este libro también se utiliza en las diócesis de todo el país. Una madre quejándose advirtió acerca de este libro:

“La sexología comienza en el kindergarten donde los niños aprenden las palabras del cuerpo, tales como: pene, testículos, senos, vagina, nalgas, ano, orinar y defecar. Les introducen la idea de tocarse a sí mismos (masturbación) ‘para confort o sensación placentera’. Cada año, el programa explora la actividad sexual un poco más en profundidad las partes del cuerpo y avanzando hasta instrucciones relativas al beso francés, el juego previo, los orgasmos, el sexo oral y anal. Si esto no fuera suficientemente malo, Creciendo en el Amor enseña acerca de los juguetes sexuales (consoladores y vibradores), el sadismo y el masoquismo”4.

Otra persona señala:

Creciendo en el Amor, es tan absolutamente repugnante y depravado en su descripción explícita de pervertidos actos sexuales, que incluye técnicas de sexo oral para hombres y mujeres heterosexuales y homosexuales, y la descarada ‘agenda pro gay y lesbiana’; sólo con eso bastaría para provocar la indignación pública suficiente como para obligar a que la jerarquía estadounidense y al Vaticano le dieran un misericordioso término a estos cincuenta años de experimento anti-vida, anti-niño, anti-familia y anti-Dios”5.

¡Este libro se utiliza para educar a los niños en las escuelas “católicas”! Hemos cubierto en gran detalle cuán malvada y herética es la secta del Vaticano II, pero aun así es algo difícil de creer que esto esté siendo enseñado. Estamos hablando de una posesión demoníaca completa en la propia educación dado en las escuelas “católicas” que alienta a los niños más pequeños a cometer pecados mortales (como la masturbación), ¡enviándolos al infierno para siempre!

Mateo 18, 6: “Y al que escandalizare a uno de estos pequeñuelos que creen en mí, más le valiera que le colgasen al cuello una piedra de molino de asno y le hundieran en el fondo del mar”.

Si bien que esta iniciación sexual abominable y satánica se enseña en las escuelas “católicas”, en realidad no es correcto presentar dicho material sexual gráfico, como aparece en Creciendo en el Amor, en las escuelas públicas del estado de Louisiana6. El libro Creciendo en Amor lleva el Nihil obstat del Rev. Richard L. Schaefer, Censor DePutatus y el imprimatur del arzobispo Jerome Hanus de la Arquidiócesis de Dubuque (IA).

A la luz de esta situación, no es de extrañar que el dogma y la moral católica básica sean rechazados o ignorados casi universalmente por los “católicos” que han venido de esas escuelas. La inmoralidad, inmodestia e indiferencia son rampantes, y en muchos sentidos, los “católicos” Novus Ordo son tan malos o peores que los paganos. Por ejemplo, casi todas las escuelas superiores “católicas” promueven fiestas de graduación donde hay rap, rock, y música heavy metal, como también vestidos y bailes lascivos. No hay ninguna aversión a la cultura moderna y a las celebraciones mundanas, de las que la Escritura y la fe católica tradicional enseñan están en desacuerdo con los caminos de Dios. Por el contrario, hay una unión entre la cultura pagana y el sistema escolar del Novus Ordo. Dado que esto es lo contrario de lo que debe impartir una verdadera educación católica, se demuestra una vez más que el sistema escolar Novus Ordo carece de la verdadera fe católica.

Papa León XIII, Exeunte iam anno # 10, 25 de diciembre de 1888: “Ahora toda la esencia de la vida cristiana es rechazar la corrupción del mundo y oponerse constantemente a cualquier indulgencia para con ella…”7.

Los jóvenes pasan cuatro años en la escuela secundaria “católica” sin haber recibido ninguna educación acerca del concepto de pecado mortal8. Como la madre antes mencionada señaló: “Es una verdadera tragedia que en las actuales escuelas católicas, los niños de hoy en día puedan recitar la letanía de las partes sexuales del cuerpo, pero no puedan recitar los Diez Mandamientos del Señor”9. Un estudio escrito por un profesor de sociología de Notre Dame, llegó a la conclusión de que los adolescentes “católicos” norteamericanos son “en gran medida indiferentes a los asuntos de fe y moral”10. Esta reveladora apreciación es también probablemente una conclusión atenuada si consideramos que se trata de un profesor que enseña en una de las universidades de la secta post- Vaticano II.

Tanto en los Estados Unidos como en el extranjero, el sistema escolar “católico” post-Vaticano II está lleno de indiferentismo religioso y admiración por las falsas religiones. Por ejemplo, la escuela católica primaria de la Santa Cruz Romana en South Yorkshire, Inglaterra —con la aprobación de la diócesis de Hallam— realiza un sikh y un día judío para celebrar esas religiones falsas11.

El Día del Judaísmo en la escuela primaria “católica” de la Santa Cruz

El sistema escolar “católico” post-Vaticano II es una burla, y tal vez la única razón por la que todavía tiene incluso una apariencia de respeto o reconocimiento como “católico” en el mundo moderno se debe a sus programas deportivos. Las “Ligas católicas” están identificadas con la competencia secundaria de atletismo, que cuentan con algunos de los programas deportivos más importantes del país, sobre todo en fútbol y baloncesto. Las “Ligas católicas” ciertamente no se destacan por su formación de las personas en la fe católica, que es inexistente.

Desde que la fe católica ya no es considerada necesaria para la salvación, los sacerdotes Novus Ordo ya no le dicen a las familias se están obligadas a enviar a sus hijos a las escuelas “católicas”. “El número de escolares católicos en la arquidiócesis de Boston ha caído desde 152.869 en 1965 a 50.742 en el día de hoy, y la arquidiócesis ha cerrado varias escuelas en cada uno de los últimos años”12.

Las estadísticas de disminución para los EE.UU. en su conjunto son incluso más sorprendentes.

“— Escuelas católicas. Casi la mitad de todas las escuelas secundarias católicas en los Estados Unidos han cerrado desde 1965. La población estudiantil se ha reducido de 700.000 a 386.000. Las escuelas parroquiales sufrieron una caída aún mayor. Unas 4.000 han desaparecido, y el número de alumnos que asisten ha caído por debajo de 2 millones – desde los 4,5 millones. Aunque el número de católicos de EE.UU. ha aumentado en 20 millones desde el año 1965, las estadísticas de Jones muestran que el poder de la fe católica y la devoción a la fe no son ni la sombra de lo que eran”13.

Al considerar estas cifras, hay que recordar que la población de los que se profesan católicos ha aumentado en 20 millones desde 196514. Por tanto, si el número de escolares católicos se hubiese mantenido igual desde 1965, ello representaría, en sí mismo, un tremendo fracaso. Pero cuando consideramos que no sólo el número no sigue siendo el mismo, y que casi la mitad de todas las escuelas secundarias católicas han cerrado, y que la asistencia a la escuela parroquial se ha reducido en 2,5 millones, esto representa una crisis catastrófica y una profunda podredumbre espiritual. Todo está ligado a lo que hemos estado cubriendo y exponiendo en la primera parte de este libro: los antipapas del Vaticano II, la nueva misa y la apostasía del Vaticano II.

Notas de la Sección 26:

1 Citado en un debate sobre el tema: https://web.archive.org/web/20060504124924/http://www.dotm.org/sexed-notes.htm

2 Denzinger, The Sources of Catholic Dogma, B. Herder Book. Co., Thirtieth Edition, 1957, no. 2214.

3 https://web.archive.org/web/20060504124924/http://www.dotm.org/sexed-notes.htm

4 https://web.archive.org/web/20060504125024/http://www.dotm.org/gil-flores.htm

5 Diocese Report, March 5, 2001.

6 The Wanderer, Oct. 18, 2001.

7 The Papal Encyclicals, por Claudia Carlen, Raleigh: The Pierian Press, 1990, Vol. 2 (1878-1903), p. 199.

8 Personal testimony given to MHFM.

9 https://web.archive.org/web/20060504125024/http://www.dotm.org/gil-flores.htm

10 Christian Smith, Soul Searching: The Religious and Spiritual Lives of American Teenagers (Oxford, 2005); citado por Inside Fordham Online, Jan. 19, 2007.

11 Holy Rood “Catholic” Primary School.

12 Michael Paulson, “Church Turns to Critic to Aid Catholic Schools”, The Boston Globe, Oct. 23, 2005.

13 Pat Buchanan, “An index of catholicism’s decline,” Townhall News, Dec. 11, 2002.

14 Pat Buchanan, “An index of catholicism’s decline,” Townhall News, Dec. 11, 2002.



27. El deplorable estado de los colegios y universidades “católicos”

Todo colegio o universidad “católica” en comunión con el “papa” Benedicto XVI está plagado de herejía e indiferentismo y/o promoción de la agenda homosexual y/o ataques a la Sagrada Escritura y/o ataques a la historicidad de nuestro Señor o todas las anteriores. Los grados honoríficos frecuentemente se dan a proabortistas. Los proabortistas son a menudo los oradores en la entrega de diplomas en esas Universidades “católicas”, donde abundan los escándalos más indignantes. Ahora veremos un panorama general de la herejía, la apostasía y la inmoralidad que caracteriza a los colegios y universidades “católicos”. Se podría escribir un libro entero lleno de ejemplos de lo que cubrimos aquí.

En el año 2004, 29 de las llamadas “universidades católicas” exhibieron la abominable obra, Los monólogos de la Vagina1. En febrero de 2005, 27 exhibieron la obra2. Hay que considerar el nivel de apostasía que esto revela; ¡esta atrocidad ocurrió en estos campus “católicos” donde hay clérigos que ocupan posiciones de autoridad! En el mismo año, al menos 16 universidades “católicas” tuvieron oradores proabortistas en la ceremonia de graduación. En mayo del 2005 la Universidad “católica” Marymount Manhattan tuvo a Hillary Clinton como oradora invitada3. Clinton ha hablado en otras universidades “católicas”, incluyendo Canisius en Buffalo, NY4. Oradores de graduación acatólicos y proabortistas son tan comunes en las universidades “católicas” que sería un gran proyecto realizar un seguimiento de todos ellos.

La Universidad Loyola de Chicago (la universidad “jesuita” de Chicago) incluso dio la bienvenida a Kyan Douglas, el actor homosexual de “Queer Eye for the Straight Guy” (Mirada gay para el hombre heterosexual) con un destacado enlace e imagen sobre su sitio web5. La misma universidad promueve abiertamente el lesbianismo y la homosexualidad6.

Un “estudio realizado por la Universidad de California-Los Ángeles reveló que las opiniones sobre moral de los estudiantes eran las más fuertes, pero después de transcurridos 4 años en la universidad, pasaban a ser las más débiles. En 1997, de las treinta y ocho de las universidades católicas encuestadas, el 37,9 por ciento de los estudiantes católicos de primer año eran favorables a la legalización del aborto7”.

La Universidad de Notre Dame ha organizado dos veces un festival de cine gay. El decano de Teología, el “P”. Richard McBrien, niega los dogmas católicos más básicos.

La Universidad Jesuita de San Francisco ofrece beneficios para las parejas homosexuales8. La Universidad de Santa Clara, una institución “jesuita” en California, invitó a dos oradores del Centro Nacional pro Derechos de las Lesbianas en febrero de 2004 para promover asuntos legales que enfrentan las parejas homosexuales9.

La Universidad DePaul, la más grande universidad “católica” en los Estados Unidos, ofrece una especialización en “estudios gay”10.

La “Universidad Católica de América”, al igual que los principales colegios y universidades “católicos”, está llena de herejía y apostasía. El 26 de abril de 2006, la CUA organizó un almuerzo interreligioso. “Aproximadamente 100 invitados, representantes de las religiones Católica Romana, Ortodoxa Oriental/Oriental cristiana, protestante, judía, musulmana y grupos religiosos orientales, participaron en un almuerzo a las 13:00 horas organizado por el Rev. David M. O’Connell, CM, Presidente de la Universidad Católica. En su discurso de bienvenida a los presentes, el P. O’Connell declaró que la religión ha desempeñado siempre un papel importante en el desarrollo de las culturas del mundo”11, como si sus falsas religiones del diablo fueran un aspecto positivo y querido por Dios en el establecimiento de las culturas.

El “P”. O’Connell también los alentó en sus propias oraciones, conmemorando el espíritu de Asís, y “uniéndose en oración” con los infieles, paganos y herejes. Alguien que conocemos que asistió a la CUA dijo que era el lugar más malvado en que jamás había estado: el espíritu de apostasía de la verdadera fe en un lugar que dice representarla era una forma tan única y profunda del mal que uno podía sentirlo.

La Universidad “católica” Seton Hall es un hogar para personas de todas las religiones. Su sitio web oficial declara: “Ya sea que usted este buscando una sinagoga cercana, unirse a una comunidad de musulmanes para las oraciones del viernes o un estudio inter-confesional de la Biblia, La pastoral del Campus [en Seton Hall] lo pondrá en contacto con estudiantes que comparten sus creencias”12. Alentar a la gente a practicar el judaísmo, el islamismo, etc. es, por supuesto, una total apostasía.

También la Seton Hall otorgó el “Premio Sandra Day O’Connor” a la juez pro-aborto Maryanne Trump Barry. Sandra Day O’Connor, que es una activista pro-aborto y el voto clave en la derogación de las leyes contra el aborto en casi 30 estados, entregó el premio denominado con su nombre a la juez pro-aborto que anuló la prohibición del aborto por nacimiento parcial en Nueva Jersey13. Sólo hay dos palabras para esto: locura y apostasía.

La Universidad “católica” Marquette promueve la apostasía interreligiosa. Como uno de muchos ejemplos, su website dice: La pastoral universitaria realizará una oración interreligiosa por la paz… Por favor, únase a nosotros para escuchar la vocación de líderes religiosos de diversas tradiciones y denominaciones religiosas, ya que unen sus voces en oración por una solución pacífica a la posibilidad de guerra en Irak”14.

La Universidad “Católica” Dunquesne es particularmente abierta sobre su apostasía. Su sitio web también va tan lejos como para elaborar una lista con las direccione de las iglesias y templos no católicos para que sus alumnos puedan ir allá para realizar sus prácticas religiosas. ¡Esta lista incluye iglesias protestantes y cismáticas, sinagogas, mezquitas y el templo hindú Jain! ¡Esto es demasiado para ser una Universidad “católica” dedicada a la fe verdadera!

“La Oficina de la Pastoral Universitaria de los Espiritanos ha compilado esta lista para el uso de todos los estudiantes con el fin de que puedan practicar su fe cuando estén fuera de la escuela. Si no se incluye un tiempo apropiado para llegar, aparece un número de teléfono en la lista para llamar y preguntar. Las ubicaciones con asterisco (*) son las que se encuentran a poca distancia. Duquesne es un campus urbano con muchas iglesias y otros lugares de culto cercanos. Estaremos encantados de ayudarle a encontrar uno que se adapte a sus necesidades”15.

La Universidad “católica” Xavier en Ohio invita abiertamente a practicar las religiones no católicas. “ofrecemos oportunidades para el desarrollo espiritual y la adoración para todas las tradiciones religiosas. La información sobre las comunidades de fe religiosas locales protestantes, judías y otras está disponible en la oficina de la pastoral universitaria”16. Esto es apostasía total.

La Universidad “jesuita” de Georgetown ofrece un curso llamado “El problema de Dios”. El objetivo del curso es lograr la aceptación de todas las religiones.

“Los estudiantes [no católicos] admiten que se mostraron escépticos cuando supieron que el curso era parte de su plan de estudios. Cuando Kholoud le dijo a su familia que ella estaría tomando una clase llamada “El problema de Dios” impartida por un sacerdote católico, le preguntaron si quería convertirse.”

“‘Él no está aquí para hacer eso’, dijo Kholoud de Maher. ‘Él está aquí para hablar de la fe. Mi idea es diferente a la suya, pero él nos ayuda a desarrollar la aceptación de otras religiones. ‘Maher también ayudó a desvanecer esos temores [de que él los quería convertir] durante la primera semana de clases cuando dijo con la mayor naturalidad: ‘estoy seguro de que la gente se pregunta: ¿Se propone el Padre Maher convertirnos?... Por supuesto, la respuesta es sí. Quiero convertirlos a todos de una comprensión infantil de nuestra fe a una comprensión adulta de la fe’17.

Por lo tanto, el “sacerdote” que enseña en la Universidad “católica” Georgetown admite que no quiere convertir a nadie a la fe católica, sino más bien “convertirlos” a una comprensión más profunda de su propia fe, sea cual fuere. Y el propósito de su curso “El problema de Dios” es lograr la aceptación de todas las religiones. Esto es apostasía total.

La apostasía interreligiosa del año 2006 en Georgetown en conmemoración de Asís18

En el 20º aniversario del encuentro interreligioso de oración de Juan Pablo II en Asís, muchos colegios y universidades “católicas” celebraron reuniones del mismo tipo para conmemorar el evento. La “católica” Georgetown celebró la Oración Internacional por la Paz 2006: Encuentro de los Pueblos y Religiones en el Espíritu de Asís19. Georgetown también ofrece programas de la pastoral para la promoción del judaísmo, el islam, el protestantismo y la “ortodoxia” oriental.

“Además de los extensos servicios de culto ofrecidos por determinadas tradiciones religiosas, la Oficina de la Pastoral Universitaria ofrece oportunidades para la oración y el diálogo entre religiones durante el año escolar. Los eventos incluyen diálogos interreligiosos, meditación interreligiosa, Aleluya Shabat, Una Seder interreligiosa y una exhibición de arte interreligioso”20.

Esto significa que la universidad de Georgetown promueve la práctica del judaísmo directamente en su sitio web.

El culto protestante, judío y musulmán se celebra en el campus [en Georgetown] en los servicios organizados por la Oficina de la Pastoral Universitaria y por grupos de estudiantes. Estudios bíblicos, retiros diarios y tres servicios de adoración los domingos en la tradición protestante se realizan en el campus. Los capellanes judíos y la Asociación Estudiantil Judía celebra una cena Shabbat cada viernes. Una sala de oración musulmana en Copley Hall se utiliza para la oración islámica y el culto diario y hay un gran servicio comunitario de adoración musulmana cada viernes. El martes por la noche hay un servicio de oración ortodoxa en Copley Crypt”21.

La Universidad “jesuita” de Boston está también llena de apostasía. El 9 de febrero de 2005, organizó una discusión sobre el documento de los “obispos” estadounidenses de agosto de 2002: Reflexiones sobre la alianza y la misión. Este celebre documento declaró que “… las campañas orientadas para que los judíos se conviertan al cristianismo ya no son teológicamente aceptables en la Iglesia Católica”. Tres “teólogos” de la Universidad de Boston abordaron el tema: “¿Deben los católicos querer convertir a los judíos (Si los judíos se encuentran en un verdadero pacto con Dios)?”. Los tres indicaron —en su manera modernista de decir mucho sin decir casi nada— que no hay necesidad alguna de que se conviertan los judíos. La respuesta más clara vino del “teólogo” Cunningham Philip del Boston College, quien declaró:

“Si, como los cristianos ciertamente postulamos que el nacimiento de la Iglesia era parte del plan divino, entonces los cristianos deben contemplar la posibilidad de que el “rechazo” de los judíos al Evangelio y el desarrollo de la herencia rabínica post-Templo también era parte del plan divino”22.

El “rechazo” al Evangelio puede ser parte del plan divino, según el “católico” Boston College.

Se podría decir que la más “prestigiosa” universidad “católica” en el mundo es el Angelicum en Roma. Ellos promueven la misma apostasía ejemplificada por todos los demás colegios y universidades “católicas”. El Angelicum ofrece un curso sobre ecumenismo que promueve el ecumenismo en línea del Directorio para la aplicación de los Principios y Normas sobre el Ecumenismo, promulgado por Juan Pablo II23. Este increíble Directorio desalienta la conversión de los no católicos, promueve los servicios de culto interreligiosos, el intercambio de iglesias con las religiones falsas y sectas, etc., como cubrimos anteriormente en este libro.

La Universidad Gregoriana en Roma es otra famosa institución “católica”. Bueno, el ex “arzobispo” anglicano de Canterbury, George Carey, enseña ecumenismo ahí24. Esto significa que un hereje no católico —un laico que se hizo pasar por un obispo válido— está enseñando el herético ecumenismo a los seminaristas y clérigos del Novus Ordo. Tenemos la sospecha de que tampoco enseñan la invalidez de las ordenaciones anglicanas.

Podríamos continuar durante muchas páginas documentando la apostasía, la inmoralidad y el escándalo de los llamados colegios y universidades “católicos”, pero se puede ver muy claramente que la apostasía de las instituciones educativas de la secta del Vaticano II es universal. Esta apostasía va desde la universidad local de la secta del Vaticano II aquí en Estados Unidos, hasta las más prestigiosas de Roma. Esto es simplemente porque todos están siguiendo la nueva religión de la secta del Vaticano II. Ellas son —puesto que la secta del Vaticano II las respalda— católicas sólo de nombre.

Una imagen impactante de la apostasía del Vaticano II que se promueve en la página web de la Universidad “católica” Seton Hall, que hemos cubierto en esta sección (el subrayado es nuestro)

Notas de la Sección 27:

1 TFP Student Action, “Scandal at 34 Catholic Colleges.”

2 Tim Drake, “No Longer Catholic,” This Rock, Nov. 2005 issue, El Cajon, CA: Catholic Answers.

3 Tim Drake, “No Longer Catholic,” This Rock, Nov. 2005 issue, El Cajon, CA: Catholic Answers.

4 “The Final Count; Latest on Attack on British Aircraft in Iraq,” CNN Transcripts, Aired February 1, 2005 - 08:00 ET.

5 Catholic Citizens of Illinois; Loyola University Chicago, “Kyan Douglas from Queer Eye for the Straight Guy Sunday,” March 14, 2004.

6 “The Official GLBTQA Organization at Loyola University Chicago, Hate Crime Awareness Week,” 2006, Monday, April 24t - Friday, April 28th.

7 Tim Drake, “No Longer Catholic,” This Rock, Nov. 2005 issue, El Cajon, CA: Catholic Answers.

8 “Same-Sex Benefits at University of San Francisco,” San Fransico Faith, April 5, 2004.

9 Seattle Times, Tuesday, March 02, 2004.

10 “DePaul University to Offer Minor in ‘Queer Studies’,” NPR : National Public Radio, January 26, 2006.

11 “International Prayer for Peace Gathering at Catholic University,” Public Affairs: The Catholic University of America, April 26, 2006.

12 Seton Hall University, New Jersey.

13 “Catholic University Under Fire for Honoring Pro-Abortion Judge,” Life News, April 14, 2004.

14 Marquette University News, Feb. 10 to 14, 2003.

15 “Other Worship Sites,” Duquesne University: Spiritan Campus Ministry.

16 Xavier University - Cincinnati, OH.

17 “Discussions of Faith,” Georgetown University.

18 Georgetown University.

19 “Prayer for Peace,” Georgetown University.

20 Georgetown University Ministry Program.

21 Georgetown University Ministry Program.

22 Boston College, “Reflecting on the Reflections,” by Philip A. Cunningham, “Panel Discussion Sponsored by Boston College’s Center for Christian-Jewish Learning and Theology Department: "Should Catholics Seek to Convert Jews (If Jews Are in True Covenant with God)?"” - February 9, 2005.

23 https://web.archive.org/web/20061013152651/http://www.angelicum.org/facolta/paginephp/dxcorsiteo.php?xt=t3e&xa=2005

24 “Ex Archbishop Of Canterbury George Carey And Ex Protestant Evangelical Moving Swiftly To Ecumenism And Rome,” Ian Paisley: European Institute of Protestant Studies, June 12, 2003.



28. El fiasco de la anulación – La aceptación de facto del divorcio y del segundo matrimonio de la secta del Vaticano II

Papa León XIII, Dum multa, # 2, 24 de diciembre de 1902: “De ello se deduce entonces que el matrimonio de los cristianos cuando está totalmente consumadono puede ser disuelto por cualquier otra razón que no sea la muerte de alguno de los cónyuges, de acuerdo con las santas palabras: ‘Lo que Dios ha unido, no lo separe el hombre’”[1].

De acuerdo con el dogma católico, las propiedades esenciales del matrimonio son la unidad y la indisolubilidad. Un matrimonio válidamente contraído y consumado es vinculante hasta que la muerte separa a los cónyuges. “No hay tal cosa como la anulación de un matrimonio sacramental consumado. La expresión se utiliza a veces incorrectamente para la declaración de nulidad de una unión presunta de ser un matrimonio, pero que en el examen se comprueba que no lo ha sido así[2]. Es importante que entendamos que no existe tal cosa como “la anulación” de un matrimonio consumado, sino sólo es una declaración de nulidad de que cierta unión nunca fue un matrimonio desde un comienzo, si es que hay clara evidencia de que dicha unión en particular no fue contraída válidamente.

Teniendo esto en cuenta, es fácil ver por qué las “nulidades” (es decir, las declaraciones de que algunas uniones que no fueron en realidad matrimonios desde un comienzo) tradicionalmente se daban en muy raras ocasiones. Tales casos son muy difíciles de probar, y si hay dudas acerca de si una unión en particular fue un matrimonio contraído válidamente, la Iglesia presupone la validez del matrimonio.

Canon 1014, Código de Derecho Canónico de 1917: “El matrimonio goza del favor del derecho; por consiguiente, en caso de duda, se debe estar por la validez del matrimonio mientras no se demuestre lo contrario, salvo lo que se prescribe en el canon 1127”[3].

Un buen ejemplo de “nulidad”, que podría darse sobre bases sólidas, sería si una mujer contrajo “matrimonio” (no por culpa suya) con un hombre a quien más tarde ella descubrió que era un sacerdote válidamente ordenado. Puesto que los sacerdotes no pueden contraer matrimonio (canon 1972)[4], la unión entre este sacerdote y la mujer no fue un matrimonio válido. A ella se le daría un decreto de nulidad de que ella nunca se casó. Ella sería libre de casarse con otra persona.

Otro ejemplo evidente de “nulidad” sería si la persona con quien usted se “casó” resultó haber estado casado(a) antes, pero le ocultó a usted esta información. Un ejemplo de épocas pasadas sería si una mujer se casó con un esclavo a quien ella realmente pensaba que era un hombre libre, pero no lo era. Se daría una declaración de nulidad, ya que ese error en particular acerca de la persona con quien se va a casar es tan grave que hace que el matrimonio sea nulo (canon 1083 §2)[5].

En todos estos casos, la razón debe ser grave y la evidencia debe ser clara de que nunca hubo un matrimonio válido. Es por eso que sólo se concedieron 338 anulaciones en 1968 en los EE.UU., cuando la enseñanza pre-Vaticano II sobre el matrimonio era sostenida aún por la mayoría.

Sin embargo, con la explosión de la apostasía post-Vaticano II, la enseñanza de la indisolubilidad del matrimonio se ha tirado por la ventana junto con los otros dogmas. Desde 1984 a 1994, la iglesia del Vaticano II en los EE.UU. concedió un poco menos de 59.000 al año, ¡a pesar que el número de matrimonios católicos ha caído un tercio desde 1965![6]

¡Sólo en el 2002, la secta del Vaticano II concedió 50.000 anulaciones en los Estados Unidos![7] ¡Un asombroso 97% de todas las nulidades solicitadas se concedieron en los Estados Unidos! Esto significa que casi todos los que quieren una “anulación” de su matrimonio ¡la consiguen!

P. Leonard Kennedy: “Desde 1984 a 1994 fue el 97% para los juicios de primera instancia. Todos los casos, sin embargo, tenían que tener un segundo juicio. El porcentaje de decisiones revocadas en los Estados Unidos es de 4/10 del 1%[8].

Esto significa que casi el 100% de las nulidades solicitadas son concedidas en el primer juicio, ¡con un porcentaje inferior a 0.5% de posibilidad de que tal anulación sea revocada en un segundo! Este es un rechazo total de la indisolubilidad del matrimonio, en la realidad y en los hechos. Este fiasco de la anulación fue el tema del famoso libro de Sheila Rauch Kennedy, Shattered Faith: A Woman’s Struggle to Stop the Catholic Church from Annulling Her Marriage[La fe trozada: La lucha de una mujer por detener a la Iglesia católica de anular su matrimonio]. Esta tolerancia del divorcio y segundas nupcias con el pretexto de anular matrimonios falsos ha destruido innumerables familias y se burla de la Iglesia católica ante el mundo.

Las cosas están tan mal al respecto que, “En los boletines de la iglesia, en los periódicos católicos, e incluso en la prensa secular, hay anuncios de que las anulaciones están disponibles, a veces con la garantía de que les será concedida. ‘Algunos anuncios prometen prácticamente la anulación a todos los que la soliciten. Los esfuerzos de promoción [de las nulidades]… pueden suscitar respuestas de… cónyuges que sueñen con un matrimonio más conveniente, pero que no considerarían seriamente la separación y el divorcio sino fueran por las anulaciones que se las presentan como una alternativa conveniente y aceptable’”[9].

Básicamente cualquier pareja que quiera una declaración de que no están casados ​​la puede conseguir. Las conceden para todo tipo de razones ridículas, como el alcoholismo, la incompatibilidad de personalidades, etc., etc., etc., ningunas de las cuales son motivos válidos. ¡El 11,68% de las anulaciones que se conceden hoy son a causa de “consentimiento defectuoso”, que implica que al menos una de las partes no tenía un conocimiento suficiente o la madurez como para saber qué compromiso se requiere en el matrimonio![10] En otras palabras, si después de algunos años de matrimonio descubre la persona que ya no le gusta más su esposa, él no estaba lo suficiente “maduro” o no sabía en qué se estaba metiendo cuando decidió intercambiar los votos perpetuos con esta persona. Esto es obviamente absurdo, completamente falso e indignante.

Las personas que piensan que son librea para contraer de nuevo matrimonio bajo dichos falsos y deshonestos fundamentos se engañan a sí mismos; se colocan en el camino de la condenación. Y la secta del Vaticano II los confirma en ese falso camino. Cuando las personas hacen los votos del matrimonio, estos son hasta que la muerte los separe. Ellos querían los beneficios del matrimonio, ellos fueron quienes decidieron contraerlo. Las obligaciones que acompañan el matrimonio no parecían molestarles cuando hicieron uso de sus derechos matrimoniales. Es su culpa si, por algún tiempo después, no les gustó la decisión que hicieron o no estaban preparados para ello. La capitulación de la secta del Vaticano II con respecto a este tema es una prueba más de la adoración al hombre, apaciguar al hombre a toda costa, aliviándolo de todas sus responsabilidades y contratos ante Dios porque ya no le son convenientes o ya no son de su gusto. Este abominable fiasco de anulación es uno de los aspectos más despreciables de la secta del Vaticano II.

Robert H. Vasoli, autor del libro What God Has Joined Together [Lo que Dios ha unido], era parte de un matrimonio totalmente válido durante 15 años cuando repentinamente se encontró demandado por la anulación de su matrimonio. Él escribe que el escándalo generado por la anulación por las personas que conocían a los cónyuges y no podían aprobar “es mínimo en comparación con el escándalo generado por el sistema de tribunales. El sistema en su conjunto es un escándalo”[11].

Los antipapas de la secta del Vaticano II no hacen nada para frenar este atropello o hacer cumplir la santidad del vínculo matrimonial. Esta burla del matrimonio, por la concesión de falsas anulaciones, continúa inexorablemente bajo su mando como la lava que se derrama fuera de un volcán en erupción.

Basados en estos hechos sorprendentes, se puede realmente decir que la secta del Vaticano II permite el divorcio y las segundas nupcias, demostrando una vez más que no es la Iglesia católica, sino una falsa secta de los últimos días. Observe cuán diferente actuaban los verdaderos Papas cuando se enfrentaban a estos problemas.

Mientras la secta del Vaticano II niega la indisolubilidad del matrimonio, la Iglesia católica y los verdaderos Papas la han defendido a toda costa

En el año 996, el rey Roberto II de Francia repudió a su mujer Susana y se “casó” con Berta de Borgoña. A pesar de los problemas que pudieran haber surgido por oponerse al poderoso rey, el Papa Gregorio V condenó la unión de Roberto con Berta como bígamo y le ordenó separarse de Berta o lo excomulgaría. Roberto envió un embajador a Roma con la esperanza de que el Papa pudiera ceder, pero fue en vano:

“… el Papa Gregorio V sólo podía decir con su Señor: ‘Lo que Dios ha unido, que no lo separe el hombre’. Casi mil años antes, Jesucristo, había dado esto a sus discípulos, lo que les pareció una de las más difíciles de sus enseñanzas. No obstante, todavía resonaba por los pasillos del tiempo, el terror de los poderosos, el escudo de los inocentes, cuando su vicario en la tierra ciento treinta y ocho dijo una vez más lo que pensaba del sagrado e inquebrantable vínculo del matrimonio, en favor de la princesa Susana. Cuando el rey Roberto aún no se había separado de Berta, fue excomulgado, al final del año [998]. Tres años más tarde finalmente se sometió, y la despidió”[12].

En 1141, la hermana de la reina Leonor de Francia, Petronila, deseaba casarse con uno de los nobles más ricos y funcionario más poderoso de la corte, el senescal Raúl de Vermandois. El problema era que el senescal Raúl de Vermandois ya estaba casado con otra Leonor. Una comisión de tres obispos, sin duda influenciada por el rey Luis VI, pronunció la invalidez del matrimonio de Raúl con Leonor bajo el fundamento engañoso de consanguinidad. De inmediato se casó con Petronila. San Bernardo denunció la decisión de los obispos en palabras que se aplican sorprendentemente a la situación posterior al Vaticano II, con una diferencia crucial:

San Bernardo denunció a los tres obispos como ‘hombres descarados… quienes, a pesar de la ley de Dios, no han vacilado en separar lo que Dios ha unido. Esto no es todo. Ellos han ido más lejos y añadieron un pecado a otro al unir lo que no debe estar unido. Los ritos sagrados de la Iglesia han sido violados y las vestiduras de Cristo han sido rotas, y para empeorar las cosas esto se ha hecho por las mismas personas cuya preocupación debe ser que se enmienden’. Él no dudó en señalar que el propio matrimonio de Luis con Leonor estaba dentro de los grados prohibidos de consanguinidad, sin embargo, no había recibido una dispensa papal. El Papa Inocencio III en 1142 respondió excomulgando a Raúl de Vermandois e impuso un interdicto sobre sus tierras, y la suspensión de los tres obispos”[13].

En este episodio vemos una sorprendente analogía con la situación actual. San Bernardo denuncia a los obispos por conceder una anulación falsa cuando no había motivos para hacerlo, y los condena por romper la unión del matrimonio cuando su deber era hacer que se mantuviera. Pero la diferencia es que San Bernardo vivía cuando había un verdadero Papa, a diferencia de aquellos que viven en la actualidad. El verdadero Papa, Inocencio III, sin demora respaldó a San Bernardo y excomulgó a los culpables y suspendió a los obispos. No hay nada como esto realizado por los antipapas de la secta del Vaticano II, por supuesto, porque no son católicos y su secta aprueba el divorcio y las segundas nupcias bajo la cobertura de una anulación fácil y fraudulenta.

En 1193, el poderoso rey Felipe II de Francia anunció que buscaría una anulación un día después de casarse con la princesa Ingeborg. Los obispos franceses obedientemente concedieron una anulación a Felipe sin siquiera dar una audiencia a Ingeborg. Pero en 1195, el Papa Celestino III revocó la anulación dada por los obispos franceses y exigió que Felipe volviera junto a Ingeborg, y además le advirtió que ningún futuro matrimonio sería reconocido por la Iglesia, mientras Ingeborg estuviera viva.

“El rey resistía con furia, y en 1196 se casó bígamamente con Inés de Méran, pero el Papa Celestino III y su sucesor… siguieron insistiendo en los derechos de Ingeborg. En enero de 1200 el Papa Inocencio colocó a todo el reino de Francia bajo un interdicto para hacerlos cumplir. Felipe pretendió rendirse, pero su corazón seguía endurecido, y sólo trece años más tarde, finalmente recibió otra vez a Ingeborg y reinó con ella a su lado. Una vez más, los Vicarios de Cristo habían defendido un vínculo de matrimonio real, independientemente del costo político[14].

Quizás el caso más evidente que se debe mencionar al respecto es el del cisma anglicano. El cisma anglicano (siglo XVI) fue el resultado de la negativa de la Iglesia católica a conceder al rey Enrique VIII de Inglaterra la anulación de su matrimonio válido con Catalina de Aragón. El rey Enrique VIII quería que fuera considerado nulo porque deseaba casarse con Ana Bolena (de quien algunos eruditos sugieren que en realidad era su hija ilegítima)[15], por lo que Enrique se separó de Catalina y se casó inválidamente con Ana Bolena. El 11 de julio de 1533, el Papa Clemente VII excomulgó a Enrique VIII y ordenó a todos sus súbditos a evitarlo por haberse separado de Catalina y “casarse” sacrílega e inválidamente con Ana. Al año siguiente (1534), el rey Enrique VIII se declaró jefe de la Iglesia en Inglaterra. Negó que el Papa tuviera jurisdicción suprema sobre la Iglesia universal, negando la autoridad del Papa sobre la Iglesia en Inglaterra. Declaró su matrimonio con Catalina inválido, y su matrimonio con Ana válido.

Si los Papas hubieran concedido simplemente la anulación que quería Enrique VIII sobre la base de “consentimiento defectuoso” o incompatibilidad psicológica o alguna otra razón falsa, como la secta del Vaticano II se suele hacer, el cisma anglicano se habría evitado. Pero no, la verdad y la santidad del vínculo matrimonial tuvo que ser defendida a toda costa, incluso si eso significaba que el rey pusiera a todo un país bajo el cisma. Esa es la diferencia entre la Iglesia católica y la secta del Vaticano II, una es católica y la otra no lo es.

Notas de la Sección 28:

[1] The Papal Encyclicals [Las Encíclicas Papales], ed. ing., de Claudia Carlen, Raleigh: The Pierian Press, 1990, vol. 2 (1878-1903), pp. 517-518.

[2] Donald Attwater, A Catholic Dictionary [Un Diccionario Católico], ed. ing., Tan Books, 1997, p. 23.

[3] The 1917 PioBenedictine Code of Canon Law, traducido al inglés por el Dr. Edward Von Peters, San Francisco, CA: Ignatius Press, 2001, p. 352.

[4] The 1917 Pio-Benedictine Code of Canon Law, traducido al inglés por el Dr. Edward Von Peters, p. 369.

[5] The 1917 Pio-Benedictine Code of Canon Law, traducido al inglés por el Dr. Edward Von Peters, p. 373.

[6] P. Leonard Kennedy, Catholic Insight, “The Annulment Crisis in the Church” [La crisis de la anulación en la Iglesia], edición del marzo de 1999.

[7] Pat Buchanan, “An index of catholicism’s decline,” Townhall News, Dec. 11, 2002.

[8] P. Leonard Kennedy, Catholic Insight, “The Annulment Crisis in the Church”, marzo de 1999.

[9] P. Leonard Kennedy, Catholic Insight, “The Annulment Crisis in the Church”, marzo de 1999.

[10] P. Leonard Kennedy, Catholic Insight, “The Annulment Crisis in the Church”, marzo de 1999.

[11] Citado por el P. Leonard Kennedy, Catholic Insight, “The Annulment Crisis in the Church”, marzo de 1999.

[12] Warren H. Carroll, A History of Christendom [Una Historia de la Cristiandad], vol. 2 (The Building of Christendom [Edificando la Cristiandad]), Front Royal, VA: Christendom Press, 1987, pp. 437-438.

[13] Warren H. Carroll, A History of Christendom, vol. 3 (The Glory of Christendom), p. 55.

[14] Warren H. Carroll, A History of Christendom, vol. 3 (The Glory of Christendom), pp. 141-142.

[15] Rev. Dr. Nicholas Sander, The Rise and Growth of the Anglican Schism [El Ascenso y Desarrollo del Cisma Anglicano], Tan Books, 1988, pp. 96-100.



29. Las cifras sobre el declive post-Vaticano II

Las cifras sobre la disminución posterior al Concilio Vaticano II fueron resumidas por Pat Buchanan en un artículo del 11 de diciembre 2002 titulado “Un índice de declive del catolicismo” en Townhall sitio web. Pat Buchanan se basa en la investigación de la obra de Kenneth Jones, Índice de Indicadores Católicos: La Iglesia desde el Vaticano II.

“Si bien el número de sacerdotes en los Estados Unidos más que duplicaba los 58.000 entre 1930 y 1965, desde entonces, esa cifra ha caído a 45.000. En 2020, sólo quedarán 31.000 sacerdotes, y más de la mitad de esos sacerdotes tendrá más de 70 años.

“— Ordenaciones. En 1965, 1.575 nuevos sacerdotes fueron ordenados en los Estados Unidos. En 2002, el número fue 450. En 1965, apenas el 1 por ciento de las parroquias estadounidenses estaban sin sacerdote. En la actualidad, hay 3.000 parroquias sin sacerdotes, 15 por ciento de todas las parroquias de Estados Unidos. — Seminaristas. Entre 1965 y 2002, el número de seminaristas se redujo de 49.000 a 4.700, una disminución de más del 90 por ciento. Dos tercios de los 600 seminarios que operaban en 1965 han cerrado.

“— Hermanas. En 1965, había 180.000 monjas católicas. Para el año 2002, esa cifra se redujo 75.000 y el promedio de edad de una monja católica de hoy es 68. En 1965, había 104.000 monjas que enseñaban. En la actualidad, hay 8.200, un descenso del 94 por ciento desde el final del Concilio Vaticano II.

“— Órdenes Religiosas. Para las órdenes religiosas en los Estados Unidos, el final está a la vista. En 1965, 3.559 jóvenes fueron a estudiar para convertirse en sacerdotes jesuitas. En 2000, la cifra fue de 389. Con los Hermanos Cristianos, la situación es aún más grave. Su número se ha reducido en dos tercios, cayendo un 99 por ciento el número de seminaristas. En 1965, había 912 seminaristas en los Hermanos Cristianos. En 2000, había sólo siete. El número de jóvenes que estudian para ser sacerdotes franciscanos y redentoristas se redujo de 3.379 en 1965 a 84 en 2000.

— Escuelas católicas. Casi la mitad de todas las escuelas secundarias católicas en los Estados Unidos han cerrado desde 1965. La población estudiantil se ha reducido de 700.000 a 386.000. Las escuelas parroquiales sufrieron una caída aún mayor. Unas 4.000 han desaparecido, y el número de alumnos que asisten ha caído por debajo de los 2 millones – de 4,5 millones. Aunque el número de católicos de EE.UU. ha aumentado en 20 millones desde el año 1965, las estadísticas de Jones muestran que el poder de la fe católica y la devoción a la fe no están ni cerca de lo que eran.

“— Matrimonio católico. El número de matrimonios católicos han caído en un tercio desde 1965, mientras que el número anual de anulaciones ha pasado de 338 en 1968 a 50.000 en 2002.

“— Asistencia a misa. Una encuesta Gallup de 1958 informó de que tres de cada cuatro católicos asistían a la iglesia los domingos. Un estudio reciente de la Universidad de Notre Dame encontró que ahora sólo uno de cada cuatro asiste a misa. Sólo el 10 por ciento de los profesores de religión legos aceptan ahora la enseñanza de la Iglesia sobre la anticoncepción. Cincuenta y tres por ciento cree que un católico puede realizar un aborto y seguir siendo un buen católico. El sesenta y cinco por ciento cree que los católicos pueden divorciarse y volverse a casar. Setenta y siete por ciento cree que se puede ser buen católico sin ir a misa los domingos. Según una encuesta del New York Times, el 70 por ciento de todos los católicos en el grupo de edad de 18 a 44 cree que la eucaristía no es más que un “recordatorio simbólico” de Jesús.

“En la apertura del Concilio Vaticano II, los reformadores estaban de moda. Ellos iban a sacarnos de nuestros guetos católicos mediante la alteración de la liturgia, la reescritura de la Biblia y los misales, abandonando las viejas tradiciones, haciéndonos más ecuménicos, y adaptándonos al mundo. ¿Y cuál fue su legado? Cuatro décadas de devastación en la iglesia, y la desgracia final de una jerarquía que no tuvo el valor moral de los Boy Scouts para mantener a los pervertidos alejados de los seminarios, y sacándolos de las rectorías y escuelas de la Santa Madre Iglesia. Durante el papado de Pío XII, la iglesia resistió el clamor de acomodarse al mundo y permaneció siendo un faro moral para la humanidad. Desde el Concilio Vaticano II, la Iglesia ha tratado de sumergirse en el mundo. Las estadísticas de Jones nos dan el precio de estas contemporizaciones”1.

Notas de la Sección 29:

1 Pat Buchanan, “An index of catholicism’s decline,” Townhall News, Dec. 11, 2002.



30. Se puede ser pro-aborto y miembro de la secta del Vaticano II al mismo tiempo

“… ningún político a favor del aborto, no importa cuán prominente sea ni cuán audazmente apoye el aborto, ha sido excomulgado (o sea, expulsado de la “Iglesia”) por los antipapas del Vaticano II”.

John Kerry recibiendo la “comunión” en una iglesia del Vaticano II en Boston. Observe la imagen milagrosa de un bebé que parece ser comido por Kerry

Hemos probado con gran detalle que la secta del Vaticano II está saturada de indiferentismo religioso y negación de los dogmas católicos básicos. Los únicos problemas que ella pretende ocuparse son las cuestiones relativas a la moralidad y la dignidad humana, no los asuntos de la fe. Por ejemplo, mientras que la secta del Vaticano II está a favor las falsas religiones, como el islam y el judaísmo, ella pretende ser contraria al aborto y a la anticoncepción artificial.

Sin embargo, ningún político proabortista, sin importar cuán prominente sea ni cuán audazmente apoya el aborto ha sido excomulgado (o sea, expulsado de la “Iglesia”) por los antipapas del Vaticano II. Considerando este hecho, ¡recuérdese que tomó menos de 72 horas para que Juan Pablo II “excomulgara” al arzobispo Marcel Lefebvre por consagrar obispos sin mandato pontificio! Lefebvre consagró estos obispos para difundir la misa latina tradicional. Juan Pablo II estaba tan preocupado de que hubiera más misas latinas tradicionales disponibles, que desesperadamente quiso impedirlo, que no dejó pasar tiempo para hacer caer el martillo. Si él o Benedicto XVI fueran realmente contrarios al aborto, habrían actuado con igual rapidez contra los obstinados políticos pro-aborto con la pena de excomunión, del mismo modo como Juan Pablo II hizo con Lefebvre.

Uno de los casos más notorios fue el del candidato presidencial demócrata John Kerry. Kerry hizo alarde de su posición pro-aborto ante todo el mundo cuando se convirtió en una de las figuras más conocidas del mundo en la campaña presidencial de 2004. Él siempre recibió la “comunión” en la Iglesia Novus Ordo, ante la protesta de millones de los que se profesan católicos. Juan Pablo II no hizo absolutamente nada al respecto, y Benedicto XVI tampoco.

Si alguien debiera haber sido excomulgado por la secta del Vaticano II por su postura a favor del aborto fue John Kerry. No sólo no fue excomulgado; casi todos y cada uno de los obispos Novus Ordo que trataron del asunto se negaron a decir que a Kerry se le debería negar la comunión. Al final de esta sección, consideramos las implicaciones teológicas de este hecho para la jerarquía de la Iglesia del Vaticano II/Novus Ordo.

El obispo Robert Vasa de Baker (Oregón) describió la discusión y decisión de los obispos sobre la cuestión de los políticos pro-aborto católicos:

“Muy específicamente se preguntó si la negación de la sagrada comunión era necesaria debido a su posición pública pro-aborto1.

La opinión finalmente aceptada por el cuerpo de los obispos fue que tal negación no era necesariamente ‘necesariapero que esa negación era ciertamente posible y permisible, si, a juicio del ordinario del lugar, se la consideraba ‘la más prudente de la acción pastoral’”2.

Esto significa que la política oficial adoptada por los “obispos” de los Estados Unidos sobre este grave asunto era que ni siquiera se les debía negar la comunión a los políticos pro-aborto, y que cada “obispo” podía decidir por sí mismo. Esto demuestra que se puede oficialmente recibir la “comunión” y seguir siendo “católico” en la secta del Vaticano II a pesar de ser pro-aborto.

Después de revisar la política de que los “obispos” deben decidir por sí mismos si le dan o no la comunión a los que defienden el asesinato en el vientre materno, el “cardenal” Ratzinger dijo que ello estaba “muy en armonía” con los principios de la Congregación de la Doctrina de la Fe3.

Hay que recordar el contexto en el que se llegó a esas conclusiones. En 2004, el escándalo de la recepción de la “comunión” por los políticos católicos proabortistas y no ser declarados excomulgados estuvo en el centro de la noticia en muchos de los principales medios de comunicación. Todo el mundo lo sabía, pero la pregunta era: ¿la secta del Vaticano II no hará nada para detenerlo? ¿La secta del Vaticano II aceptará o no como “católicos” a los proabortistas?

¿Declararía que la pertenencia a la Iglesia dependería de si rechazaban o no el aborto? ¿O su silencio indicaría que se puede tener cualquier postura en la secta del Vaticano II sin ser excomulgado? La respuesta fue que no se hizo nada. La inacción en este contexto fue definitivamente equivalente a una declaración oficial de la secta del Vaticano II de que se puede ser católico y pro-aborto al mismo tiempo.

En resumen: la secta del Vaticano II no sólo se niega excomulgar a los políticos pro-aborto, como John Kerry, sino que está de acuerdo con el jefe de la Congregación para la Doctrina de la Fe, el “cardenal” Ratzinger (el ahora Benedicto XVI) de que no es necesario negar la comunión a los políticos proabortistas, lo que prueba que la secta del Vaticano II no cree que sea un dogma obligatorio estar en contra del aborto.

El secretario de Estado del Vaticano, el “cardenal” Angelo Sodano, recibió el título de Caballero de Julian Hunte, un político a favor del aborto en las Indias Occidentales4.

El “muy conservador” “arzobispo” de Denver, Charles Chaput, no sostiene que a los políticos pro- aborto se les debe negar la comunión, pero no lo “descarta”. Wow… él es realmente un “martillo de los herejes”.

“El arzobispo [de Denver, Chaput] se negó a descartar negar la comunión diciendo:

‘Negarle la comunión a alguien es un asunto muy grave. Debe reservarse para los casos extraordinarios de escándalo público’”5.

Él es muy “católico” – no; y ¡Chaput es radicalmente conservador para los estándares Novus Ordo! El “obispo” Mengeling de Lansing, Michigan —otro completo apóstata— se niega rotundamente castigar al gobernador proabortista Granholm. “El obispo Mengeling ahora ha declarado oficialmente a la prensa que él NO TOMARÁ NINGUNA MEDIDA disciplinaria contra el político proabortista Granholm6. El hereje que escribió este artículo dice que el “obispo” Mengeling ha roto con Roma (con los “papas” del Vaticano II). No es así, porque los antipapas del Vaticano II no han hecho nada para detener o excomulgar a los políticos pro-aborto o que reciban la comunión. Ellos habría podido muy fácil e inmediatamente excomulgar a John Kerry y a todos los políticos pro-aborto, pero deliberadamente no lo hicieron, puesto que ellos son apóstatas que realmente no se oponen al aborto.

El “cardenal” de Baltimore, William Keeler, también dijo que John Kerry no se le debe negar la comunión. Dijo que no es asunto de los obispos hacer tal cosa: “No es asunto de los obispos inmiscuirse en ese asunto”7. Nos preguntamos qué es lo que los obispos deben hacer: ¿actuar como figuras decorativas y evasivas alrededor de pedófilos, y luego contratar abogados para negociar acuerdos por escándalo sexual?

Keeler es el apóstata que también dijo que no debemos convertir a los judíos, ¡pero nuevamente eso es básicamente lo que piensan todos los “obispo” Novus Ordo!

El ex “obispo” apóstata de Pittsburgh, Donald Wuerl, tampoco quiso negarles la comunión a los proabortistas. “El obispo católico de Pittsburgh dijo ayer que los políticos católicos no deberían apoyar la legalización del aborto, sin embargo él no aboga por negarles la comunión8.

El “arzobispo” de Cincinnati Daniel Pilarczyk dice que no se les debería negar la comunión a los políticos proabortistas, porque entonces habría que ¡negarles la comunión a todo el que niega cualquier enseñanza de la Iglesia! ¡Eso es exactamente correcto, apóstata!

“Arzobispo” Daniel Pilarczyk: “… me parece que tenemos que ser muy cautelosos acerca de negarle los sacramentos a las personas sobre la base de lo que ellos dicen creer, especialmente cuando se trata de creencias políticas. Es así que Kerry cree que el aborto es algo bueno para nuestra sociedad, por ejemplo. ¿Le negaría la comunión sobre la base de sus opiniones? ¿Qué pasa con la gente que no les gusta la Humanae Vitae? ¿Qué pasa con la gente que no les gusta la enseñanza de la Iglesia sobre la pena de muerte, o sobre los matrimonios homosexuales? ¿Vamos a rechazarlos?

Sr. Allen: “Hay una franja de la opinión católica que diría sí a esa pregunta.

Arzobispo Daniel Pilarczyk: “Sé que las hay. Pero también hay una cuestión de justicia aquí. A mí me parece que la última cosa que cualquier iglesia, o cualquier representante o agente de la iglesia quiere hacer, es negarle injustamente los sacramentos a alguien. En este punto me hace mucho más sentido presumir la buena voluntad de la gente, presumir conciencia errónea o conciencia confundida y darles la comunión, en lugar de decir: ‘Creo que piensa tal y tal cosa’”9.

El “arzobispo” Alexander Brunett de Seattle ha dicho que a los políticos pro-aborto no se les debe negar la santa comunión: “Los ministros de la eucaristía no deberían decidir por sí mismos el negarle la comunión a cualquier persona que se presenta [sic]”10.

El “obispo” Joseph A. Fiorenza de Galveston-Houston se opuso al pequeño puñado de “obispos” Novus Ordo que abogaban negar la comunión:

“Como ustedes saben, algunos obispos han hecho declaraciones públicas en las que favorecen la negación de la comunión a los políticos católicos que están constantemente en contra de la enseñanza de la Iglesia sobre la cuestión más fundamental de los derechos humanos, el derecho a nacer. Realmente deseo que esos obispos hubiesen esperado el informe del grupo de trabajo. No lo hicieron, y ahora muchas personas le piden a su propio obispo diocesano para que hable sobre el tema.

”Sin entrar en detalles sobre las cuestiones pastorales y canónicas implicados en este asunto, creo que la tradición de la Iglesia no favorece la negación de la eucaristía como sanción para los políticos católicos proabortistas. De hecho, creo que dicha sanción sería contraproducente y al final perjudicaría al movimiento pro-vida”11.

El “obispo” Fiorenza obviamente no conoce nada de la tradición de la Iglesia. Los papas a través de las edades han proclamado el dogma de que los no católicos que reciben el Cordero fuera de la Iglesia lo reciben a su propia condenación.

Papa Pío VIII, Traditi Humilitati, # 4, 24 de mayo de 1829: “Jerónimo lo decía de esta manera: el que come el Cordero fuera de esta casa perecerá como les ocurrió a los que no estaban dentro del arca de Noé durante el diluvio”12.

Papa Gregorio XVI, Commissum divinitus, # 11, 17 de mayo de 1835: “… quien se atreva a salir de la unidad de Pedro podría entender que ya no participa en el misterio divino. San Jerónimo agrega: ‘Quien come el Cordero fuera de esta casa es impío. Los que no estaban en el arca de Noé perecieron en el diluvio’”13.

Papa Pío IX, Amantissimus, # 3, 8 de abril de 1862: “El que abandona la Iglesia en vano creerá que está en la Iglesia; y el que come del Cordero y no es miembro de la Iglesia, ha profanado”14.

Y el papa Benedicto XIV (no el antipapa Benedicto XVI) deja en claro que no sólo deben negarse los sacramentos a los acatólicos confesos, sino a todo el que sea conocido por oponerse siquiera a una enseñanza oficial de la Iglesia.

Papa Benedicto XIV, Ex Omnibus, # 3, 16 de octubre de 1756: “La autoridad de la constitución apostólica con que comienza la Unigenitus es ciertamente tan grande y reclama de todos tal sincera y obediente veneración, que no se puede esquivar la sumisión debida u oponérsele sin correr el riesgo de la pérdida de la salvación eterna. Ahora, ha surgido la controversia con respecto a si se debe negar el viático a los que se oponen a la constitución. Sin ninguna duda se debe responder que se les debe negar el viatico apenas la oposición sea pública y notoria; esto responde a la ley universal que prohíbe al pecador conocido públicamente ser admitido a la comunión eucarística, tanto si la pida en público como en privado”15.

Los obispos de Arizona no le negarán la comunión a John Kerry: “… dos obispos de Arizona dicen que no le negarán la comunión a los políticos católicos romanos que apoyan el derecho al aborto. El obispo Thomas J. Olmsted de Phoenix, dijo que en lugar de negarles la comunión, él intentará utilizar la persuasión para educar a los políticos sobre las enseñanzas de la iglesia”16.

Podríamos seguir citando a obispos Novus Ordo que dicen lo mismo, pero el punto debería quedar claro. En la secta del Vaticano II, la oposición al aborto es una cosa opcional a la cual la “jerarquía” de la secta del Vaticano II intentará persuadirlo para que se oponga. En otras palabras, es sólo una cuestión de opinión, no un dogma vinculante bajo pena de condenación, excomunión y anatema.

Ahora debemos considerar las implicaciones teológicas de esta posición, o mejor dicho, la no- posición de la secta del Vaticano II. La herejía se manifiesta no sólo con la palabra y con las obras, sino también por omisión. Si un hombre dice que está a favor del dogma católico, pero se niega condenar una herejía que se opone al dogma cuando se le pide, él no es católico. Esta verdad se mostró durante la crisis arriana. El famoso obispo Eusebio de Nicomedia firmó la profesión del dogma trinitario del concilio de Nicea, pero se negó a condenar a los arrianos, que negaban el dogma.

“No hubo más susurros, guiños y asentimientos con la cabeza de los arrianos. La Iglesia había dado su primer gran paso para definir la doctrina revelada más precisamente en respuesta a un desafío de la teología herética. Se elaboró un credo, que incorporaba esta nueva formulación, para transmitir un mejor conocimiento —aunque nunca completamente comprendido— del misterio sobrenatural. Fue presentado para su aprobación el 19 de junio de 325. Todos los obispos lo firmaron, salvo dos de Libia, que habían estado estrechamente asociados con los arrianos desde el principio. Ellos y Arrio fueron exiliados a Iliria. Incluso Eusebio de Nicomedia firmó, aunque se negó a unirse a la condena de Arrio17.

Dado que Eusebio de Nicomedia se negó a condenar a los arrianos y les “dio hospitalidad”, a pesar que él firmó la profesión del verdadero dogma, fue justamente expulsado con los herejes18. Asimismo, los obispos Novus Ordo/Vaticano II pueden afirmar oponerse al aborto —que, como hemos visto, es la única herejía o mal del que a veces condenan— y pueden firmar declaraciones que dicen que está mal, pero como ellos no excomulgan ni condenan a los defensores obstinados del aborto, ellos en realidad no se oponen. Hemos visto que, como un cuerpo — y con el consentimiento de Roma— ellos se niegan a excomulgar o incluso afirmar como indignos de recibir la comunión a los defensores obstinados de los asesinatos en el seno materno y que tienen al frente, como lo ocurrido con John Kerry.

El 10 de mayo de 2004, 48 representantes demócratas —incluidos los “católicos” a favor del aborto— enviaron una carta al cardenal Theodore McCarrick de Washington, DC, diciendo atrevidamente que el negar la comunión como una forma para conseguir que los políticos católicos a favor de las leyes de aborto sería contraproducente y que posiblemente estimularía la intolerancia anticatólica19. En otras palabras, ellos básicamente estaban atrevidamente poniendo su rechazo a la doctrina católica en frente de los obispos —un verdadero desafío para que ellos hicieran algo al respecto. Por supuesto, nada hicieron los falsos “obispos” de la secta del Vaticano II para condenar a esos herejes que ponían su herejía justo en sus caras.

Por lo tanto, es un hecho el que se puede ser miembro de la secta del Vaticano II sin oponerse al aborto. De hecho, el 22 de junio de 2006, en la “misa” de entronización de Mons. Donald W. Wuerl, John Kerry recibió la “comunión” de manos del nuncio de Benedicto XVI ante los obispos estadounidenses:

“Durante la misa, Kerry, que apoya la legalización del aborto, recibió la comunión en la mano del arzobispo Pietro Sambi, nuncio apostólico en los Estados Unidos y representante del papa Benedicto XVI ante los obispos norteamericanos. El arzobispo Wuerl distribuyó la comunión junto al nuncio”20.

Estos hechos prueban abundantemente que estar en contra del aborto no es un requisito para formar parte de la secta del Vaticano II. Sin embargo, no se pueden consagrar obispos para promover la misa latina tradicional sin ser excomulgado dentro de un plazo de 72 horas (por ejemplo con lo ocurrido con Lefebvre). Esto demuestra, una vez más, que la secta del Vaticano II no es la Iglesia Católica, sino una contra-iglesia.

Notas de la Sección 30:

1 Time Magazine, 21 de junio de 2004, p. 4.

2 https://web.archive.org/web/20130114010549/http://www.wf-f.org/Bishops_Catholics_Politics1990-2004.html#anchor3044312

3 https://web.archive.org/web/20100816014351/http://www.usccb.org/comm/archives/2004/04-133.htm

4 Life Site News, Sep. 27, 2004.

5 Life Site News, May 26, 2004.

6 Catholic Citizens of Illinois, May 3, 2004.

7 The Baltimore Sun, 28 de mayo de 2004; https://web.archive.org/web/20120603051840/http://wf-f.org/04-2-BishopsPolResp.html

8 Pittsburgh Post-Gazette, May 26, 2004.

9 https://web.archive.org/web/20120603051840/http://wf-f.org/04-2-BishopsPolResp.html

10 https://web.archive.org/web/20130114010549/http://www.wf-f.org/Bishops_Catholics_Politics1990-2004.html#anchor3484970

11 https://web.archive.org/web/20130114010549/http://www.wf-f.org/Bishops_Catholics_Politics1990-2004.html#anchor126483

12 The Papal Encyclicals, por Claudia Carlen, Raleigh: The Pierian Press, 1990, vol. 1 (1740-1878), p. 222.

13 The Papal Encyclicals, vol. 1 (1740-1878), p. 256.

14 The Papal Encyclicals, vol. 1 (1740-1878), p. 364.

15 The Papal Encyclicals, Vol. 1 (1740-1878), pp. 105-106.

16 Tucson Citizen News, “Arizona bishops won’t deny communion to pro-choice candidates,” May 22, 2004.

17 Warren H. Carroll, A History of Christendom, vol. 2 (The Building of Christendom), Front Royal, VA: Christendom Press, 1987, p. 11.

18 Fr. John Laux, Church History, Rockford, IL: Tan Books, 1989, p. 112.

19 MSNBC News, May 20, 2004.

20 Catholic News Service, June 23, 2006.



31. La secta del Vaticano II literalmente se niega a aceptar a los conversos

Ya hemos documento que Pablo VI, Juan Pablo II y Benedicto XVI enseñan de forma explícita que los acatólicos, como los protestantes y ortodoxos, no necesitan ser convertidos a la fe católica para la unidad y la salvación. De acuerdo con esta teología herética, ¡los funcionarios del Vaticano han rechazado acoger a los acatólicos que manifiestan su deseo de convertirse a la fe católica!

“Se ha informado de casos de cardenales del Vaticano que desalientan activamente a los acatólicos que desean convertirse al catolicismo… El Padre Linus Dragu Popian, que se había criado en la religión ortodoxa rumana. En 1975 arriesgó su vida para escapar de la Rumanía comunista y se presentó como seminarista al Vaticano, expresando su deseo de convertirse al catolicismo. El entonces secretario de Estado, el cardenal Villot, y otros cardenales del vaticano estaban horrorizados. Le dijeron al joven Popian que no debió huir del comunismo y no debía hacerse católico, porque esto dañaría las relaciones del Vaticano con la Rumanía comunista y la Iglesia Ortodoxa Rumana” (La Batalla Final del Diablo, p. 68).

¡Los funcionarios del Vaticano le dijeron que no debía hacerse católico! Ellos simplemente seguían la malvada política enseñada por los antipapas del Vaticano II, Pablo VI, Juan Pablo II y Benedicto XVI.

En 2005, fuimos contactados por un obispo “ortodoxo” oriental que estaba interesado en convertirse al catolicismo. Nos informó por correo electrónico (donde nos proporciona su nombre completo y dirección, pero nos pidió no los publicásemos) que fue desalentado a convertirse a la fe católica por la arquidiócesis de Boston.

“¡Saludos en Cristo! He estado observando vuestro sitio por algún tiempo hasta ahora y quería saber más acerca de vuestra organización. Yo participé activamente en el Movimiento Ecuménico, pero lo dejé hace algún tiempo debido a lo que había visto de problemático. Tengo muchas preguntas y desearía que ustedes por favor me den algunas respuestas.

“Pero permítanme contarles un poco sobre mí: soy un obispo copto-ortodoxo y estoy retirado en la actualidad. También soy bastante nuevo en el Internet. He sabido de varios sacerdotes y de un obispo en El Cairo que están pensando en convertir a la fe católica.

“En cuanto a mí, la diócesis de Boston me dijo que: ‘No hay necesidad de convertirse, hay salvación para los no católicos’. Yo quedé muy desanimado y confundido y estoy seguro que ustedes pueden entender. No obstante, tengo muchas inquietudes y preguntas sobre la doctrina católica”.

Por supuesto, esto está perfectamente en la línea con las enseñanzas de la secta del Vaticano II, enunciadas por Juan Pablo II y Benedicto XVI: de que la conversión de los “ortodoxos” no es el camino para la unidad. Ello se ajusta perfectamente con el manual de la secta del Vaticano II sobre el ecumenismo, el escandaloso Directorio para la aplicación de los principios y normas sobre el ecumenismo.

Una vez más, esto es una prueba absoluta y total de que la secta del Vaticano II no es la Iglesia Católica.



32. Las órdenes religiosas en la secta del Vaticano II: totalmente apóstatas

“Hemos dedicado dos días completos a compartir nuestros viajes espirituales personales… asistiendo a los servicios de canto de la comunidad budista, meditando juntos y disfrutando de una excelente cocina vegetariana china”1.

Benedictinos Novus Ordo en la conferencia budista “Monjes en Occidente”2

“Órdenes religiosas. Para las órdenes religiosas en los Estados Unidos, el fin está a la vista. En 1965, 3.559 jóvenes estudiaban para ser sacerdotes jesuitas. En 2000, la cifra era de 389. Con los Hermanos Cristianos, la situación es aún más grave. Su número se ha reducido en dos tercios, y el número de seminaristas ha caído en un 99 por ciento. En 1965, había 912 seminaristas en los Hermanos Cristianos. En 2000, sólo había siete. El número de jóvenes que estudian para convertirse en sacerdotes franciscanos y redentoristas se redujo de 3.379 en 1965 a 84 en 2000”3.

No es una sorpresa que las órdenes religiosas de la secta del Vaticano II estén casi muertas. ¿Por qué un hombre joven o mujer católico desearía unirse cuando básicamente lo único que ellos representan es la promoción de falsas religiones y la “dignidad humana”?

Los “Franciscanos” en Massachusetts aceptan a los “católicos” gay sin ninguna denuncia de su abominable estilo de vida homosexual, alentándolos, por lo tanto, en su actividad4.

Las monjas Novus Ordo adoran con los budistas frente a una estatua budista5.

El sitio web oficial de los “jesuitas” irlandeses de manera prominente dice: “No puede haber servicio de fe sin… abrirse a las otras experiencias religiosas6. Esto es de la Congregación General de los jesuitas irlandeses – Total apostasía.

¡El sitio web oficial de la “Orden de San Benito” Novus Ordo ¡tiene enlaces a los “benedictinos” anglicanos y “ortodoxos”!7

La práctica del yoga es también rampante en las órdenes religiosas Novus Ordo. Desde que la malvada práctica del yoga es rampante, no sólo en las órdenes religiosas Novus Ordo sino también en las instituciones seculares, como la YMCA, creemos que es importante discutir rápidamente lo que hay de malo en ello. ¿No es el yoga sólo ejercicios de estiramiento? No. Citamos a un “sacerdote” Novus Ordo, el “P”. James Manjackal, que está muy bien informado sobre este tema:

“¿Qué es el yoga? La palabra yoga significa ‘unión’, el objetivo del yoga es unir a nuestro yo transitorio (temporal), ‘JIVA’ con el infinito ‘BRAHMAN’, el concepto hindú de Dios. Este Dios no es un Dios personal, sino que una sustancia impersonal espiritual que es uno con la naturaleza y el cosmos. Brahman es una sustancia impersonal y divina que ‘impregna, envuelve y subyace en todo’. El yoga tiene sus raíces en los Upanishads hindúes, que son tan antiguos como 1.000 AC, y te dice que el yoga te ‘une con la luz dentro de ti, con la luz de Brahman’. ‘El absoluto está dentro de uno mismo’ dice el Chandogya Upanishads, ‘TAT TUAM ASI’ o ‘TÚ ERES ESO’. Lo divino habita dentro de cada uno de nosotros por medio de su microcosmos representativo, el ser individual llamado Jiva. En el Bhagavad Gita, el señor Krishna describe a Jiva como ‘mi propia porción eterna’, y ‘la alegría del yoga viene al yogi que es uno con Brahman’. En el año 150, el yogi Patanjali explicó las ocho vías que conducen al practicante del yoga de la ignorancia a la iluminación—las ocho vías son como una escalera—. Éstas son el auto-control (yama), la observancia religiosa (niyama), las posturas (asanas), los ejercicios de respiración (pranayama), el control de los sentidos (pratyahara), la concentración (dharana), la contemplación profunda (dhyana), la iluminación (samadhi). Es interesante notar aquí que las posturas y la respiración-ejercicios, a menudo considerado como todo el yoga en Occidente, ¡son los pasos 3 y 4 hacia la unión con Brahman! El yoga no es sólo un sistema elaborado de ejercicios físicos, es una disciplina espiritual que pretende llevar el alma al samadhi, la unión total con el ser divino. Samadhi es el estado en el que lo natural y lo divino se convierten en uno, el hombre y Dios se convierten en uno sin ninguna diferencia. (Brad Scott: ¿Ejercicio o práctica religiosa? Yoga: Lo que el maestro no te enseñó en la clase de Hatha Yoga, en The Watchman Expositor, vol. 18, No. 2, 2001)”8.

En resumen, el yoga es una disciplina espiritual que trata de unir a la persona con lo divino que hay dentro de sí misma y unirla con toda la creación a través de la respiración, el ejercicio físico, la concentración, etc. La idea de que lo divino se encuentra dentro de uno mismo es, por supuesto, ocultista. La idea de que la divinidad impregna toda la creación —la idea sobre la que se basa la práctica del yoga y hacia la cual se orienta— es panteísmo y está condenada por el Primer Concilio Vaticano.

Papa Pío IX, Primer Concilio Vaticano, sesión 3, cap. 1, Sobre Dios Creador de todas las cosas: “La santa, católica, apostólica, Iglesia Romana cree y confiesa que hay un solo, Dios vivo y verdadero, Creador y Señor del cielo y de la tierra… el cual, aunque es uno, singular, sustancia espiritual totalmente simple e inmutable, debe ser proclamado distinto en la realidad y la esencia del mundo…”9.

Papa Pío XI, Mit brennender sorge, # 7, 14 de marzo de 1937: “Quien sea que identifique, por una confusión panteísta, a Dios y el universo, ya sea por la reducción de Dios a las dimensiones del mundo, o por elevar el mundo a las dimensiones de Dios, no es un creyente en Dios”10.

Como acotación al margen, el mismo Juan Pablo II enseñó ésta condenada noción panteísta en su encíclica Dominum et vivificantem, #50.3, el 18 de mayo de 1986. El declaró:

“‘La Palabra se hizo carne’. La Encarnación de Dios-Hijo significa asumir la unidad con Dios no sólo de la naturaleza humana sino asumir también en ella, en cierto modo, todo lo que es ‘carne’, toda la humanidad, todo el mundo visible y material. La Encarnación, por tanto, tiene también su significado cósmico y su dimensión cósmica”11.

Nótese que además de exponer (como siempre) su creencia herética de que Cristo está unido a todos y cada uno de los hombres, en este caso Juan Pablo II decidió dar un paso más allá: Cristo no sólo se unió con todos los hombres (dice él), sino también con “todo el mundo visible y material”. De acuerdo con el antipapa Juan Pablo II, la hierba, los árboles, los ríos, los lagos, los océanos, etc. están todos unidos con Cristo por virtud de la Encarnación. Él desarrolla este pensamiento en la siguiente frase de esta encíclica.

Juan Pablo II, Dominum et vivificantem, # 50.3, 18 de mayo de 1986: “El ‘Primogénito de toda la creación’, al encarnarse en la humanidad individual de Cristo, se une en cierto modo a toda la realidad del hombre, el cual es también ‘carne’, y en ella a toda ‘carne’ y a toda la creación12.

Lo que tenemos en el antipapa Juan Pablo II es un panteísta. En el panteísmo, el mundo y Dios se hacen una sola cosa.

Un Diccionario Católico, por Attwater, “Panteísmo”: Una falsa filosofía que consiste en confundir a Dios con el mundo. Según algunos, el mundo está absorbido por Dios (panteístas hindúes, Spinoza), mientras que otros enseñan que Dios es absorbido por el mundo del cual él es la fuerza y la vida… Pero todos [los panteístas] tratan de establecer una identidad sustancial entre Dios y el mundo”13.

La Enciclopedia Católica: “Panteísmo, la creencia según la cual Dios y el mundo son uno”14.

Dado que, como hemos visto anteriormente, la práctica del yoga se basa en la idea de la unión con lo divino dentro de uno mismo y dentro de toda la creación, la práctica del yoga, por lo tanto, es una expresión de la creencia en la condenada herejía panteísta de que Dios y su creación son una sola cosa. Practicar yoga, por lo tanto, es practicar una religión falsa y expresar la creencia en un dios falso. El sacerdote conservador del Novus Ordo que hemos citado anteriormente, que está indignado por la rampante practica del yoga en los círculos “católicos” y “cristianos”, resume la situación bastante bien:

La práctica del yoga es pagana, en el mejor de los casos, y ocultista en el peor. Esta es la religión del anticristo, y por primera vez en la historia está siendo practicada de manera generalizada en todo el mundo occidental y en Norteamérica. Es ridículo que incluso los maestros yoguis que llevan una cruz o un símbolo cristiano engañan a la gente diciendo que el yoga no tiene nada que ver con el hinduismo y que sólo es aceptar otras culturas. Algunos han maquillado el yoga con colores cristianos y lo llaman “yoga cristiano”. Aquí no es cuestión de aceptar la cultura de otras personas, es una cuestión de aceptar otra religión…”15.

El Monasterio del Espíritu Santo ofrece un retiro especial sobre “Los fundamentos del yoga y el cristianismo”16. El Centro de Espiritualidad Carmelita en Darien, Illinois, ofreció un retiro de yoga llamado “Viviendo tu Luz”17. ¡El “católico” Centro Ecclesia en Girard, Pennsylvania —que es aprobado por la diócesis en la que reside18— incluye en su plantilla a un instructor de yoga!

“Michael Plasha es un terapeuta de yoga acreditado, profesor registrado en la Yoga Alliance… También ha entrenado en zen y meditación vipassana. Desde 1980 Michael ha enseñado yoga y meditación en más de 3.000 clases… El yoga… es un enfoque no dogmático a la unión con la presencia divina dentro de cada uno”19.

Nótese que el Centro Ecclesia admite que el yoga es un enfoque a la presencia divina “dentro de cada uno”, lo que demuestra que está enraizada y dirigida hacia el panteísmo y el ocultismo. El sitio web también afirma que el Centro Ecclesia “ofrece una renovación espiritual a las personas de todas las creencias20. Esto es total apostasía, completamente aprobada por la diócesis.

Se podrían dar otros ejemplos, pero la malvada práctica de yoga es tan rampante en los monasterios “católicos” ¡que incluso el “Budget Travel Online” lo promociona!

“Más de 2.000 monasterios, abadías y centros de retiro espiritual se encuentran dispersos en todo los Estados Unidos y Canadá. Alrededor del 80 por ciento está vinculado a una orden religiosa. Pero la mayoría toma un enfoque más ecuménico e interreligioso para dar cabida a este aumento de interés. ‘Antiguamente si usted iba a un centro de retiro católico a usted se sorprendería. Ahora, la mayoría quiere que venga todo el mundo’, dice Stone. Muchos lugares ofrecen yoga, meditación budista, y oraciones de todo tipo”21.

¡“Trapenses” y “jesuitas” Novus Ordo se instalan oficialmente en los monasterios Novus Ordo como maestros del budismo zen!

El “sacerdote” trapense, P. Kevin Hunt, de rodillas mientras es instalado como maestro zen por el “jesuita” P. Robert Kennedy. Observe la estatua de Buda al fondo.

Diálogo Interreligioso Monástico (Informativo) – Patrocinado por los monasterios benedictinos y cistercienses de Norteamérica para hombres y mujeres

“P. Kevin Hunt Instalado como Maestro Zen. El 17 de abril de 2004, el P. Kevin Hunt, OCSO, un monje trapense de la Abadía de San José en Spencer, Massachusetts, y ex miembro de la junta directiva del MID, fue instalado como maestro zen (Sensei) en un acto celebrado en la abadía. La instalación fue dirigida por el P. Robert Kennedy, SJ, quien es el único jesuita de América del Norte que también es maestro zen (Roshi) y que se desempeñó como El maestro del P. Kevin. La instalación fue presenciada por el abad de San José y el resto de la comunidad monástica, de más de setenta personas, incluyendo a maestros zen y miembros de órdenes religiosas católicas de todo el país.

“El P. Kevin se convirtió así en el primer monje trapense que también es un maestro zen. En reconocimiento de este evento único, cartas de recomendación fueron escritas por Su Santidad el Dalai Lama y por el P. Peter-Hans Kolvenbach, Superior General de la Compañía de Jesús. El P. Kolvenbach escribió: ‘Muchos cristianos han encontrado que el zen es un valioso instrumento para avanzar en la vida espiritual. Al venir a centrarse en el momento presente a través de la práctica de las técnicas de meditación zen, el cristiano puede tomar conciencia de la amorosa presencia inmediata de Dios’.

“Las declaraciones del P. Kolvenbach reflejan el compromiso asumido por los jesuitas en su Trigésima Cuarta Congregación General para fomentar el diálogo con las demás religiones… Tomando nota de que el papa Juan Pablo II ha querido hacer del diálogo interreligioso una prioridad apostólica para el tercer milenio, el P. Kennedy dijo que su trabajo con el P. Kevin era una forma en que podría llevarse a cabo esta prioridad…”22.

Séptimo Diálogo Anual entre Vaishnava y Cristianos

“El 16 y 17 de abril de 2004, tres personas directamente relacionadas con la MID de América del Norte estaban entre los dieciséis que participaron en la séptima versión anual de Diálogo entre Vaishnava y Cristianos, que tuvo lugar en Rockwood Manor Park en Potomac, Maryland, con el copatrocinio de la Oficina de Asuntos Ecuménicos e Interreligiosos de la Conferencia de Obispos Católicos y la Sociedad Internacional para la Conciencia de Krishna (ISKCON) en Estados Unidos…

“Al igual que en la mayoría de los años anteriores, el primer día del programa incluyó los discursos de un cristiano y un participante vaishnava, cada uno comentando textos de las dos tradiciones… [Los] discursos de apertura suscitaron animado diálogo entre los otros participantes durante el resto del día y hasta el día siguiente, que se inició con el canto de himnos y cánticos de oración de las dos tradiciones”23.

Así que ahora tenemos ceremonias que tienen lugar en los Monasterios Novus Ordo para iniciar a los hombres para que sean maestros de la práctica ocultista del budismo zen. Pero una vez más, todo esto ocurre porque están siguiendo al Vaticano II y la iniciativa de la nueva Iglesia en Roma.

Nótese que el “P”. Peter-Hans Kolvenbach, el presunto Superior General de la Compañía de Jesús, escribió una carta de recomendación para este evento. Este es el líder de toda la Orden “Jesuita” en la secta del Vaticano II.

Adviértase que el informativo (citado más arriba), el cual es patrocinado por los monasterios “benedictinos y cistercienses de Norteamérica”, se refirió al satánico Dalai Lama (que dice ser un dios) como “Su Santidad”, y que el programa de diálogo interreligioso de Juan Pablo II se utiliza como justificación para este evento.

Por último, nótese que la “Conferencia de Obispos Católicos” de los Estados Unidos patrocinó la séptima versión anual de Diálogo Vaishnava-Cristiano en el que ¡se oficiaron cantos de oraciones hindúes! Estos son los miembros, los religiosos y los líderes de la Iglesia, si usted cree que la secta del Vaticano II es la Iglesia Católica.

Monjas de clausura en Monte Carmelo oran para que los judíos permanezcan judíos

Un artículo fue publicado en línea acerca de las monjas de clausura Novus Ordo que pasan la mayor parte del día en silencio y quieren que los judíos sigan siendo judíos:

“Mientras que el papa Juan Pablo II aboga por la armonía religiosa en Tierra Santa, 17 monjas de clausura en el Monte Carmelo oran en silencio por sus vecinos judíos. No para ganar almas para la cristiandad. Estas monjas quieren que los judíos permanezcan judíos

“‘¿Cómo puedes ser un siervo en Israel si tú hablas de conversión?’, dice la hermana Ángela del Bono, madre superiora del monasterio de Nuestra Señora del Monte Carmelo, en una entrevista desde detrás de una rejilla metálica en el salón de un extenso convento de granito. Ella pone su mano en su frente bajo su velo. ‘Imagina a alguien viniendo aquí para decirme que quiere convertirse en un adventista o un musulmán’, dice ella con una sonrisa…

“‘Oramos para que los judíos sigan siendo fieles a su alianza’, dice la hermana Ángela del Bono, de 68 años, que ostenta un jersey de lana gruesa fuertemente ajustado alrededor de su hábito marrón que llega hasta los pies en el convento sin calefacción

“Oramos para que la gente venga a la plena revelación de Dios…. Si ellos son buenos judíos y nosotros somos buenos cristianos esto ya glorifica a Dios sin forzar a cambiar a nadie’, dice la religiosa italiana nativa, que habla en Inglés. ‘Oramos para que todos puedan ser felices y ser justos delante de Dios. Cada hombre puede ir al cielo – judíos, católicos, musulmanes, zulúes – si son… de buena voluntad. Si ellos son piadosos, si siguen su propia conciencia, van a ir al cielo”24.

La gente realmente tiene que considerar lo malo que es esto. Esto nos demuestra, una vez más, que la secta del Vaticano II es la secta del Anticristo. La creencia de que uno puede rechazar libremente a Jesucristo —la doctrina del Anticristo— ha sido absorbida por las órdenes religiosas, que están supuestamente dedicadas a Jesucristo.

1 Juan 2, 22: “¿Quién es el mentiroso, sino el que niega que Jesús es el Cristo? Este es el Anticristo, el que niega al Padre y al Hijo”.

Esto también nos recuerda que la gente puede pasar mucho tiempo en actos supuestamente religiosos por Dios, y esto no les aprovecha en nada si no tienen la verdadera fe. Estas monjas pasan gran parte del día en silencio y su convento no tiene calefacción, aun así ellas son unas completas apóstatas, negadoras de Dios que se dirigen hacia el infierno. Esto nos muestra que, sin la verdadera fe, es imposible agradar a Dios, no importa cuántos otros actos religiosos y devocionales uno cree que realiza. Tenga en cuenta que la monja también expresó precisamente la herejía condenada por el papa Gregorio XVI, que el cielo está abierto a los miembros naturalmente “buenos” de cualquier religión.

Papa Gregorio XVI, Mirari vos, # 13, 15 de agosto de 1832: “Si dice el Apóstol que hay un solo Dios, una sola fe, un solo bautismo, entiendan, por lo tanto, los que piensan que por todas partes se va al puerto de salvación, que, según la sentencia del Salvador, están ellos contra Cristo, pues no están con Cristo y que los que no recolectan con Cristo, esparcen miserablemente, por lo cual es indudable que perecerán eternamente los que no tengan fe católica y no la guardan íntegra y sin mancha (Credo Atanasiano)”25.

La apostasía de las monjas “benedictinas” Novus Ordo, ¿necesita uno decir más?

Ya hemos citado el hecho de que los “benedictinos” Novus Ordo en realidad se vinculan a los anglicanos y a los “ortodoxos”. Mary Lou Kownacki “OSB”, es director ejecutivo de la Alianza Internacional del Monacato, que une 200 comunidades “benedictinas” y “cistercienses” Novus Ordo del mundo en desarrollo con las comunidades de los Estados Unidos. También es directora de desarrollo y comunicaciones de las “hermanas benedictinas” Novus Ordo de Erie, PA. En línea con la religión del Vaticano II, ella ejemplifica la apostasía interreligiosa total. En su poema que se cita a continuación, ella invoca al “Cristo Cósmico”, quien dice habló a través del apóstata Teilhard de Chardin. Ella también dice que habló a través del idólatra Mahatma Gandhi, el hereje Martin Luther King Jr., y los judíos Anna Frank y el rabino Heschel.

“Oh Cristo Cósmico… A través de Teilhard de Chardin, científico del cosmos, tu imaginaste un cielo nuevo y una tierra nueva. A través de Mahatma Gandhi, gran alma, te convertiste en la lucha pacífica por la justicia… A través de Anna Frank… preservaste la bondad en medio de un gran mal… A través de Martin Luther King Jr.,… A través de rabí Abraham Heschel, sabio jasídico, respondiste nuestra búsqueda por el sentido”26.

¿Qué más se puede decir? Este apóstata dirige una alianza que une a 200 comunidades “cistercienses” y “benedictinas” Novus Ordo. Y pensar que la gente nos pregunta por qué no estamos en comunión con los “benedictinos” Novus Ordo. Los que aceptan a personas como estas como si fueran católicos no están en comunión con la Iglesia Católica.

Abadía de San Juan: un típico ejemplo de la escandalosa apostasía en las órdenes religiosas de la secta del Vaticano II

La abadía de San Juan, ubicada en Collegeville, Minnesota, es uno de los monasterios más importantes e históricos de la secta del Vaticano II en Norteamérica. Los “benedictinos” de la abadía de St. John, tal como la secta del Vaticano II a la que pertenecen, no son por desgracia ni remotamente católicos. Como hemos mostrado al principio de esta sección, en 2004 la abadía de St. John celebró la reunión “Monjes en Occidente” que fue un encuentro con monjes budistas.

Su revista relata: “Hemos dedicado dos días completos a compartir nuestros viajes espirituales personales… asistiendo a los servicios de canto de la comunidad budista, meditando juntos y disfrutando de una excelente cocina vegetariana china”27.

Esto es apostasía total y absoluta.

“Benedictinos” Novus Ordo asistiendo a los servicios de oración budistas de la conferencia “Monjes en Occidente”28. Nótese que su “cruz” no es ni siquiera un crucifijo o una cruz, sino un signo de sumar.

La misma revista afirma: “… El cristianismo también se puede aprender desde la sabiduría de la tradición budista, especialmente en el área del pensamiento y la fantasía. Por ejemplo, en una sesión, un monje de la abadía budista Shasta… describió el método budista de aceptar los sentimientos sexuales sin actuar sobre ellos o reprimirlos, sino simplemente dejar que pasen… Exploramos la posibilidad de publicar un libro sobre lo que hemos aprendido del significado y práctica del celibato en nuestras dos tradiciones”29.

Por lo tanto, los miembros de la abadía de St. John no sólo meditaron con los paganos e idólatras, y también asistieron a sus servicios idólatras, sino también se les permitió promover su malvada filosofía de no rechazar los pensamientos impuros. La Iglesia Católica, basada en las enseñanzas de Jesucristo (Mateo 5, 28), siempre ha enseñado que los pensamientos y deseos impuros deben ser rechazados. Lo que hemos tratado aquí es un profundo ejemplo de apostasía en la secta del Vaticano II, pero es bastante típico.

Un miembro de nuestra comunidad religiosa, antes de convertirse en un católico tradicional, pasó un tiempo en un monasterio Novus Ordo en Carolina del Sur. Durante su estancia en el monasterio, asistió a una charla de un “sacerdote” Novus Ordo que parecía ser un teólogo. El “sacerdote”, dijo a los hermanos que todas las religiones conducen al cielo, y que no hay necesidad de ser católico para salvaese. Los monjes Novus Ordo que estaban presentes parecieron no reaccionar, ni indignarse o incluso sorprenderse por estas enseñanzas descaradamente heréticas del “sacerdote”. El joven, sin embargo, estaba tan desconcertado y sorprendido que se quedó despierto casi toda la noche escribiendo versículos de la escritura sobre la necesidad de aceptar a Jesucristo para la salvación, a fin de refutar la apostasía del “sacerdote”. Al día siguiente él presento la información a los monjes Novus Ordo para refutar lo que había dicho el “sacerdote”. Pero a ellos pareció no importarles en absoluto.

Un artículo de una monja “benedictina”, Sor Mary Margaret Funk, confirma la apostasía total de las órdenes religiosas de la secta del Vaticano II

Muchos argumentan que las enseñanzas del Concilio Vaticano II no contradicen el dogma católico de ninguna manera. Ellos afirman tenazmente que la religión del Vaticano II está en perfecta continuidad con la inmutable religión católica. Algunas personas llaman a estos individuos (que defienden todo el Concilio Vaticano II y la apostasía post-conciliar) neo-católicos; nosotros les llamamos neo-apóstatas, ya que tratan de explicar todo desde besar el Corán hasta permitir que los adoradores de ídolos asuman el control y oren a falsos dioses en Asís. Pero una de las formas más interesantes y claras de demostrar que la secta del Vaticano II no es la Iglesia Católica es simplemente observar lo que sus miembros creen a nivel local. Ya hemos hecho mucho de esto, pero la cantidad de historias de personas que en realidad han sido desalentadas de convertirse al catolicismo por miembros de la Iglesia Novus Ordo, incluidos obispos, funcionarios del Vaticano y maestros, parece casi no tener fin. Por lo tanto, si alguna vez quiere animarse de una santa indignación contra la apostasía del Vaticano II, o si alguna vez quiere una prueba del ultraje abominable que es la secta del Vaticano II, o si alguna vez quiere convencerse de que se trata de una cuestión de cielo o infierno el rechazar completamente a esta falsa secta no católica que falsamente se hace pasar por la Iglesia Católica, entonces, sólo llame a algunas iglesias Novus Ordo y pregúnteles: “¿Usted acepta el dogma Fuera de la Iglesia no hay salvación? ¿Es el islam una religión falsa? ¿Es el judaísmo una religión falsa?”.

Las respuestas que obtendrá le sorprenderán si usted conoce y posee la verdadera fe católica. Las respuestas que obtendrá le confirmarán, si usted es sincero, que la religión de estos individuos (la religión del Vaticano II) no es la religión católica. Le confirmarán, si usted es sincero, que toda la secta del Vaticano II es apóstata, ya que estas personas están simplemente poniendo en práctica lo que se enseña y ejemplifica por el Concilio Vaticano II en relación a religiones no cristianas.

En ese sentido, uno de nosotros estaba hojeando el St. Anthony Messenger y encontramos un artículo titulado Islam: Lo que todo católico debe saber por Mary Margaret Funk, “OSB” (St. Anthony Messenger es una de las publicaciones más destacadas de la secta del Vaticano II.) Así que este era un artículo de una supuesta monja benedictina respecto al islam. ¿Qué decía el artículo?

Mary Margaret Funk, “OSB”, Islam: Lo que todo católico debe saber, p. 36, St. Anthony Messenger, agosto de 2005: “A diferencia de los cristianos, que creen que Jesús era el Hijo de Dios y una parte indivisible de Dios, los musulmanes creen que el Santo Profeta Mahoma (570-632) era un hombre y que él seguía a Adán, Abraham, Moisés, David, Salomón y a Jesús como el último de los grandes profetas que recibieron la revelación divina”30.

Al referirse a Mahoma como “el Santo Profeta”, Mary Margaret no cree que sea necesario mencionar a sus lectoras “católicas” que Mahoma fue un falso profeta y el creador de una religión falsa. Ella continúa:

Mary Margaret Funk, “OSB”, Islam: Lo que todo católico debe saber, St. Anthony Messenger, agosto de 2005, p. 36: Mahoma puso a prueba la autenticidad de sus revelaciones con la oración y el ayuno. Pasaron dos años antes de que hiciera pública su profunda experiencia religiosa”31.

La impresión que saca cualquier lector razonable de este artículo, es que Mary Margaret sostiene que las falsas revelaciones de Mahoma eran auténticas o podrían ser auténticas (lo que es apostasía).

Mary Margaret Funk, “OSB”, Islam: Lo que todo católico debe saber, St. Anthony Messenger, agosto de 2005, p. 38: “Me llama la atención la absoluta comprensión y reverencia por el Corán comunicado por los musulmanes. El nombre de Alá, después de todo, es simplemente la palabra árabe para Dios, el único Dios del judaísmo, del cristianismo y del islam32.

Aquí vemos que Mary Margaret basa sus efusivos elogios de la falsa religión del islam en la falsa enseñanza del Concilio Vaticano II de que los judíos, cristianos y musulmanes supuestamente adoran al mismo Dios. Vemos esto muy claramente ilustrado en la siguiente cita:

Mary Margaret Funk, “OSB”, Islam: Lo que todo católico debe saber, St. Anthony Messenger, agosto de 2005, p. 39: Cuando yo estaba presente para el salat musulmán, me sentí como si estuviera en casa con mis monjas en Beech Grove, Indiana. Era el mismo Dios, la misma alabanza y la misma rodilla en tierra”33.

Esto es indiferentismo religioso puro. Pero se basa precisamente en toda la enseñanza del Vaticano II sobre los musulmanes:

Documento del Vaticano II, Nostra aetate, # 3: “La Iglesia mira también con aprecio a los musulmanes que adoran al único Dios, viviente y subsistente, misericordioso y todo poderoso, Creador del cielo y de la tierra, que habló a los hombres, a cuyos ocultos designios procuran someterse con toda el alma como se sometió a Dios Abraham, a quien la fe islámica mira con complacencia… Por tanto, aprecian la vida moral, y honran a Dios sobre todo con la oración, las limosnas y el ayuno34.

Mary Margaret Funk continúa:

Mary Margaret Funk, “OSB”, Islam: Lo que todo católico debe saber, St. Anthony Messenger, agosto de 2005, p. 39: “Mi comunidad de 82 monjas me sostiene cuando mi devoción es tibia y mi inclinación es caprichosa. Veo ese mismo celo entre mis amigos musulmanes. Detenerse para la oración es la norma que nos permite estar conscientes de Dios durante los tiempos intermedios y ayudar a que la conciencia de la presencia de Dios se vuelva omnipresente. Lo que sucede entonces es que volvemos a la oración ritual agradeciendo por esta presencia sensible de Dios”35.

Obviamente, Mary Margaret Funk considera a la falsa religión del islam —que es considerada como una abominación por la Iglesia Católica— como una forma perfectamente válida de adorar y “agradar” a Dios. Mary Margaret Funk es miembro del Monasterio de Nuestra Señora de la Gracia en Beech Grove, Indiana. Ella no es miembro de la Iglesia Católica. Ella es una persona que rechaza a Cristo y una apóstata que cree en la salvación fuera de la Iglesia y que las falsas religiones no son falsas. Ella fue la ex priora de su numerosa comunidad religiosa, y es la directora ejecutiva del Diálogo Interreligioso Monástico. Ella simplemente está siguiendo las enseñanzas del Concilio Vaticano II y el ecumenismo postconciliar, que es típico de la jerarquía y de los religiosos de la secta del Vaticano II.

¿Cuántas historias como ésta podrían ser duplicadas? Podrían ser duplicadas sin fin, en todas las diócesis bajo Benedicto XVI y Francisco, y en cada una de las comunidades religiosas en comunión con él. ¿Mary Margaret Funk y millones de personas han mal entendido la enseñanza del Vaticano II? No, ella ha entendido perfectamente lo que el Concilio Vaticano II enseña acerca de que los musulmanes adoran verdaderamente a Dios en la oración, las limosnas y el ayuno. ¿Mary Margaret Funk y millones de personas han mal entendido el significado de que Juan Pablo II asista a la mezquita, el evento de Asís, el templo budista, la iglesia luterana y la sinagoga? No, ellos han entendido muy bien que este tipo de acciones son una validación de las falsas religiones. Es por eso que han seguido la enseñanza oficial del Vaticano II que los ha llevado a la apostasía como resultado.

La apostasía de la madre Teresa y de su orden religiosa, las Misioneras de la Caridad

La madre Teresa de Calcuta fue la fundadora de las Misioneras de la Caridad, una de las más grandes y famosas órdenes religiosas de la secta del Vaticano II. La madre Teresa es considerada como una de las luces brillantes de la religión post-Vaticano II. La triste verdad es que ella ni siquiera era católica. Su indiferentismo religioso y su apostasía de la fe católica se ilustran en una entrevista de 1989 con la revista Time.

Entrevista de la madre Teresa con la revista Time el año 1989 – ¡Ella ama todas las religiones!

“Time: ¿Qué piensa del hinduismo?

“Madre Teresa: Yo amo todas las religiones, pero estoy particularmente enamorada de la mía. Sin duda alguna. Eso es lo que tenemos que demostrarles a ellos. Al ver lo que hago, se dan cuenta de que estoy enamorada de Jesús”36.

Como se cita aquí, la madre Teresa amaba todas las religiones. ¡La madre Teresa amaba las religiones de Satanás! Amaba las religiones idólatras, las religiones que rechazan a Cristo, etc. Esto es apostasía. Y pronto será una “santa” de la secta del Vaticano II, lo que demuestra, una vez más, que la secta del Vaticano II no es la Iglesia Católica.

1 Corintios 13, 3: “Y si distribuyo mis bienes para alimentar a los pobres, y si entrego mi cuerpo para ser quemado, pero no tengo caridad, nada me sirve”.

La caridad de la madre Teresa era falsa, porque no se basaba en la verdadera fe. No le aprovecha en nada.

Papa Pío XI, Mortalium animos, # 9, 6 de enero 1928: “Siendo, pues, la fe íntegra y sincera, como fundamento y raíz de la caridad, necesario es que los discípulos de Cristo estén unidos principalmente con el vínculo de la unidad de fe”37.

Hebreos 11, 6: “Pero sin la fe es imposible agradar a Dios…”

La madre Teresa venerando al hindú Ghandi

Esta es una foto de la madre Teresa adorando a Buda en 1975.

En la imagen de la izquierda, vemos a la madre Teresa adorando a Buda en una ceremonia de acción de gracias por el 25 aniversario de las Misioneras de la Caridad. Ella está de rodillas en oración en la esquina inferior izquierda de la foto. La foto de la derecha es un primer plano de la misma ceremonia, que tuvo lugar el 7 de octubre de 1975. Si tenemos en cuenta este hecho, junto con muchas otras declaraciones apostatas de la madre Teresa, no hay duda que ella fue una de las peores y más grandes apóstatas y falsos profetas de toda la historia católica.

Después que Juan Pablo II celebró su idolátrica reunión de oración interreligiosa en Asís en 1986 donde, entre otras abominaciones, el Dalai Lama colocó una estatua de buda sobre el tabernáculo, la madre Teresa se refirió a ese día como “el más hermoso regalo de Dios”38.

Un libro recientemente publicado, Todo comienza con la oración, Meditaciones de la madre Teresa sobre la vida espiritual para gente de todas las religiones, también muestra el rechazo profundo de la madre Teresa de la fe católica y de la necesidad de Cristo para la salvación. El prólogo cita una de sus más famosas declaraciones, que revela el espíritu demoníaco de la obra de la madre Teresa:

Madre Teresa: “Yo siempre he dicho que debemos ayudar a un hindú a ser un mejor hindú, al musulmán a ser un mejor musulmán, a un católico a ser un mejor católico”39.

Esto es apostasía de Jesucristo y de la fe católica. La madre Teresa también declaró:

“Algunos lo llaman Ishwar, algunos lo llaman Alá, otros simplemente lo llaman Dios, pero tenemos que reconocer que es Él quien nos ha hecho para cosas más grandes: amar y ser amados. Lo que importa es que nosotros amamos. No podemos amar sin la oración, y así, de cualquier religión que seamos, debemos orar juntos”40.

En resumen, la madre Teresa creía que Dios (la Santísima Trinidad) y los demonios (los falsos dioses de los paganos) son uno y lo mismo. El hecho de que se la considere “santa” por la secta del Vaticano II constituye uno de los mayores fraudes espirituales de la historia cristiana. La madre Teresa expresó una actitud general de indiferencia hacia la religión que profesa el hombre, y manifestó su aprobación de las religiones falsas del diablo (religiones no cristianas) de forma consistente.

“Una vez, cuando la madre Teresa estaba asistiendo a un moribundo budista, un visitante la oyó susurrar: ‘Usted diga una oración en su religión, y yo haré una oración que yo conozco. Juntos vamos a decir esta oración y va a ser algo hermoso para Dios”41.

En Madre Teresa, una Biografía Ilustrada por Joanna Hurley, leemos lo siguiente en la página 68 sobre La Orden de la madre Teresa, Las Misioneras de la Caridad:

“Una orden católica, Las Misioneras de la Caridad es, sin embargo ecuménica en su obra. Las monjas entierran a los muertos en los ritos de la religión de cada individuo, y observan las fiestas locales [de las otras religiones], junto con las de la Iglesia. Aquí un grupo de monjas jóvenes ayudan a los niños encender luces de bengalas para Diwali, el festival de las luces de la India”42.

Esto significa que las monjas de la orden de la madre Teresa no sólo aprueban, sino que han participado en los ritos paganos de religiones no cristianas. Esto se debe a que están siguiendo el indiferentismo religioso de su fundadora, la madre Teresa. En la página 68 de este libro, hay una imagen de las monjas de la orden de la madre Teresa encendiendo luces de bengala para el festival hindú de Diwali con sonrisas enormes en la cara. Este es un pecado contra la fe de la peor clase, es más, es la religión del Anticristo, en donde el hombre, y su preferencia personal por las falsas religiones, suplanta y reemplaza a Jesucristo.

Un amigo nuestro de Canadá llamo recientemente a la superiora de uno de los conventos de la madre Teresa. Nuestro amigo dijo: “¿Cómo es eso de que la madre Teresa nunca trató de convertir a nadie?” “La madre Superiora” de Canadá respondió: “La última forma de respeto a la persona humana es respetar su religión”, “La madre Superiora” dijo a nuestro amigo que estos no católicos van a ir al cielo, incluso si rechazan a Cristo, mientras sean “buenas personas”, porque eso es lo importante, de acuerdo con ella. En otras palabras, el hombre y su elección de religión son mayores y más importantes que Jesucristo. Este es el evangelio del Anticristo, y la madre Teresa era su principal ejemplo y falsa profeta además de los antipapas del Vaticano II. Ella ocultó su apostasía en obras puramente naturales que le daban la apariencia de verdadera caridad cuando, en realidad, no tenía ninguna.

Papa San Pío X, Editae saepe, # 28, 26 de mayo de 1910: "Como una cuestión de hecho, sin embargo, las buenas obras puramente naturales son sólo una falsificación de la virtud, ya que no son ni permanentes ni suficientes para la salvación”43.

La madre Teresa alimentaba y vestía los cuerpos de muchas personas, pero dejó su alma hambrienta de lo que más necesitaban, nuestro Señor Jesucristo. Ella privó a esas almas de lo único que realmente importaba, y por lo tanto, ella no fue su verdadera amiga, sino su enemiga.

Lucas 12, 4-5: “[Jesús] Y yo les digo a ustedes, amigos míos: No temáis a los que matan el cuerpo, y después nada más pueden hacer. Yo les mostraré a quién deben temer: teman al que después de muerto, tiene poder de echarte en el infierno. Sí, os lo digo, a ese témanle”.

Juan 17, 3: “Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado”.

1 Juan 5, 11-12: “Y este es el testimonio: que Dios nos ha dado la vida eterna. Y esta vida está en su Hijo. El que tiene al Hijo, tiene la vida. El que no tiene al Hijo no tiene la vida”.

Hemos dedicado un tiempo prolongado sobre este tema porque lo más probable es que la secta del Vaticano II pronto vaya a “canonizar” a la apóstata madre Teresa, que ejemplificó algunos de los peores indiferentismos religiosos de cualquiera de los miembros de la secta del Vaticano II. Dado que las canonizaciones son infalibles, esto será una prueba más de que los antipapas del Vaticano II no son verdaderos papas.

Podríamos continuar página tras página con ejemplos de la apostasía de las órdenes religiosas, pero el punto debió quedar claro. Las órdenes religiosas de la secta del Vaticano II son apóstatas ya que están siguiendo las enseñanzas del Concilio Vaticano II.

Notas de la Sección 32:

1 The Abbey Banner – Magazine of St. John’s Abbey, Collegeville, MN, Winter, 2006, p. 24.

2 The Abbey Banner – Magazine of St. John’s Abbey, Winter, 2006, p. 24.

3 Pat Buchanan, “An index of catholicism’s decline,” Townhall News, Dec. 11, 2002.; also Kenneth Jones, Index of Leading Catholic Indicators: The Church Since Vatican II.

4 Faithful Voice, March 4, 2003.

5 Urban Dharma - Buddhism in America: “The gathering of "Nuns in the West" May 23-26, 2003 was hosted by Hsi lai Buddhist Temple in Hacienda Heights, CA... In monastic dialogue 'East' often refers to the inner life and 'West' to the outer life. What does it mean when Western nuns who have gone more contemplative and tending to their inner life and eastern nuns have come west and are now socially engaged? What can we learn from each other? Can we bring the best from our traditions and be an example of the monastic way of life for the West?”

6 Irish Jesuits.

7 The Order of Saint Benedict (OSB).

8 “Yoga in philosophy and practice is incompatible with Christianity,” by James Manjackal MSFS.

9 Denzinger, The Sources of Catholic Dogma, B. Herder Book. Co., Thirtieth Edition, 1957, no. 1782.

10 The Papal Encyclicals, by Claudia Carlen, Raleigh: The Pierian Press, 1990, vol. 3 (1903-1939), p. 526.

11 The Encyclicals of John Paul II, Huntington, IN: Our Sunday Visitor Publishing Division, 1996, p. 316.

12 The Encyclicals of John Paul II, p. 316.

13 Donald Attwater, A Catholic Dictionary, Tan Books, 1997, p. 366.

14 The Catholic Encyclopedia, vol. 11, New York: Robert Appleton Co., 1911, p. 447.

15 “Yoga in philosophy and practice is incompatible with Christianity,” by James Manjackal MSFS.

16 “A monastery of the Cistercian Order of the Strict Observance located east of Atlanta.” Monastery news, Friday, March 18, 2005.

17 Carmelite Spiritual Center in Darien, Illinois, “Living Your Light: A Yoga Retreat,” April 23-24, 2005.

18 Confirmed in a personal telephone communication with Ecclesia Center.

19 Ecclesia Center Staff.

20 Ecclesia Center, “A Community of Healing for Those Who Minister.”

21 Budget Travel, 2005/06/04.

22 National Catholic Reporter, 16 de julio de 2004.

23 “Fr. Kevin Hunt Installed as Zen Teacher,” North American Benedictine and Cistercian monasteries of men and women, Bulletin 73 • Board News • October 2004.

24 Beliefnet, “Cloistered Nuns on Mt. Carmel Pray For Jews to be Jews,” March, 2000.

25 The Papal Encyclicals, vol. 1 (1740-1878), pp. 237-238.

26 National Catholic Reporter, July 16, 2004.

27 The Abbey Banner – Magazine of St. John’s Abbey, Winter, 2006, p. 24.

28 The Abbey Banner – Magazine of St. John’s Abbey, Winter, 2006, p. 24.

29 The Abbey Banner – Magazine of St. John’s Abbey, Winter, 2006, p. 25.

30 Mary Margaret Funk, Islam: What Catholics Should Know, St. Anthony Messenger, August, 2005, p. 36.

31 Mary Margaret Funk, Islam: What Catholics Should Know, St. Anthony Messenger, August, 2005, p. 36.

32 Mary Margaret Funk, Islam: What Catholics Should Know, St. Anthony Messenger, August, 2005, p. 38.

33 Mary Margaret Funk, Islam: What Catholics Should Know, St. Anthony Messenger, August, 2005, p. 39.

34 Decrees of the Ecumenical Councils, Sheed & Ward and Georgetown University Press, 1990, vol. 2, p. 969.

35 Mary Margaret Funk, Islam: What Catholics Should Know, St. Anthony Messenger, agosto de 2005, p. 39.

36 Interview with Mother Teresa conducted by Edward W. Desmond in 1989 for Time magazine.

37 The Papal Encyclicals, vol. 3 (1903-1939), p. 316.

38 Time Magazine, Nov. 10, 1986.

39 Anthony Stern, Everything Starts From Prayer, Mother Teresa’s Meditations on Spiritual Life for People of all Faiths.

40 Anthony Stern, Everything Starts From Prayer, Mother Teresa’s Meditations on Spiritual Life for People of all Faiths.

41 Anthony Stern, Everything Starts From Prayer, Mother Teresa’s Meditations on Spiritual Life for People of all Faiths.

42 Joanna Hurley, Mother Teresa: A Pictorial Biography, Courage Books, 1997, p. 68.

43 The Papal Encyclicals, vol. 3 (1903-1939), p. 121.



33. Impactantes noticias proporcionan un resumen de la apostasía de las diócesis, de los fieles, del clero, de las órdenes religiosas, etc…

El que parece ser el abismo sin fondo del escándalo producido por la secta del Vaticano II en el área de las atroces misas nuevas (muchas de los cuales ya hemos cubierto), los colegios y universidades “católicos” y las acciones de su jerarquía apóstata y sus miembros, está documentado en internet básicamente en las secciones diarias de noticias.

Aquí presentamos sólo algunos de los titulares que hemos publicado en la sección “Noticias y Comentarios” de nuestra página web sobre el escándalo de la secta del Vaticano II en el último año. Obviamente, no podemos reproducir los artículos completos que corroboran estos titulares. Tenemos notas de casi todos los títulos que figuran aquí; los que no tienen una referencia proceden de los artículos reales que vinculamos, pero que han sido trasladados a un lugar diferente o que ya no se almacenan en el servidor del sitio web. Todos estos titulares son reflejos reales de hechos verdaderos de la secta del Vaticano II. Más de lo mismo aparece todos los días en los medios.

→ “Cardenal” novus ordo Cheong de Seúl envía saludos por el nacimiento de Buda y dice:

“Necesitamos más y más de las enseñanzas de Buda”1

¡Vaya! Eso es apostasía… pero el “cardenal” está simplemente siguiendo el ejemplo de los antipapas del Vaticano II. Recuerde esto:

Juan Pablo II, 6 de mayo de 1984: “… el pueblo coreano, ha buscado, a lo largo de la historia, en la gran visión ética y religiosa del budismo y el confucionismo, el camino de la auto renovación. … ¿Podré dirigir un particular saludo a los miembros de la tradición budista puesto que se preparan para celebrar la festividad de la venida del Señor Buda? Que vuestra alegría sea completa y vuestro gozo cumplido”2.

→ Ritual budista en catedral novus ordo

“Pyeonghwa Broadcasting Corporation (PBC), la cadena de televisión por cable dirigida por la arquidiócesis de Seúl, invitó a los budistas para realizar el ritual Yeongsanjae en el recinto Coste Hall de la catedral de Myongdong el 19 de abril. La celebración formó parte de un programa mayormente musical para una audiencia de unos 200 budistas y católicos.

”Fue la primera vez que se celebró un ritual budista en la catedral Myongdong, según la oficina de la catedral”3.

Sacerdote que dice ser “católico” niega que Jesús haya fundado una Iglesia en el programa promocional en vivo “Dios o la muchacha” de Larry King de (CNN)

“KING: Y P. Manning, ¿Cristo creó de hecho una Iglesia?

”MANNING: No necesariamente

”KING: ¿Él murió como judío?

”MANNING: Al igual que la iglesia, él era mucho más que eso. Nosotros empezamos con ello tiempo después; sin duda estaban los apóstoles, existía el grupo. Pero, sí, estoy de acuerdo, sí.

”KING: Tú puedes intervenir también. Eres más que un estudiante.

”DEMATTE: La Iglesia Católica no cree que Cristo no creó una iglesia. La Iglesia Católica enseña —lo proclamamos cada día en el Credo— que creemos en una santa iglesia católica apostólica. Creemos en una Iglesia, fundada por Cristo, y que la Iglesia fue fundada en Mateo capítulo 16, donde Jesús le dio a Pedro las llaves del reino de Dios.

”Y con eso, se remonta al Antiguo Testamento donde los reyes del Antiguo Testamento entregaban las llaves del reino al primer ministro cuando ese rey se marchaba.

”Y así cuando Jesús abandonó nuestro reino aquí en la tierra, él se fue al reino de Dios y le dio las llaves a Pedro, el primero, con el primero que gobernó nuestra iglesia y ahí es donde viene nuestra primacía papal. Ahí es de donde viene nuestra autoridad. Y ahí es de donde Jesús establece la iglesia”4.

El 13 de abril de 2006, Larry King Live organizó un programa llamado “Dios o la muchacha” acerca de los jóvenes que se debaten entre la elección del “sacerdocio” Novus Ordo o el matrimonio. Fue una promoción para un programa con el mismo título que apareció en otra red. Como parte del panel, Larry King había invitado al supuesto “sacerdote católico” P. Michaen Manning, el presentador de “La Palabra en el Mundo”. El P. Manning es invitado con frecuencia en el programa Larry King Live, supuestamente para dar el punto de vista “católico” oficial. Bien, como vimos, cuando se le preguntó si Jesús fundó una iglesia, Manning dijo que “no necesariamente”, ¡y que ésta se formó mucho más tarde! Esto es de una tal atrocidad que no se tienen palabras para una cosa así.

Uno de los jóvenes en el programa llamado Dematte —que está considerando el “sacerdocio”— intervino y refutó la herejía —como vimos en la transcripción anterior—. Pero esto nos dice dónde estamos en la historia, y cuán lejos de ser católica está secta del Vaticano II: un supuesto sacerdote católico, presentado por la CNN para dar la versión “católica” oficial para millones de espectadores, niega que Jesús haya incluso fundado una Iglesia.

“Arzobispo” Novus Ordo de San Francisco considera “muy convincente” una película gay5

“Misa” circo y de payasos en Florida

“Sacerdotes con vestiduras multicolores que representan leones, tigres, payasos y otros artistas de circo concelebraron la misa circo dominical para una congregación de discapacitados el 15 de enero [de 2006]. La misa anual en la Parroquia de Santa Marta en Sarasota fue celebrada por el Padre Fausto Stampiglia SAC, el pastor y el obispo John Kinney de la Diócesis de St. Cloud, Minn”6.

“Vestidos con ornamentos multicolores: desde la izquierda, el P. Fausto Stampiglia, pastor de la Parroquia de Santa Marta; el P. Gaving Griffith de Monterrey, California; sentado, el obispo John Kinney de St. Cloud, Minnesota; el P. Charles Watkins, de Chicago; y el P Jim Challancin de Crystal Falls, Michigan, concelebraron la misa de circo el 15 de enero”7.

Esto es una completa burla de Dios y de la fe católica; esto es algo cotidiano en la secta del Vaticano II. Tenga en cuenta que un “obispo” Novus Ordo participó plenamente en esta atrocidad. También se realizó ante una congregación de discapacitados.

Periódico del Vaticano aprueba que el diseño inteligente no se enseñe en las escuelas8

¿Qué más pruebas se podrían necesitar para saber que estamos en la Gran Apostasía, y que Roma está ocupada por una falsa secta no católica, con el hecho de que el periódico oficial del Vaticano esté de acuerdo con que el diseño inteligente no se enseñe en las escuelas?

Con el permiso del “obispo”, “sacerdote” Novus Ordo anuncia que es gay durante la “misa” Novus Ordo, y declara que él se va para buscar una relación gay9

El obispo diocesano de Baia Thunder Bay (Ontario) Fred Colli también dijo que “admira” la decisión del sacerdote.

La arquidiócesis de Los Ángeles invita oficialmente a todos a los servicios de oración ecuménica en Taizé

Los musulmanes van al cielo, dice sacerdote de la EWTN10

Un rabino es nombrado caballero “papal” por la secta del Vaticano II

“El rabino David Rosen, director internacional del Comité Judío-Americano de asuntos interreligiosos, se convirtió el jueves en el primer ciudadano israelí, el primer rabino ortodoxo y el quinto judío en ser investido con el título de caballero papal… La investidura la realizó el cardenal Walter Kasper, presidente del Comisión para las Relaciones Religiosas de la Santa Sede con los judíos”11.

“Sacerdotes” Novus Ordo quieren adoptar rituales hindúes

“Una reunión de destacados clérigos católicos de toda India han pedido al Vaticano apoyar su propuesta de incluir rituales hindúes en la iglesia. El seminario papal de Pune dijo que los sacerdotes de toda India eran unánimes en que el clero católico debe incorporar prácticas hindúes como el aarti durante la misa, estudiar sánscrito y los vedas, y experimentar la vida de una ashram”12.

Agencia diocesana Novus Ordo ayuda a gays a adoptar niños

Página web oficial de los “obispos” Novus Ordo rinde oficialmente homenaje al rabino pro- abortista y pro-homosexual Balfour13

El sitio web también declaró que este rabino judío podría estar descansando en paz del Señor, y pide que su nombre sea para siempre una bendición. Si esto no es apostasía entonces nada ha sido nunca apostasía.

Se celebrará funeral luterano para el acatólico Rehnquist en catedral Novus Ordo14

Diócesis Novus Ordo canadiense de San Jorge venderá la totalidad de sus iglesias para pagar las demandas de abuso sexual15

Diócesis resuelve demanda sobre abuso sexual acusada por la sociedad “tradicionalista” de sacerdotes de St. John16

45% de los hospitales “católicos” en EE.UU. dispensan drogas abortistas17

Benedicto XVI invita al rabino de Roma a su entronización

“Obispo” Novus Ordo de San Diego se disculpa ¡por no hacer funeral católico para dueño de un club nocturno gay! El “obispo” ahora acepta hacer una “misa” en memoria del promotor de la sodomía18.

El “obispo” Lynch de San Petersburgo apoya la muerte por inanición de Terri Schiavo19

“Misa” Novus Ordo con fuegos artificiales, tambores, gongs y un baile con disfraces de dragón

“Obispo” de Inglaterra aprueba la Agenda de Igualdad Gay20

Otra “misa sodomita”/Pro-Gay en el Novus Ordo21

Sacerdote de la EWTN dice que está bien asistir a servicios protestantes22

El “sacerdote” de la EWTN, reverendo Mark J. Gantley, JCL, aprueba que se asista a los servicios de los Testigos de Jehová y de los mormones. Los Testigos de Jehová rechazan la Santísima Trinidad. Los mormones permiten la poligamia y creen que los hombres pueden llegar a ser dioses. Sin embargo, si usted cree que los “papas” del Vaticano II son legítimos, no se queje de este consejo. Este “sacerdote” apóstata solo está siguiendo lo que es enseñado oficialmente por Juan Pablo II en el # 118 del increíble Directorio para la aplicación de los principios y normas sobre el ecumenismo, como ya vimos antes.

En el # 118, el Directorio dice que los católicos que asisten a las iglesias no católicas son “alentados a participar en los salmos, respuestas, himnos y acciones comunes de la Iglesia a la que son invitados”.

“El 25 de marzo de 1993, Su Santidad el papa Juan Pablo II aprobó la versión revisada del Directorio para la aplicación de los principios y normas sobre el ecumenismo, confirmándolo con su autoridad y ordenando su publicación”23.

Esta es la razón de que un hereje manifiesto no pueda ser un verdadero papa. ¡Estas personas están siguiendo la enseñanza oficial de la religión del Vaticano II y la están en camino directo al infierno!

¡La enseñanza autoritativa de un verdadero papa no conduce a nadie al infierno!

Judíos, budistas y unitarios adoran junto con “católicos” en una iglesia Novus Ordo

Miembro de la tribu Kickapoo predica en otro servicio interreligioso en una iglesia Novus Ordo

Universidad “Católica” de Notre Dame celebra el “Día del estilo de vida gay”24

Cientos de bautizos declarados inválidos en Iglesia Novus Ordo en Australia25

“Arzobispo” Novus Ordo de Dublín favorece los derechos conyugales de los homosexuales26

Capellanes Novus Ordo se combinarán con los capellanes protestantes para reemplazarse mutuamente

¡“Obispos” Novus Ordo celebran el aniversario de la revolución protestante con los luteranos!

La pregunta que hay que hacerse: ¿Es ésta mi jerarquía? Si usted es católico, la respuesta debe ser un rotundo no. El “obispo” apóstata de Bismarck también se aseguró de citar en esta celebración la increíble Declaración Conjunta con los luteranos sobre la Justificación.

“Cardenal” de México presenta la placa que conmemora la visita del Dalai Lama27

Budistas contaminan la catedral de Ciudad de México con permiso del “cardenal”28

Nótese por favor el contraste en la imagen a la izquierda con el “cardenal” Norberto Rivera de México y el Dalai Lama. Detrás, el altar de nuestro Señor Jesucristo y por delante —como la serpiente deslizándose en el suelo —vemos a su enemigo, el Dalai Lama, invadiendo su espacio y corrompiendo a los niños, con el “cardenal” Novus Ordo mirándolo, alentándolo y permitiéndolo. Esta imagen captura en una sola toma la sorprendente realidad de lo que ha ocurrido: una falsa, anticristiana, secta no católica ha surgido con el Concilio Vaticano II, que intenta eclipsar la verdadera Iglesia de Cristo (la verdadera Iglesia Católica), que se ha visto reducida a un remanente de fieles católicos.

Nuestra Señora de La Salette, 19 de septiembre de 1846: “Roma perderá la fe y se convertirá en la sede del Anticristo… la Iglesia será eclipsada.”

Monja Novus Ordo obsesionada con Elvis

Dos hospitales Novus Ordo que realizan abortos de bebés vivos son tolerados por los obispos29

La Universidad “Católica” Loyola de Chicago invita al activista proabortista Howard Dean para dar una charla30

Niño vestido como Harry Potter ayuda a sacerdote en la nueva misa31

Prácticas ocultistas se extienden con rapidez en el Novus Ordo32

La Iglesia de Santa Juana de Arco promueve la agenda gay/ lésbica/ bisexual /transgénica33

Sólo 8 “sacerdotes” Novus Ordo serán “ordenados” en toda Irlanda34

Sólo queda un solo seminario en todo el país, todos los demás ha tenido que cerrar.

Sólo 18 “sacerdotes” Novus Ordo serán “ordenados” en toda Inglaterra y Gales35

Mons. Bernard Harrington de la diócesis de Winona dice que y nombra “sacerdote” a predador gay36

Juan Pablo II le concede al “cardenal” Law un prestigioso cargo en Roma

Gracias a Juan Pablo II, uno de los hombres más abominables de la secta Novus Ordo, el “cardenal” Law de Boston —el hombre que cambiaba de parroquias a los “sacerdotes” pedófilos, incluyendo al fundador de la innombrable asociación de amor hombre-niño ahora tiene el cargo de supervisar el nombramiento de los obispos y sacerdotes. Law “es el jefe titular de dos importantes iglesias de Roma: la Basílica de Santa María la Mayor, una de las cuatro basílicas patriarcales de la Iglesia Católica, y Santa Susana, una antigua parroquia ahora dedicada a servir a los estadounidenses en Roma. Él es visto por la ciudad con cierta frecuencia, patrocinando algunos de los mismos restaurantes que prefería cuando visitaba Roma, y sentado en la primera fila en los eventos importantes del Vaticano”37.

Los abusadores Novus Ordo han sido trasladados de un país a otro38

El “cardenal” Maida de Detroit dice aceptar la misa tridentina sólo para mantener a la gente lejos de las misas tradicionales independientes39

Este es un artículo interesante. Esto demuestra que los obispos Novus Ordo son bastante malos. A Maida le preocupa que demasiada gente en Detroit vaya a la misa tradicional porque se dan cuenta del fraude que es el Novus Ordo. Esto sí que él lo tiene que parar, mientras que permite toda clase de sacrilegios y abominaciones y toda herejía.

El seminario de Scranton cierra

“Citando la falta de sacerdotes y la falta de personas interesadas en convertirse en sacerdotes de la Diócesis de Scranton, el obispo Joseph F. Martino anunció el jueves el cierre del seminario de San Pío X… La escasez de sacerdotes han paralizado las diócesis de todo el país. La diócesis de Scranton, con 355.000 católicos en 11 condados, es servida por 224 sacerdotes, menos de la mitad del número que servía en 1966”40.

¿Para qué se justificaría seguir abierto este seminario si de acuerdo con la secta del Vaticano II, el islam debe ser protegido, las religiones protestantes son un medio de salvación, no deben convertirse los cismáticos orientales, y Cristo se une a todo el mundo a causa de la Encarnación?

El “cardenal” Mahony, el falso apóstata, dice que está bien que los manifestantes de Rainbow Sash reciban la comunión

Este artículo también menciona que el “cardenal” George, el arzobispo apóstata de Chicago, ha dado instrucciones a los “sacerdotes” Novus Ordo para que les nieguen a los manifestantes de Rainbow Sash (homosexuales activos) la comunión. Los “conservadores” Novus Ordo están realmente haciendo hincapié en este hecho. George es considerado como un “ultraconservador” entre el paquete de herejes que conforma la secta del Vaticano II. Sin embargo, George acaba de celebrar la fiesta musulmana del Ramadán en una mezquita junto a un grupo de sacerdotes y monjas de su diócesis. El Chicago Tribune señaló que George “fue el primer arzobispo de Chicago en asistir a este evento”, y que “cuando los últimos versículos de la oración melodiosa del Imam Senad Agic resonaron bajo la cúpula blanca y dorada… clérigos y laicos de ambas religiones inclinaron sus cabezas”41. Esto es pura apostasía, por supuesto.

El “cardenal” George en su periódico diocesano también escribió que “La Iglesia también ha pecado contra el pueblo judío, en primer lugar, al enseñar que el pacto de Dios con Israel ya no es válido42… Esto significa que George sostiene que los judíos tienen un pacto válido con Dios y no es necesario convertirlos a la fe católica o a Jesucristo para la salvación. Recuerde, ¡él es visto como un “conservador”, entre los obispos de la secta del Vaticano II!

¡Fotografías de “obispo” Novus Ordo que hizo su fiesta de elección en un templo masónico!43

Juan Pablo II aplaude la renovación carismática44

La “arquidiócesis” de Boston cerrará 65 parroquias y 60 iglesias

“La arquidiócesis de Boston perderá 65 de sus 357 parroquias en una masiva reestructuración provocada en parte por el escándalo de abuso sexual que agravó la ya de por sí reducida asistencia a misa y las colectas semanales”45.

Sacerdote Novus Ordo niega la “santa comunión” a político pro-life porque se puso de rodillas

“El 22 de septiembre, el rector de la catedral, el Padre Dominic Irace, se negó darle la comunión a Delegate Black porque para recibirla se puso de rodillas. El padre Irace le dijo que debía ponerse de pie para recibirla, pero Black prefirió hacer una genuflexión y retirarse”46.

¡Gimnasia es practicada dentro de parroquia francesa Novus Ordo!

Enviado de Juan Pablo II favorece reconocimiento de las uniones sodomitas

“Saliéndose de su discurso preparado, agregó el ‘nuncio papal’ que, aunque la ley en España, y muchos otros países, definen el matrimonio como la unión de un hombre y una mujer, ‘hay otras formas de convivencia, y es bueno que ello sea reconocido’”47.

Se profundiza crisis de vocaciones en Gran Bretaña

“Mientras los católicos de todo el mundo oraron ayer por las vocaciones, las congregaciones en Gran Bretaña estaban pidiendo nada menos que un milagro. Sólo 38 hombres entraron a los seminarios del país este año, lo que significa que, con la muerte y retiro de sus predecesores, el número de sacerdotes en el Reino Unido podría reducirse a la mitad en menos de diez años”48.

Revista Universitaria de ex-alumnos “católicos” en Toronto celebra el “matrimonio” homosexual49

¡El sindicato de profesores “católicos” de Ontario promueve en su sitio web a travestis y drag queens!

“El discurso de apertura de la conferencia, titulada Amando la diferencia: Drag Queens, Travestis y yo, será dado por el profesor travesti Sky Gilbert. La ocasión también presenta ofertas tales como: Aumento de la potencia sexual: El uso terapéutico de juguetes sexuales, Tantra: sexo antiguo para tiempos modernos, y afuera de las cajas. Perspectivas juveniles acerca del género y la identidad sexual50.

Servicio interreligioso en la parroquia Arcadia

El Santísimo Sacramento (o mejor dicho lo que erróneamente consideran que es el Santísimo Sacramento) fue retirado de la parroquia para que los “pastores” de varias denominaciones heréticas pudieran participar en un servicio ecuménico de oración y entonar oraciones en la iglesia “católica”51.

El “cardenal” Martini, dice que “Iglesia Católica” debe abandonar la monarquía papal y convertirse en una democracia52

Martíni fue, de hecho, uno de los más prominentes “cardenales” en el mundo como “arzobispo” de Milán. El artículo indica que él está a favor de las mujeres diáconos, que los laicos elijan a los obispos, y que un consejo de gobierno junto con el “papa” gobiernen su “Iglesia”.

¡John Kerry recibe la “comunión” y es aplaudido en la nueva “misa”!

Nueva forma de rezar el Rosario por un sacerdote Novus Ordo: centrarse en sí mismo, no en Cristo53

Qué sorpresa: el político proabortista Durbin recibe la “comunión” en el Novus Ordo54

Más paganismo en el Novus Ordo: Miembros de Kansas City celebran el “año del mono”55

El “cardenal arzobispo” de París, Jean-Marie Lustiger, condena la película La Pasión de Cristo56

El “cardenal” Lustiger, que se educó como judío, declaró en una entrevista de 1981: “Yo soy un judío. Para mí las dos religiones son una57. De manera que la secta del Vaticano II tiene dos obispos abiertamente judíos, Gourion de Jerusalén (véase la sección siguiente) y Lustiger de París. Es una broma tan absoluta que este hombre sea el jefe de la secta del Vaticano II en París, una arquidiócesis, que es una de las más grandes y prominentes del mundo. La secta del Vaticano II es una broma de mal gusto.

La secta del Vaticano II es la “Iglesia” de Sodoma58

Aquí hay una lista parcial de las parroquias “gay friendly” de la secta del Vaticano II. La promoción de la homosexualidad y del lesbianismo está muy extendida en las diócesis de la secta del Vaticano II.

“Sacerdotes” Novus Ordo mueren de SIDA en todas partes

La tasa de mortalidad de los sacerdotes con SIDA es al menos cuatro veces mayor que la de la población general, según un periódico59.

“Franciscanos” Novus Ordo favorecen abiertamente la homosexualidad60

En San Antonio se celebrará un almuerzo lésbico-gay el domingo 8 de diciembre, que se llamará “Tarde de reflexión: cuerpo, mente y espíritu”.

Juan Pablo II “canonizo” y “beatificó” a más personas que todos los papas juntos desde que se creó el proceso formal

El antipapa Juan Pablo II hizo esto con el fin de rebajar la importancia de la santidad, y con el fin de hacer que el camino al cielo pareciera muy amplio, por lo que no sólo se salvan todos los hombres (como él enseñó en varias ocasiones), sino, básicamente, todo el mundo es santo. Afortunadamente para los católicos, el antipapa Juan Pablo II no tenía autoridad para canonizar o beatificar a nadie, ya que era un antipapa no católico.

Frailes “franciscanos” Novus Ordo en Boston se oponen airadamente a la distribución de volantes en contra de “matrimonio” homosexual61

Hmmmm, nos preguntamos por qué...

“Arzobispo” Novus Ordo de Johannesburgo, Sudáfrica, apoya la ofrenda de sangre de animales sacrificados durante “misa” Ordo Novus62

Este es otro artículo reportando lo mismo63

El “arzobispo” Buti Tlhagale de Bloemfontein, Sudáfrica propone que la sangre de animales muertos —ya sea de cabra, pollo, oveja o vaca— se pueda presentar durante la misa como “un regalo a los antepasados…” Él también afirma que “El sacrificio de animales tiene un lugar especial en el esquema de las cosas y se celebra en casi todas las familias de los africanos. Hemos mantenido esto fuera de la Iglesia de Dios por mucho tiempo”.

Esto es satánico. Pero, de nuevo, este malvado “arzobispo” solo está siguiendo el ejemplo de Juan Pablo II. Recordemos que Juan Pablo II fue un buen amigo de los vudús y les permitió predicar desde los púlpitos “católicos” y practicar sus ritos satánicos en las iglesias “católicas”, como ocurrió en el Día Mundial de Oración por la Paz del 24 de enero de 2002.

Una bruja recibe un entierro Novus Ordo64

¡Catedral de Los Ángeles realiza una liturgia con dragones de 50 pies que representan al dios de la lluvia!

El “cardenal arzobispo” de Los Ángeles, Roger Mahony, estuvo presente, mientras “el programa entregado antes de la misa dedicaba la primera página en justificar la presencia de las danzas del dragón y del león. El dragón, de acuerdo con el programa, es un animal legendario de la mitología china, que significa el poder, la prosperidad, la fertilidad, la majestad y dignidad real. Se cree que es el dios que gobierna las precipitaciones, y siendo China un país tradicionalmente agrícola, ‘el culto al dragón, leído en el programa, poco a poco evolucionó como un culto’”65.

Aquellos que consideran a Benedicto XVI como el papa deben reconocer a Roger Mahony como el líder de la “Iglesia Católica” en Los Ángeles. Esta idea es, obviamente, una locura.

Sacerdote Novus Ordo conmemorado por bailarines litúrgicos con cara pintada durante la “misa” dominical

Obispo de San José niega la exactitud histórica de los Evangelios

“El obispo católico romano de San José, California, escribió una editorial para el periódico local en la que niega la verdad histórica de los Evangelios. En respuesta a las acusaciones de anti- semitismo que han surgido a propósito de la película “La Pasión de Cristo”, el obispo Patrick J. McGrath escribió en el The Mercury New del 18 de febrero, que la acusación de antisemitismo no puede ser dirigida contra el catolicismo ya que los católicos no se adhieren a la verdad histórica literal de la Escritura”66.

El papa San Pío X condenó a cualquiera que niegue la veracidad histórica del Evangelio en el decreto Lamentabili Sane, #s 11, 14 y 1667. Además de todas las otras herejías, si tenemos en cuenta el hecho de que este “obispo” Novus Ordo niega públicamente uno de los fundamentos de la revelación divina (la Sagrada Escritura), y no se hizo nada con él desde que muchos otros sienten lo mismo, es una prueba más de que la secta Novus Ordo/Vaticano II no es la Iglesia Católica.

Multitud estalla en frenesí salvaje cuando seis “sacerdotes” Novus Ordo cantan canciones de amor

“La multitud estalló en un salvaje frenesí al final de la presentación, con los sacerdotes bailando y cantando ‘Mr. Suave’ y ‘Otso-otso’, que fue representada dos veces y mantuvo a la gente bailando con la música omnipresente”68.

La secta del Vaticano II básicamente ha eliminado la fe católica de Irlanda

“La Iglesia Católica en Irlanda se enfrenta a la peor crisis de su historia. El escándalo de abuso sexual de la clerecía ha agravado la catastrófica caída de vocaciones al sacerdocio. Todos menos uno de los seminarios diocesanos han sido cerrados y una generación de analfabetos religiosos está siendo producida por el actual programa de catequesis. Las bancas se vacían más rápidamente que nunca. En algunas parroquias de Dublín, la asistencia a la misa dominical ha caído muy por debajo del 10 por ciento”69.

“Iglesia” Novus Ordo en Australia promueve abiertamente el ocultismo y la brujería

En este artículo se muestra cómo la “iglesia” australiana del Vaticano II está llena de ocultismo, brujería y culto a las diosas. “Que la Iglesia australiana de hoy se ha visto seriamente comprometida por la adoración de las diosas se puede ver en varios frentes: Por ejemplo, muchas iglesias, como una costumbre, contiene “árboles paganos de bendición” —ramas de árboles secas son engalanadas con grandes cintas rojas, amarillas, verdes, y azules. También las oraciones —incluso oraciones oficiales, como la utilizada en el Sínodo de la Arquidiócesis de Brisbane en 2003— omiten cualquier referencia a “Dios” con la tradicional formula “por Jesucristo nuestro Señor”, sino además se refieren al “Espíritu Santo de Fuego… [para] que nos ayude a reconocer la sabiduría, incluso de fuentes improbables”70.

Basílica de Michigan presenta cantos de oración budistas71

Monjes budistas realizaron cantos de oración en una basílica de Michigan. Algunas personas más tradicionalistas, que no formaban parte de la iglesia Novus Ordo cuando esto ocurría, protestaron por este atropello. Ellos presionaron para que no hubiera cantos budistas. Los manifestantes tradicionalistas se opusieron a los miembros del Novus Ordo, quienes dijeron: “Tal vez deberían irse en contra de Juan Pablo II, porque él es un buen amigo del Dalai Lama”. Los miembros del Novus Ordo también se quejaron ante los manifestantes: venimos a ver a los monjes - ¡refiriéndose a los monjes budistas!

Diócesis de la secta del Vaticano II en Cleveland está preocupada por “La Pasión de Cristo”

“La diócesis de Cleveland envió un memo en febrero para todas sus parroquias advirtiendo a los católicos para que estén conscientes de la posibilidad de antisemitismo [de la película]”72.

Vamos a aclarar esto: los “obispos” Novus Ordo permiten que ocurra todo tipo de herejía y abominación y ellos no hacen nada para detenerlo, pero se preocupan y toman medidas inmediatas contra cualquier cosa que pueda ser buena y católica. ¿Enviarían alguna vez una carta a todas las parroquias advirtiendo sobre el aumento de la modernidad, el abuso litúrgico, la aceptación de la anticoncepción, el estilo de vida permisivo y la agenda gay en los medios “católicos”? No, pero cuando algo bueno esta por ahí, especialmente algo que a los judíos negadores de Cristo no les gusta, ellos se mueven inmediatamente y contactan todas y cada una de las parroquia. Es simplemente increíble. Es verdaderamente la contra-Iglesia.

Sacerdote Novus Ordo de Toronto presenta declaración jurada a la Suprema Corte en apoyo al matrimonio gay73

Este sacerdote goza de alta reputación y está en buena posición en la secta del Vaticano II en Toronto.

“Sacerdote Novus Ordo hace “misas” con títeres

“La idea de utilizar la ventriloquia en la liturgia de sus hijos llegó al Padre Sweet en su época de seminarista cuando había conocido al Padre Charles… Él comenzó con los títeres como una forma de aumentar el interés en los niños y se ha convertido en un talento maravilloso… Había muchas risas en la iglesia por los jóvenes… Los niños a quienes enseño dicen que es impresionante, divertido y muy lindo. Tienen la esperanza de ver el muñeco de nuevo en la misa… A todos nos gusta el P. Doug, él está tan lleno de alegría. Sus misas de títeres son una verdadera delicia para todos. Los niños se ponen tan emocionados que casi no pueden permanecer sentados en las bancas. La primera vez que Doug hizo una misa con la marioneta de su abuelo estaba en nuestra liturgia de abuelos. Se podía sentir la alegría en nuestra iglesia ese día”74.

“Los niños se emocionan tanto [en la “misa”, ¡a causa de un títere!] ¡Que apenas pueden permanecer sentados en las bancas”! ¡Guau! ¡Esto es realmente una nueva religión! Este artículo acerca del “Padre” Doug y las “misas” de títeres son presentadas en la página web oficial de la diócesis de Shreveport, Louisiana.

Sacerdote Novus Ordo usa títeres de la rana René y Piggy en la misa dominical en Alaska75

Una mujer de Anchorage nos informó que todos los domingos en la parroquia (por varios meses durante el año), el “sacerdote” Novus Ordo Padre Patrick Fletcher utiliza los títeres. El “P.” “Kermit y “Piggy” que salen de una caja en el altar y llevan a cabo un diálogo con sus distintivas voces con el fin de instruir a la gente. Esto es realmente una nueva y falsa religión.

Break-dancers actúan para el antipapa Juan Pablo II y reciben su bendición

CIUDAD DEL VATICANO – “En un inusual espectáculo en el Vaticano, el papa [sic] Juan Pablo II presidió el domingo una actuación de break-dancers que saltaban, volteaban y giraban sus cuerpos al ritmo de un pequeño equipo de sonido. El pontífice de 83 años de edad parecía aprobar, agitando su mano después que cada bailarín completaba su movimiento, luego aplaudiendo para todo el grupo. Él observó la actuación desde un sitial elevado. “Por este creativo trabajo os bendigo de todo corazón”, les dijo”76.

El “Padre” Stan Fortuna es “sacerdote” rapero

El “sacerdote rapero”, “P.” Stan Fortuna es promovido incluso por sectores “conservadores” de la iglesia del Vaticano II, tal como la EWTN y la Universidad “Franciscana”. Stan ha declarado públicamente que fue “inspirado” en su actual actividad por la promoción de la música rock que hizo Juan Pablo II. Una de sus canciones se llama, “Di sí al sexo (Teología del cuerpo)”77. Nótese que en la foto78 el “P.” Stan parece hacer el signo del diablo (el signo del diablo con cuernos), que es popular entre los satanistas y los grupos de rock satánicos. Muchos hacen este satánico gesto de la mano, sin saberlo, porque el espíritu del mal se apoderó de ellos, como este “sacerdote rapero” que probablemente estaba bajo su influencia en ese momento. Como se dijo anteriormente, algunos señalan que el signo del diablo (signo de cuernos del diablo) es similar al gesto de la mano para decir “te amo” en el lenguaje de señas. Esto es cierto, pero eso es probablemente porque el inventor este lenguaje de señas fue Helen Keller, que era una ocultista y teósofa. Ella escribió un libro llamado Mi Religión, en el que explica sus opiniones ocultistas79. Algunos creen que ella diseñó el sigo de “te amo” para que corresponda al signo del diablo con cuernos, de esta manera el que lo hace, está diciendo literalmente que él o ella ama a Satanás.

Diócesis alemana ofrece meditación zen80

El boletín está en alemán, pero se puede ver la promoción de la satánica meditación zen en la parte superior.

Sacerdote Novus Ordo dice, “odio el Rosario”.

Este fue un artículo sobre un sacerdote Novus Ordo que lanzó a la basura imágenes religiosas y se disfraza de súperman o del Grinch para la “misa”, y mucho más. Su malvado obispo y el Vaticano no hacen nada, pero esto no debería ser una sorpresa. Él preside una gran congregación Novus Ordo y los números de su “iglesia” están creciendo.

Aquí hay algunas citas de este sacerdote: Sobre la vida después de la muerte, en una entrevista de 1981: “sólo esta Dios y tú y yo. No hay diablo. No hay ángeles. Pero hay un cielo, y Jesús está en él. Y no puedo esperar a llegar allí”. Sobre el Rosario: “Odio el Rosario”. Sobre el mismo “Espero que no haberte escandalizado. No me importaría si lo hiciera”. En el diseño de su última iglesia: “He contratado a un arquitecto judío. Le dije: Si haces que se vea como una iglesia, te mataré”.

Este artículo no sólo nos recuerda cuán malvada es la religión apóstata del Novus Ordo es (a veces uno puede tender a olvidarlo si ya se ha apartado de ella por mucho tiempo), pero el artículo muestra cómo (por desgracia) la mayoría de las personas en la iglesia son casi tan malos como el sacerdote, para que acepten e incluso abracen sus payasadas. El hecho de que estas personas se consideren “católicas” y sigan asistiendo a la “iglesia” de este hombre es alucinante. De hecho, ¡el artículo señala cómo los feligreses de este “sacerdote” son los donantes más dedicados de la diócesis!

Iglesia Novus Ordo de San Luis preside servicio interreligioso en una sinagoga con judíos

El templo B'nai Torá fue el centro de acogida este año para el Servicio de Oración Común con Santa Luisa, la Cruz de Cristo y de la Iglesia de la Resurrección81. Esto es herejía, apostasía y rechazo a nuestro Señor Jesucristo. Pero una vez más, los “sacerdotes” de esta iglesia sólo están siguiendo el ejemplo de los antipapas del Vaticano II.

Monja Novus Ordo, que es responsable de la educación para una parroquia de 3000 feligreses dice que está feliz de tener homosexuales en su parroquia

“Esta parroquia de 3000 es diversa, amable y acogedora”, dice la hermana Dolores Barling de Holy Names, responsable de RICA, educación de adultos, liturgia y estudio bíblico. “Es una parroquia maravillosa”, añade, alabando el alcance de la parroquia para con los pobres. “Tenemos personas mayores, lesbianas, gays y una variedad de orígenes étnicos. Mucha diversidad. Amo a estas personas. A veces pienso que estoy rodeada de santos”.

El sitio oficial de los obispos Novus Ordo apoya la espiritualidad pagana teilhardiana82

(Mirando al “Artista Cósmico”: Hermana Blance Marie Gallagher)

Conclusión de las secciones relativas a los escándalos e impiedad de la contra Iglesia del Vaticano II

Los titulares y secciones que hemos cubierto son sólo la punta del iceberg. Ejemplos como estos podrían continuar por muchas páginas. La secta del Vaticano II/Novus Ordo se caracteriza por su inagotable escándalo. Más escándalos y actos de impiedad salen casi a diario. Dado que la santidad es una de las marcas de la verdadera Iglesia, y si los escándalos y la inmoralidad son básicamente universales en un organismo que pretende ser la verdadera Iglesia, esto sirve para demostrar que no es la verdadera Iglesia y que la verdadera fe católica también no está presente. Y ya hemos demostrado en base a razones doctrinales que la secta del Vaticano II rechaza la verdadera fe y, por lo tanto, no puede ser la Iglesia Católica. Para resumir, simplemente: los escándalos e impiedad a que estamos expuestos son los frutos de las herejías y falsas doctrinas adoptadas por la contra Iglesia. Y por sus frutos los conoceréis (Mateo 7, 16). Lo que acabamos de cubrir sobre su escándalo inagotable sirve para confirmar este hecho al mostrar que no es la Santa Iglesia Católica.

Papa Pío IX, Primer Concilio Vaticano, sesión 3, cap. 3, sobre la fe: “…. la Iglesia misma y por sí misma, por su maravillosa propagación, su santidad excepcional, y la inagotable fecundidad en todas sus buenas obras, por su unidad católica y estabilidad invencible, es un gran y perpetuo motivo de credibilidad, y un testimonio incontestable de su propia misión divina”(Denz. 1794)83.

Ahora vamos a echar un vistazo más de cerca a las creencias de la jerarquía, y algunos de los miembros destacados, que están subordinados a los antipapas del Vaticano II.

Notas de la Sección 33:

1 Catholic News.

2 L’Osservatore Romano, 14 de mayo de 1987, p. 7.

3 Catholic News.

4 CNN LARRY KING LIVE, Transcripts

5 Life Site News, Monday, February 13, 2006: “New San Francisco Archbishop Thinks Gay Propaganda Film Brokeback Mountain is "Very Powerful"”

6 History and photo by Lois Kindle, “Venice Circusmass”

7 History and photo by Lois Kindle, “Venice Circusmass”

8 https://web.archive.org/web/20140604201205/http://www.catholicnews.com/data/stories/cns/0600273.htm

9 Life Site News, Friday, January 6, 2006: “Priest Announces During Mass He is Gay and leaving Priesthood for "Loving Relationship"”

10 http://www.ewtn.com/vexperts/showresult.asp?RecNum=453781 – “Will Moslems, assuming they remain in their faith, be saved?”

11 The Jerusalem Post.

12 NDTV News, “Catholic priests seek Hindu rituals”

13 Text of the press release issued by the Office of Media Relations of the Unites States Catholic Conference, Sept. 2, 2005.

14 Belief Net News, Sept. 6, 2005: “Lutheran Funeral Rites for Rehnquist to Be Held at Catholic Cathedral”

15 The Globe and Mail

16 Bishop Accountability, May 10, 2005: “Diocese of Scranton Agrees to Settle Sex Abuse Lawsuit”

17 Life Site News,May 5, 2005: “Survey finds 45% of Catholic hospitals in U.S. dispensing abortion drugs...”

18 San Diego News, March 21, 2005: “Bishop apologizes for barring Catholic funeral of gay nightclub owner”

19 World Net Daily, April 04, 2005: “The dress of liberty is stained with Terri's blood”

20 Life Site News, Tuesday, February 8, 2005: “England’s Catholic Bishops’ Conference Adopts Gay “Equality” Agenda for Church Employment”

21 Twin Cities Pioneer Press, January 7, 2004: “Roman Catholic Mass shows support for dozens of gays and lesbians”

22 http://www.ewtn.com/vexperts/showmessage.asp?Pgnu=1&Pg=Forum9&recnu=6&number=421395

23 Directory for the Application of the Principles and Norms of Ecumenism, by the Pontifical Council for Promoting Christian Unity, Boston, MA: St. Paul Books & Media, p. 124.

24 Life Site News, Monday, February 14, 2005: “Formerly Catholic Notre Dame Runs Second Annual “Queer Film Fest””

25 “Hundreds of Baptisms declared invalid at Novus Ordo church in Australia”

26 Life Site News, Tuesday, November 16, 2004: “Irish Prime Minister and Dublin Catholic Archbishop Back Homosexual Spousal Rights”

27 Phayul - News & Views on Tibet, Tuesday, October 05, 2004, AP: “The Dalai Lama, left, and Norberto Ribera, Cardinal of Mexico, unveil a plate commemorating the Dalai's Lama visit to the Metropolitan Cathedral after he conducted a prayer session for peace Monday Oct. 4, 2004, in Mexico City. (AP Photo/Jose Luis Magana)”

28 Phayul - News & Views on Tibet, Tuesday, October 05, 2004, AP: “Buddhist monks pray in the National Cathedral during a prayer for peace with Dalai Lama in Mexico City, Mexico Monday Oct. 4, 2004. The Buddhist leader and Nobel Peace Prize winner arrived in Mexico this Sunday and will offer several talks among other activities. (AP Photo/Jose Luis Magana)”

29 World Net Daily, September 15, 2004: “Catholic hospitals commit – and U.S. bishops condone – live-birth abortion”

30 Loyola University Chicago, August 25, 2004.

31 Katholische Kirche Kärnten.

32 Edith-Stein Exerzitienhaus - Der Rundgang: “Gemeinsame Meditation, Hinhören auf Worte des Glaubens, die Seelen miteinander baumeln lassen... - so kreisen unsere Kursthemen um Gott und die Welt.”

33 St. Joan of Arc Catholic Church, Mpls., MN., USA: “"Called To Be Community" - A Celebration of GLBT Inclusion Annual GLBT Prayer Service; The GLBT Community of St. Joan's came together for a reflective prayer service at St. Joan's titled "Called To Be Community"—A Celebration of GLBT Inclusion— Wednesday, June 22, 2005 in the SJA Church.”

34 Montgomery Country News, August 18, 2004.

35 The Telegraph

36 Crux News, July 9, 2004.

37 The Boston Globe, July 4, 2004.

38 Catholic Culture, June 18, 2004: “Molesters were moved from country to country”

39 Catholic Culture, June 3, 2004.

40 The Times Tribune.

41 Chicago Tribune, “George Breaks Fast with Muslims”, 21 de enero de 1998, sección 2, p. 3.

42 Cardinal Francis George, “The Sins of the Church: God’s Forgiveness and Human Memories, Catholic New World”, 19 de marzo de 2000.

43 The Roman Catholic Faithful, Inc.

44 DICI News, 15/5/2004.

45 Boston News, May 25, 2004: “Archdiocese announces 60 churches will close”

46 Life Site News, October 1, 2002.

47 The Age, May 6, 2004: “Pope's envoy offers support to gays”

48 Catholic Culture, May 3, 2004: “Britain's vocations crisis deepens”

49 Life Site News, Friday, April 23, 2004: “Toronto Catholic University Alumni Magazine Boasts of Alumnus' Homosexual "Marriage"”

50 Life Site News, Tuesday, April 13, 2004: “Ontario Catholic Teachers' Union Website Promotes Bizarre Guelph Sexuality Conference”

51 The Los Angeles Lay Catholic Mission, January, 2003: “Pro-Choice Liturgy”

52 CathNews, April 8, 2004: “Martini says Church should be more democratic - Influential former Archbishop of Milan, Cardinal Carlo Maria Martini, has said the Church should be more democratic, allow women to be deacons, and give laypeople a say in selecting bishops.”

53 St. Thomas the Apostle Parish at 1449 Wilcox Park Drive SE, Grand Rapids, MI 49506 US - “A New Approach to Praying the Rosary”

54 Renew America, Matt C. Abbott column.

55 Catholic Key, 1/30/2004: “Vietnamese Catholics renew faith, love for bishop at Tet Mass”

56 CathNews 402/126.

57 Romano Amerio, Iota Unum, Kansas City, MO:Angelus Press, 1998, p. 578.

58 Catholic Lesbians Website: “Lesbian & Gay-Friendly Parishes - Below is a list of known "gay-friendly" Catholic parishes and faith communities listed by state. If you are aware of a parish that is welcoming to membership and participation by lesbian and gay Catholics, please let us know.”

59 Catholic World Report, November, 2000: “The Gay Priest Problem”

60 https://web.archive.org/web/20060515113829/http://www.faithfulvoice.com/convertino.htm

61 Catholic Citizens Press.

62 https://web.archive.org/web/20090311005316/http://www.all-creatures.org/hr/hrasacrificeinchurch.htm

63 Christianity Today, 4/01/2000: “Let Africans Honor Ancestors with Blood Libations in Mass Says Bishop”

64 Crux News, March 12, 2004: “"While I would never presume to judge India Blue," wrote From The Mail's correspondent, "who, by all accounts was a delightful person, I question the judgment of a priest who says a Mass of Christian burial for a witch!"”

65 Los Angeles Lay Catholic Mission, March 2004: “On Jan 19, the Washington Post reported that people in "strait-laced Singapore" were being urged by deputy prime minister Tony Tan to "act like monkeys" -- the Chinese zodiac sign for the current lunar year. Shortly after, on January 22, the Los Angeles Times released an article, headlined "Chinese New Year Dragon Will Dance in L.A.'s New Cathedral."”

66 Life Site News, Monday, February 23, 2004: “Bishop of San Jose Denies Historicity of Gospels in Response to "Passion" Film - McGrath criticized by local Catholics for supporting pro-homosexual organizations”

67 Denzinger, The Sources of Catholic Dogma, B. Herder Book. Co., Thirtieth Edition, 1957, nn. 2011, 2014, 2016.

68 INQ 7, February 19, 2004.

69 TCM Businesspost, February 5, 2004.

70 Crux News, February 11, 2004: “The Mercy nuns and the new religion”

71 http://mycalendar.net/webcal1/asp1/editEvent.asp?ID=297716

72 https://web.archive.org/web/20050502210120/http://www.freerepublic.com/focus/f-religion/1073389/replies?c=2

73 Life Site News, Tuesday, February 3, 2004: “Toronto Catholic Priest Files Supreme Court Affidavit Supporting Same-Sex Marriage”

74 Official Website for the Catholic Diocese of Shreveport.

75 Personal communication to MHFM.

76 Sidney Morning Herald Online, January 26, 2004: “Pope flips over break dancers - In the groove ... the Pope watches a break dancer spin on the Vatican marble, as seen on television. Photo: AP”

77 Lyrics - Francesco Productions

78 Diocese of Cheyenne.

79 Texe Marrs, Codex Magica, pp. 120, 134.

80 Jesuitenkirche St. Alfons Aachen > Zen-Meditation - “Übersicht über aktuelle Zen- und Meditations- Angebote an der Jesuitenkirche St. Alfons”

81 St. Louise de Marillac Catholic Church, November 21, 2001: “2001 Thanksgiving Eve Community Worship Service hosted at Temple B'nai Torah”

82 USCCB > Beliefs and Teachings > Vocations > Consecrated Life

83 Denzinger 1794.